publicidad
.

Los supervivientes al cáncer sufren más desempleo logo-noticias.6bcb5218...

Los supervivientes al cáncer sufren más desempleo

Los supervivientes al cáncer sufren más desempleo

Tras vencer a la enfermedad, las personas que han padecido un cáncer enfrentan otro problema: encontrar trabajo.

Discriminación laboral

Tras vencer a la enfermedad, las personas que han padecido cáncer se tienen que enfrentar a otro problema: encontrar trabajo.

Y es que los supervivientes a un tumor -casi la mitad tiene menos de 65 años- sufren más desempleo que las personas sanas: quienes superan un cáncer tienen una probabilidad 1.37 veces mayor de no encontrar trabajo.

Las diferencias más pronunciadas afectan a personas que han padecido tumores del aparato reproductivo femenino, de mama o gastrointestinales.

Así lo afirma una investigación del Coronel Institute of Occupational Health de Amsterdam publicada por "The Journal of the American Medical Association" (JAMA).

El equipo científico, dirigido por Angela G.E.M. de Boer, llegó a esta conclusión después de llevar a cabo un metanálisis de 36 estudios internacionales acerca de la relación entre supervivencia al cáncer y desempleo.

Esos estudios, la mayoría estadounidenses y europeos, reunían datos de 177,969 participantes, 20,366 de los cuales habían superado un tumor y el resto, personas sanas, sirvió como grupo de control.

El 33.8 por ciento de las personas que vencieron al cáncer carecía de empleo, frente al 15.2 por ciento de las personas sanas.

Tumores con "más desempleo"

Algunos de los estudios analizados profundizaban, en función del tumor padecido, en las diferencias laborales entre el grupo de control y las personas que habían estado enfermas.

publicidad

Las diferencias más significativas fueron la del tumor gastrointestinal (48.8 por ciento de desempleo frente al 33.4 por ciento del grupo control), la del tumor de aparato reproductivo femenino (49.1 por ciento frente al 38.3 por ciento) y la del cáncer de mama (35.6 frente al 31.7 por ciento).

Por contra, la diferencia en los casos de tumores sanguíneos, de próstata y de testículos no fue relevante.

Los investigadores explican que los efectos médicos y psicológicos del cáncer a largo plazo pueden causar discapacidades que afecten al enfermo a la hora de conseguir o mantener un empleo.

Sin embargo, esto no debería ser un impedimento para tener una vida laboral activa: muchos supervivientes quieren y pueden volver al trabajo después del diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

¿Por qué no encuentran trabajo?

Los estudios atribuyen la dificultad a la hora de encontrar empleo a la discriminación laboral, a las limitaciones físicas o mentales y a la complejidad de combinar el tratamiento con una jornada completa de trabajo.

Las personas que quedan discapacitadas como consecuencia de los efectos del cáncer tienen tres veces más probabilidad de estar desempleadas.

El equipo investigador pide que las empresas implanten de forma urgente un paquete de medidas que permita al individuo que luchó contra el cáncer retomar las riendas de su vida profesional.

Entre esas medidas estaría la creación de plazas para discapacitados, flexibilidad de los horarios, instalaciones adaptadas a las necesidades médicas y concesión de bajas por enfermedad.

publicidad

Además, aconsejan que se mejoren los tratamientos y los servicios clínicos, de rehabilitación y de apoyo destinados a los supervivientes.

Si estos ruegos se traducen en medidas reales, no sólo se mitigarán las dificultades económicas de estas personas, sino que se mejorará su calidad de vida y se contribuirá a su integración social tras la enfermedad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad