publicidad

Blockbuster se declaró en bancarrota y solicita protección federal

Blockbuster se declaró en bancarrota y solicita protección federal

La cadena estadounidense de videoclubs Blockbuster se declaró este jueves en bancarrota; buscan reducir su deuda.

Deuda millonaria

NUEVA YORK - La cadena estadounidense de videoclubs Blockbuster se declaró este jueves en bancarrota con la esperanza de reducir la carga de su deuda que arrastra y cambiar de modelo de negocio para sobrevivir a la creciente competencia de vías alternativas para acceder a contenidos audiovisuales.

Según el documento presentado antes el Tribunal de Bancarrotas para acogerse al capítulo 11 de la ley que regula estos procesos, la compañía acumula una deuda de $1,460 millones, mientras que sus activos únicamente alcanzan los $1,020 millones.

"Tras un cuidadoso y exhaustivo análisis, se determinó que el proceso anunciado hoy es el camino óptimo para recapitalizar nuestro balance de cara al futuro, a medida que seguimos trabajando para transformar nuestro modelo de negocio y satisfacer las preferencias cambiantes de nuestros clientes", dijo el director ejecutivo de Blockbuster, Jim Keyes, en un comunicado.

Blockbuster ha llegado a un acuerdo con sus principales tenedores de bonos para reducir su deuda en cerca de un 90 por ciento, hasta unos $100 millones, a través del intercambio de esos bonos por capital de la compañía una vez que haya sido reestructurada.

Buscar la protección de bancarrotas "es el camino óptimo para recapitalizar nuestro balance y posicionar a Blockbuster hacia el futuro mientras seguimos transformando nuestro modelo de negocios", dijo su presidente, Jim Keyes.

publicidad

Cerrarán establecimientos

Los planes de la empresa son reducir drásticamente el número de locales físicos que tiene para alquilar películas y otro tipo de material audiovisual.

Además, buscará estrategias alternativas para competir con los quioscos de Redbox, el negocio por correo postal de Netflix o incluso la compra de contenidos a través de tiendas virtuales como iTunes o las suscripciones a cadenas de televisión a la carta.

En cualquier caso, y mientras se cierra el proceso de bancarrota, la compañía continuará con su actividad habitual, para lo que contará con un préstamo de 125 millones de dólares concedido por sus principales tenedores de bonos.

Después de muchos meses de rumores, el gigante del alquiler de películas se acoge así al amparo del capítulo 11 de la ley que regula la bancarrota empresarial en el país.

Iba en picada

En los últimos años Blockbuster ha tenido que cerrar centenares de locales de su cadena en varios países debido a una fuerte caída de ingresos por la piratería, así como el cambio en los hábitos de consumo, que han propiciado pasar del alquiler del DVD físico a la distribución en internet.

La crisis económica endureció las condiciones de los créditos y dificultó el acceso de la compañía a nuevos préstamos para hacer frente sus problemas de liquidez.

publicidad

La situación llevó las acciones de Blockbuster a depreciarse hasta el punto de que el pasado mes de julio dejaron de cotizar en el mercado de valores de Nueva York.

Blockbuster, fundada en 1985 por un empresario de software de Dallas, llegó a ser una empresa líder en el entretenimiento familiar.

La empresa contribuyó a la popularización de los aparatos reproductores de video y despegó en 1987, cuando el fundador de Waste Management, Wayne Huizenga, asumió el control y emprendió una expansión agresiva que incluyó la compra de competidores.

La compañía, que había advertido a los inversores que podría declararse en bancarrota, dejó de cotizar a principios de julio en la Bolsa de Valores de Nueva York.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad