publicidad
John Battelle fue uno de los editores fundadores de la revista Wired

Bienvenido al capitalismo de los millennials

Bienvenido al capitalismo de los millennials

El festival NewCo de John Battelle promueve a las startups que quieren cambiar al mundo y ahora aterriza en Ciudad de México

John Battelle fue uno de los editores fundadores de la revista Wired
John Battelle fue uno de los editores fundadores de la revista Wired

Por Diego Graglia @TheDailyDG, corresponsal en Silicon Valley

John Battelle cree que el cambio que impulsan las empresas digitales como Uber, Airbnb o Facebook es mucho más que una revolución tecnológica. Es nada menos que una nueva era del capitalismo que durará los próximos 50 años y cambiará nuestra manera de trabajar, de relacionarnos, de consumir y de vivir en un planeta en crisis. Y es una transformación, dice, que también sucede desde América Latina.

Battelle (en la imagen superior) es un periodista y emprendedor que lleva 20 años contando la historia de Silicon Valley desde la primera fila. Fue uno de los editores fundadores de la revista Wired, la ‘Biblia’ de la revolución digital desde los años 90, y también creó empresas tecnológicas, medios electrónicos y la serie de conferencias Web 2.0. Hace más de 10 años escribió The Search, un best seller sobre el surgimiento de Google.

Este jueves, llega a América Latina a contar su visión de la siguiente etapa de la evolución del capitalismo. Ciudad de México será la primera sede en la región de NewCo, su festival alternativo. Éste, en lugar de hacer conferencias masivas en un solo lugar, recorre las oficinas de emprendedores locales para mostrar cómo piensan y cómo trabajan.

Los participantes visitarán startups como Carrot (de autos compartidos), Clip (pagos electrónicos), kubo.financiero (préstamos entre particulares), Juan Futbol (contenido deportivo) y también aceleradoras, fondos de inversión y grandes empresas como Google o Telmex.

publicidad

Silicon Valley mira a América Latina
Es una señal más de que las empresas y fondos de inversión de Silicon Valley se están dando cuenta del potencial de hacer negocios en América Latina. Y es el primer paso, ya que Battelle —que también está lanzando un sitio de noticias bajo la misma marca— promete llevar el festival pronto a Monterrey y Guadalajara.

“México es una ciudad con muchos grandes desafíos por delante”, dice. “No es de extrañar que la innovación crezca cada día y que el ecosistema de emprendimiento atraiga la atención de inversionistas, fondos gubernamentales, grandes empresas y gente que está descubriendo muchos nuevos caminos para ser exitosos”.

A la capital mexicana, Battelle trae su mensaje del “nuevo capitalismo” y de las “Nuevas Compañías”, o NewCos, que —según dice— lo impulsarán. Es un tipo de empresa, dice, “que tiene principios, es optimista, crea más cambio positivo que negativo, y que tiene una misión. No importa qué tan grande o qué tan vieja sea”.

—¿De qué se trata el concepto de NewCo?
—El motor económico global está pasando por un cambio de etapas sin precedentes, pasando a un nuevo tipo de capitalismo que será dominante en los próximos 50 años. Este cambio no tiene un nombre, no tiene una revista o publicación que se dedique a cubrirlo. Esto es porque se confunde con la revolución tecnológica, todos piensan que es un cambio sólo tecnológico, pero éste es sólo uno de los cuatro o cinco aspectos que están impulsando este cambio. Si estuviéramos contando el cambio de un ecosistema, no nos concentraríamos sólo en el aire o el agua o los animales o las plantas. Nos concentraríamos en todo el ecosistema. En los últimos 20 años nos obsesionamos con la tecnología y los fundadores de las empresas tecnológicas, como que ésa era la historia. Pero no contamos la historia completa del cambio de etapas del ecosistema y por qué sucede.

publicidad

—Es decir, quieres contar la historia de los cambios sociales.
—Sí, hay cambios masivos en la sociedad. Hay buenas publicaciones que están empezando a cambiar el enfoque de su cobertura y, por ejemplo, viendo el impacto de Uber y Airbnb en la política regional. Pero cuando hay un cambio así, aun las publicaciones de calidad lo cubren como una historia que sucede pero que no fueron creadas para cubrir. No hay una marca confiable que cuente este cambio y esa es la oportunidad que veo.

—¿Cuáles son las grandes tendencias detrás de estos cambios?
—Una de las grandes tendencias fascinantes es el surgimiento de las ciudades. Hace una generación, un tercio de la gente vivía en ciudades, hoy es la mitad de la humanidad. Para el fin del siglo, 84% estará en las ciudades. Es una locura, es asombroso. Como sociedad sacamos la conclusión de que la ciudad es la estructura que vamos a usar para resolver problemas. Las megaciudades tienen dos, cinco u ocho millones de personas que viven en las afueras en chozas, en casetas, sin drenaje. Pero todas esas personas tienen celular. Es un problema masivo y una oportunidad masiva. Las ciudades son los lugares donde creamos empresas y éstas atacan los problemas y oportunidades de mercado de las ciudades. Por eso, cada festival es en una ciudad y es una celebración de las empresas que están generando cambios en las ciudades y que también son las que están cambiando al mundo o pueden hacerlo.

publicidad

—¿Hay algún ingrediente especial para que una ciudad tenga un ecosistema emprendedor?
—La ciudad tiene que crear una masa crítica de este tipo de nuevas compañías... Sucede cuando una ciudad tiene suficientes compañías y personas interesantes haciendo cosas, tiene industrias que reciben apoyo del gobierno local. En México, estamos empezando en la Ciudad de México, pero creo que vamos a ir a Guadalajara y un par más. En Colombia, sucede en Bogotá y Medellín. Tienen una historia de innovación y nuevas compañías y esto sucede porque la gente se encuentra, los que piensan igual forman grupos y tratan de hacer cosas juntos.
Otro factor es que los millennials son adictos totales a esta idea. 54% de los millennials en todo el mundo creen que van a lanzar una empresa y 82% cree que va a ser su propio jefe. Eso es nuevo, es una nueva manera de pensar del grupo más grande de la fuerza laboral mundial.

—¿Por qué dices que esto no es sólo una revolución tecnológica?
—Para mí, la tecnología es una herramienta horizontal disponible para toda la sociedad. La gente interesante, inteligente de Ciudad de México que tiene una idea puede acceder a gente de Brasil o de Rumania para escribir el software por bajos costos. Lo único que hace falta es ganas de aprender, un poco de capital y mucha energía. Si quieres arrancar un negocio con el potencial de cambiar el mundo con tecnología, sea de salud o de energía o de comercio, lo puedes hacer. Ya no necesitas ir a Silicon Valley o a Boston o Nueva York y ya no necesitas inversiones de 10 millones de dólares. Puedes levantar 100.000 o 200.000 dólares y quedarte en Ciudad de México para hacerlo.

publicidad

—¿Por qué sucede este gran cambio?
—Porque el mundo está en una crisis existencial por primera vez, como especie estamos al borde de autodestruirnos a través del cambio climático. Está cambiando el comportamiento, el pensamiento de todas las personas con conciencia en el planeta. Los millennials están convencidos en su gran mayoría que ésta es la gran amenaza a nuestra manera de vivir y por eso están cambiando su manera de decidir dónde quieren trabajar, vivir, gastar su dinero. Y esto está llevando a crear un nuevo tipo de compañías, las que nosotros llamamos NewCo, que tienen una misión, una motivación además de las ganancias, que quieren cambiar el mundo además de hacer negocios.
Vamos a crear carne hecha de plantas, productos proteínicos hechos de vegetales, para no causar la huella de carbono del ganado o los pollos. (La empresa de autos eléctricos) Tesla está tratando de cambiar la red eléctrica y el sistema de transporte. También hay impactos pequeños donde una compañía cree que puede mejorar mercados que no están funcionando bien y cambiar el mundo en un pequeño rincón.
Es ahí hacia donde vamos y sólo tenemos 50 a 100 años para lograr estas cosas. Más vale que creemos un mejor motor económico, más sostenible, que cuide mejor a la gente y cree una sociedad mejor, porque el que hicimos en los últimos 50 años no era malo pero tuvo muchos efectos negativos, no es sostenible y tenemos que cambiarlo.

publicidad

—Pero en todo esto también hay perdedores, como los taxistas que pierden sus trabajos ante Uber.
—Como sociedad tenemos que preguntarnos qué vamos a hacer al respecto, pero esto sucede en todos los grandes cambios (...) Los taxistas se quedan sin trabajo y surge este nuevo modo de trabajar, sin seguro de salud y otras cosas. El debate no se puede quedar ahí: los trabajadores tienen que tener seguridad, poder mandar a sus hijos a la universidad, tenemos que crear redes de apoyo en la sociedad para ellos. Tenemos que tener esta conversación como sociedad y nosotros buscamos ser la plataforma para ello.

—Sorprende que seas tan radicalmente optimista.
—Sí, era muy pesimista pero me di cuenta que no puedo estar sentado lamentándome, deprimido... Tienes que ser un optimista y un poco terco para crear una compañía que quiere cambiar algo que es difícil y afecta muchos intereses. Es la historia de los emprendedores y si queremos crear un nuevo mundo tenemos que ser optimistas. Pensé en abandonar el Área de la Bahía, buscarme un lugar con agua de calidad y un buen ambiente, donde mis hijos puedan estar seguros, y decir: ‘púdranse todos’. Pero no me pareció lo correcto, es como si no estuviera aportando y creo que las personas tienen que ser parte de algo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad