publicidad
Líderes del exilio cubano en el sur de Florida reaccionaron esta semana sobre el reemplazo oficial de Fidel Castro de la jefatura comunista de Cuba y la designación de su hermano Raúl Castro y José Antonio Machado como jefes del partido.

En Cuba todo sigue igual con la vieja guardia en el poder, según el exilio en Miami

En Cuba todo sigue igual con la vieja guardia en el poder, según el exilio en Miami

El reemplazo oficial de Fidel Castro de la jefatura comunista de Cuba y la designación de su hermano Raúl Castro y José Antonio Machado como jefes del partido, demuestra que no pueden esperarse cambios en Cuba a corto plazo.

Líderes del exilio cubano en el sur de Florida reaccionaron esta semana...
Líderes del exilio cubano en el sur de Florida reaccionaron esta semana sobre el reemplazo oficial de Fidel Castro de la jefatura comunista de Cuba y la designación de su hermano Raúl Castro y José Antonio Machado como jefes del partido.

MIAMI, Florida - El reemplazo oficial de Fidel Castro de la jefatura comunista de Cuba y la designación de su hermano Raúl Castro y José Antonio Machado como jefes del partido, demuestra que no pueden esperarse cambios en Cuba a corto plazo, dijeron el martes líderes del exilio en Miami.

"Desafortunadamente, la vieja guardia del Partido Comunista Cubano no ha permitido un cambio de liderazgo, que es necesario para que haya cambios en Cuba", dijo a la AFP el director de la Fundación Nacional Cubano-Americana, Francisco Pepe Hernández.

"Era obvio que Raúl Castro sucedería a Fidel, pero el hecho de que el segundo en el poder sea el más recalcitrante de todos los viejos stalinistas de Cuba, Jose Antonio Machado Ventura, realmente no da esperanzas de que se produzcan cambios en el futuro cercano", consideró.

publicidad

Hernández, un dirigente histórico del exilio cubano, de 75 años, que participó de la invasión a Cuba en Bahía de Cochinos, organizada por la CIA, y de cuya derrota se cumple este martes cincuenta años, dijo que el anuncio de la cúpula comunista en Cuba "desinfla las esperanzas de muchos" con respecto a una reforma sustancial de la economía y la estructura política cubana.

"El hecho de que Fidel Castro no tenga una posición y sin embargo no se le haya dado paso a nuevas figuras del sistema dentro de la oficialidad indica que el pueblo cubano no puede creer que la reformas que son necesarias se vayan a producir", agregó.

Fidel Castro confirmó el martes su renuncia a la máxima jefatura del Partido Comunista de Cuba (PCC), su último alto cargo político, que ocupaba desde 1965 cuando se creó el Partido, único legal en Cuba.

De esta forma, se confirmó su retiro definitivo y su reemplazo en todas las máximas instancias de poder del país por su hermano Raúl Castro, que en junio cumple 80 años.

En el segundo lugar en la estructura de mando cubana queda ahora el vicepresidente José Antonio Machado Ventura, un ex líder revolucionario de línea dura, de 80 años.

"Aquí no hay una nueva cúpula, es la misma de siempre, con la diferencia de que Fidel Castro se encuentra imposibilitado de mantener un cargo oficial, pero hay que recordar que tradicionalmente los dictadores puede que no tengan un título oficial, pero sí tienen poder", dijo Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano, a la AFP.

publicidad

"La designación de Machado Ventura como segundo, muestra la inmensa debilidad del Partido Comunista que no tiene una generación de relevo, y sigue con una mentalidad anquilosada, divorciada de la realidad del pueblo de Cuba", afirmó Gutiérrez.

El escenario futuro de Cuba podría ser similar al que ocurrió en la Unión Soviética, consideró José Azel, un experto en negocios internacionales que integra el Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami.

"Hasta que Fidel y Raúl Castro, y otros viejos líderes como Jose Antonio Machado Ventura y Ramiro Valdés, no desaparezcan de la escena política de Cuba no podemos esperar que surja un Gorvachov, un reformador real que pueda llegar al poder y tener éxito", dijo Azel, que dejó Cuba con poco más de 10 años de edad como parte de la Operación "Pedro Pan", que trajo a miles de niños cubanos a Estados Unidos hace medio siglo.

Para Azel, con la nueva cúpula cubana va a haber "cambios de estilo de gobierno", pero "nada más".

"En Cuba se produce lo que en psicología se llama el pensamiento grupal. La jerarquía cubana es víctima de ese pensamiento grupal y eso no les permite salir de sus marcos intelectuales", opinó.

Junto a la elección del nuevo Comité Central del Partido Comunista y del Buró Político ahora de 15 miembros, el Congreso partidario votó el martes un plan dereforma económica de Raúl Castro para actualizar el modelo socialista, que busca dejar atrás el agotado esquema ultracentralizado soviético.

publicidad

"Algunos se entusiasmaron pensando que podría abrirse en Cuba un camino de reformas económicas como ocurrió en China, pero en Cuba no es ni remotamente similar", dijo Azel.

"En China se impulsó la producción, las exportaciones y se permitió acumular riqueza para impulsar el desarrollo económico. En cambio en Cuba las reformas no tienen nada que ver con el desarrollo ya que las actividades que se permiten ahora son tales como limpiar baños públicos, desmochar palmeras, reparar paraguas, ser mecanógrafo. Servicios que no permiten el desarrolo económico de un país", subrayó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad