publicidad
Estudiantes durante una clase.

Empoderar a los hispanos comienza por la educación

Empoderar a los hispanos comienza por la educación

Más de 29 millones de adultos en el país viven sin los beneficios de tener un diploma de escuela secundaria (high school).

Estudiantes durante una clase.
Estudiantes durante una clase.

Daniel Garza, presidente del Instituto LIBRE y director ejecutivo de La Iniciativa LIBRE .

Más de 29 millones de adultos en el país viven sin los beneficios de tener un diploma de escuela secundaria (high school), y cerca de dos millones de personas abandonan sus estudios secundarios cada año. Como muchos otros en la comunidad hispana, yo fui parte de estas estadísticas.

Crecí siendo un trabajador agrícola, un campesino. Soy el orgulloso hijo de padres que trabajaban en los campos de uvas en el valle central de California, desahijaban betabel de azúcar en el noroeste de Nebraska, y pasaron 20 años recogiendo frutos y otros productos en el valle de Yakima, en el estado de Washington.

Era un estilo de vida que tuvo consecuencias en mi educación. Frecuentemente perdía días de clases por trabajar en el campo junto a mis padres y mi hermano mayor, o por viajar en busca de contratos de trabajo. Para empeorar aún más las cosas en torno a mi formación académica, cada invierno, de octubre a diciembre, mis padres regresaban "junto a mis tres hermanos y a mí" al pueblo natal de Garza-González, Nueva León, al norte de México. A pesar de que llegué hasta el sexto grado en México, esos días de clases no contaban para mi historial educativo en Estados Unidos.

publicidad

Cuando entré a tercer año de escuela secundaria, un consejero me mostró el historial. Mis calificaciones no eran malas, pero mi récord de asistencia parecía un tablero de ajedrez. Aún cuando no estaba viajando por las estaciones de cosecha (las corridas), tenía tantos casilleros en blanco que indicaban ausencias a clase como casilleros negros que indicaban asistencia. Ya no me era posible sostener ese estilo de vida, que oscilaba entre mis obligaciones como trabajador agrícola y el cronograma regular de cualquier estudiante de escuela secundaria. Dejé la escuela en el invierno de 1985, justo antes de nuestro viaje anual a México. A los 17 años esa era mi realidad: había abandonado mis estudios.

Poco tiempo después de mi deserción escolar, mis padres invirtieron en un pequeño negocio que de a poco comenzó a dar buenos ingresos mensuales. Finalmente pudimos abandonar el trabajo agrícola. Estaba decidido a tomar el examen GED® (la reválida para la escuela secundaria que pueden tomar aquellos adultos que no tienen un diploma). Mi tío Horacio Valdez prometió pagar el costo del examen que se ofrecía en la universidad local. Quería un futuro mejor para mí, y poder contribuir al éxito de mi familia. Como latinos, enfrentamos índices de desempleo significativamente más altos que el promedio nacional (6.6%). Quería aumentar mis probabilidades de tener una mejor vida. En el competitivo mercado laboral de hoy, aquellos que no tienen una educación solida tienen menos posibilidades, y terminan generando menos dinero.

publicidad

Fue una decisión que cambió mi vida: volver a estudiar y conseguir un diploma de escuela secundaria. Eran los pasos que tenía que dar para volver a estar en camino hacia un futuro mejor. Y lo logré: una carrera en leyes, la elección al Concejo de la ciudad, un puesto como asistente de un Congresista, un trabajo en la Casa Blanca durante la administración de George W. Bush, una carrera en medios de comunicación y, finalmente, la Dirección Ejecutiva de la Iniciativa LIBRE.

Nunca olvidaré que a los 17 años dejé la escuela para trabajar por una paga muy pequeña en el campo, sin prospectos de una carrera profesional, y 17 años después estaba trabajando en la Casa Blanca, asistiendo al hombre más poderoso del planeta.

Aprendí lo que muchos otros lograron saber antes que yo: Estados Unidos es un país que ofrece segundas oportunidades. Una nación en la que cualquiera puede conseguir lo que desea. Pero esto no ocurre por accidente y, en la mayor parte de los casos, no pasa de la noche a la mañana. Requiere de trabajo duro, persistencia y determinación para superar las dificultades. A veces también se necesita una mano que nos ayude, alguien que nos sirva de mentor, que nos guie y nos apoye. Yo tuve esa segunda oportunidad cuando tomé el examen GED® y fui capaz de iniciar una carrera. El poder obtener el certificado, equivalente a un diploma de secundaria, fue lo que hizo posible que alcanzara el éxito, gracias al desarrollo de mis habilidades y talentos; un potencial que ni siquiera sabía que tenía dentro de mí.

publicidad

Las leyes de trabajo infantil, que han cambiado para asegurarnos que más niños que trabajan en el campo puedan asistir a clases de manera regular, han logrado mejorar el panorama, pero las tasas de deserción escolar siguen inaceptables. Para los adultos hispanos, un certificado de escuela secundaria representa nuevas oportunidades para seguir estudiando, trabajos con una mejor paga y una carrera profesional gratificante. Lamentablemente, los hispanos somos el grupo demográfico con los números más altos de adultos sin educación secundaria en Estados Unidos: 31% de los hispanos de 18 años o mayores no tiene un diploma de secundaria.

Tomar el GED® y lograr una educación de escuela secundaria puede aumentar la posibilidad de ganar más dinero. Pero de acuerdo con un estudio del Centro de Investigaciones Pew, solo uno de cada diez hispanos que abandona sus estudios logra obtener esta acreditación. Podemos hacer más para crear más oportunidades educativas, proveyendo mayor acceso a herramientas que permitan que la gente logre superarse, y más pruebas para que más gente pueda tener la posibilidad de mejorar.

Es por esto que estoy orgulloso de poder anunciar que nosotros, en el Instituto LIBRE "en reconocimiento de las enormes capacidades y el potencial humano ilimitado que cada individuo posee" queremos hacer nuestra parte al ofrecer a adultos hispanos la oportunidad de obtener un título de secundaria a través de un curso de preparación en línea para el examen GED®. A través de nuestro nuevo programa, la Iniciativa del Diploma de Escuela Secundaria (HSDI por sus siglas en inglés), queremos ofrecerles una segunda oportunidad a aquellos que estén comprometidos a mejorar su futuro y aspiren a una mejor vida para ellos y sus familias.

publicidad

Espero que muchos reconozcan el valor de esta oportunidad y se comprometan a mejorar sus vidas, a desarrollarse y "consecuentemente" a hacer nuestra nación más fuerte y rica.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad