publicidad
Si a final de año piensas en cambiar de empleo, debes tomar una decisión bien pensada.

¿Te conviene renunciar en esta época?

¿Te conviene renunciar en esta época?

Con diciembre llegan los balances a nivel personal y profesional, y con ellos las ganas de cambiar de empleo.

Si a final de año piensas en cambiar de empleo, debes tomar una decisión...
Si a final de año piensas en cambiar de empleo, debes tomar una decisión bien pensada.

Con diciembre llegan los balances a nivel personal y profesional, y con ellos muchas veces las ganas de darle un cambio al entorno laboral. Sin embargo, no siempre es una buena idea tomar ese tipo de decisiones en esta época del año.

“Hay quienes ante un comentario por parte de los jefes, junto con una situación difícil en las empresas, deciden irse, sin considerar que este tipo de escenario puede darse en otros lugares también”, dijo a CNN Expansión Gerardo Kanahuati, director regional en Hays México.

Cambiar de empleo a la primera oportunidad que se presenta, cuando las condiciones de trabajo son similares a las que se tienen en la actualidad, “significa dar un paso lateral en vez de hacia adelante; es decir, la persona no se mueve a una oferta que lo ayude a crecer”, dijo al medio Leticia Ramírez, psicóloga y orientadora vocacional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

publicidad

Estos son los consejos que proporcionaron los especialistas.

No renuncies

Si puedes crecer en ese empleo, pero aborreces a tu jefe. Si este es tu caso, trata de eliminar el factor emocional y valora si puedes desarrollarte en otra área de la misma empresa.

Si tienes pocos meses. Espera a que desarrolles habilidades y obtengas cierta experiencia antes de tomar una decisión.

Si pasas por una crisis en lo personal. Resuelve los problemas individuales antes de pensar en los laborales, pues podrías ponerlo en juego todo y no lograr resolver nada.

Si cambian a tu jefe. Ten presente que es imposible llevarse bien con todas las personas. Mejor busca una estrategia para hacer que las diferencias no sean más grandes que tu desempeño y, sobre todo, el alcance de tus objetivos.

Si quieres un nuevo salario. Investiga cómo se paga tu puesto en el mercado, para que puedas tener fundamentos antes de hablar de un aumento salarial con tu jefe. Puedes negociar también otras prestaciones.

Considera cambiar de empleo

Si tu progreso está estancado. Es una evaluación y determina cuánto tiempo llevas haciendo lo mismo. Los nuevos desafíos, tampoco se renovará el entusiasmo, así que en ese caso quizá sea mejor buscar nuevos aires.

Si no hay nuevas oportunidades. Una alerta para el empleado e incluso para la compañía es que el trabajador no vea un avance hacia las metas trazadas.

Si el panorama de la empresa es incierto. Cuando en el horizonte existe la posibilidad del cierre o la quiebra, es mejor comenzar a buscar otro empleo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad