publicidad

Luces rojas de alerta en una entrevista de trabajo

Luces rojas de alerta en una entrevista de trabajo

Puntos que debes tomar en cuenta antes y durante una entrevista de trabajo.

La preparación ante todo

Una entrevista de trabajo no es cualquier asunto, por eso es importante que tomes en cuenta algunos focos rojos que podrían darte problemas o ser señales de alerta durante la entrevista con el reclutador.

Anticípate a la cita. Esta luz roja es para aquellas personas que no son precisamente expertas en dar con los lugares a donde deben ir. Es muy importante cerciorarse bien de la dirección antes de la cita, pues de otro modo llegaremos tarde a la entrevista.

Controla los nervios. Cuando debido a lo nerviosos que estamos  tomamos la "batuta" por nuestra cuenta  y no dejamos hablar al entrevistador tratando de demostrarle que somos los indicados para ocupar esa posición laboral, sólo dejamos ver nuestra ansiedad a tal punto que la entrevista concluye sin haber tocado todos los puntos pertinentes.

Sé cortés. La cortesía tanto de parte de nosotros como del empleador es absolutamente necesaria. Es de mal gusto que uno de los  dos conteste su teléfono en medio de la conversación, pues una interrupción así nos desarma y nos hace sentir casi intrusos en la sala donde se está llevando a cabo la entrevista.

No desesperes. Si bien es cierto que las entrevistas están colmadas de preguntas y respuestas, esto no necesariamente significa que estés en una silla esperando para ser interrogado. No te desesperes ni te pongas ansioso.

Prudencia ante todo. Si quejarse de nuestro jefe anterior es horrible peor aún es que el empleador nos muestre un rosario de calamidades contándonos que las ultimas personas que contrató para el puesto no duraron. Este tipo de “confidencia” nos hará sentir inseguros y desanimados.

publicidad

Infórmate. Parte de lo que debemos averiguar sobre la empresa  antes de asistir a la entrevista es si la compañía está bien, si no tiene situaciones difíciles relacionadas con  su credibilidad o su liquidez financiera, pues si no paga a los otros también podemos correr con la misma suerte.

Señales inequívocas. Si el entrevistador en lugar de vernos directamente a los ojos mientras conversa con nosotros  y más bien está enfocado una y otra vez en su reloj, por lo general nos indica que esta entrevista fue "debut y despedida" y que no habrá una segunda oportunidad para demostrarle al empleador quiénes somos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad