publicidad

En duda ciudadania de tejanos

En duda ciudadania de tejanos

La ciudadanía de algunos residentes de Texas, que nacieron con parteras, ha sido puesta en duda por las autoridades del Departamento de Estado.

No les entregan pasaportes

HOUSTON, Texas - Juan Aranda ha vivido toda su vida en el sur de Texas. Su certificado de nacimiento dice que nació en la localidad tejana de Weslaco, hace 38 años; archivos de la iglesia local muestran que luego fue bautizado allí, y el distrito escolar del área tiene su récord académico desde kindergarten hasta que se graduó de la secundaria.

Sin embargo, según un reportaje publicado esta semana por el periódico Wall Street Journal, la validez de la ciudadanía estadounidense de éste está siendo cuestionada por las autoridades del Departamento de Estado.

De hecho, hace poco ese ministerio federal negó otorgarle un pasaporte a Aranda porque la entidad supuestamente no está segura si éste es estadounidense o no.

"Jamás imaginé que mi ciudadanía estadounidense sería cuestionada", comentó Aranda en entrevista con el Wall Street Journal. "He vivido aquí desde el día que nací".

El problema radica, explicó el diario, en que Aranda nació en su casa y fue traído al mundo por una partera o comadrona, y por eso las autoridades ponen en duda la validez de su ciudadanía estadounidense.

Si bien las mujeres que atienden partos en viviendas particulares han sido muy comunes en el sur de Texas, particularmente en los condados de Hidalgo y Cameron a lo largo de la frontera con México, al principio de los años noventa, decenas de parteras fueron a la cárcel tras ser halladas culpables de falsificar los certificados de nacimiento de alrededor 15 mil niños nacidos en México, incluso desde los años sesenta.

publicidad

Como resultado, puntualizó el Wall Street Journal, el gobierno de Estados Unidos ya no confía en aquellos que nacieron en el sur de Texas y fueron traídos al mundo por comadronas.

Para probar su ciudadanía estadounidense, estos individuos necesitan presentar pruebas adicionales, como documentos de iglesias, seguros médicos y expedientes académicos, que documenten su pasado en el estado de Texas.

La situación para Aranda -y otros tejanos que se encuentran en su mismo dilema legal-, se complica porque a partir del próximo año entra en vigor una nueva ley que requerirá a todos los ciudadanos de Estados Unidos que viajen a México y Canadá, presentar un pasaporte en los puntos de chequeo fronterizo.

Hasta el momento, los estadounidenses que cruzaban la frontera podían hacerlo mostrando su certificado de nacimiento o licencia de conducir.

Probar su ciudadanía estadounidense, según el reportaje del Wall Street Journal, se ha convertido en un desafío para muchos tejanos que fueron traídos al mundo por una comadrona y que necesitan recabar documentos adicionales para la obtención de un pasaporte de Estados Unidos.

Muchos se han visto obligados a "viajar al pasado" y recorrer los archivos de múltiples instituciones locales en busca de información -a veces desaparecida con los años- que certifique su nacimiento en territorio estadounidense.

publicidad

Otros han tratado, incluso, de rastrear a las parteras que los trajeron al mundo para que testifiquen que efectivamente nacieron en Estados Unidos; pero muchas de estas comadronas ya no viven en Texas, e incluso, algunas han hasta fallecido.

La situación ha generado preocupación entre los residentes afectados del sur de Texas, ya que su forma de vida en muchos casos requiere de un continuo traslado hacia México, ya sea por cuestiones de trabajo o familiares.

El no lograr obtener un pasaporte estadounidense significa dejar de viajar al vecino país del sur.

Por eso esta razón, varios tejanos cuyos pasaportes estadounidenses les han sido negado por el Departamento de Estado (supuestamente por no cumplir con los documentos adicionales solicitados), han iniciado acciones legales contra el gobierno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad