publicidad

Los mentirosos en el trabajo

Los mentirosos en el trabajo

En el ámbito laboral las pequeñas mentiras se pueden convertir en un problema serio que puede costar el puesto.

Enredados entre mentiras

Cuando pensamos que una mentirita por aquí y otra por allá nos hará la vida más fácil, estamos muy equivocados. No hay nada oculto entre cielo y tierra y se puede mentir por un tiempo... ¡pero no todo el tiempo!

Compra los libros de Hada María MoralesAlguien me dijo una vez que la mentira es como una araña de patas cortas. Y es verdad, ya que la mentira y el mentiroso, por más zancadillas que traten de hacer en algún momento, acaban siendo descubiertos. Porque mienten tanto que acabarán enredados en sus propias redes.

La mentira puede ocupar un lugar de "honor" tanto en lo personal como en lo laboral. Cuando mentir se vueleve un hábito muy arraigado, perdemos el norte de lo que dijimos en un lugar o en otro, a una persona y a otra, y al final de cuentas todo eso nos provocará tensión.

Pero, ¿qué pasa en el área laboral?

Un mentiroso en el trabajo puede provocar un mal ambiente laboral. Puede llegar a hacer tales enredos que predispone a unos compañeros con otros. Puede ganarse el título de "Panchito el mentiroso", y así esté diciendo la verdad ya se creó una mala fama de la cual le será dificil deshacerse.

Consecuencias de un mentiroso en el trabajo:

Hay empleados que se dan fama de que todo lo mantienen en orden y son trabajadores dedicados, cuando en realidad lo que tienen es mucho trabajo, pero atrasado y enredado.

publicidad

Cuando se les pide un reporte o cualquier documento que no está al día, por supuesto, recurren a falsificar datos, lo cual pone en peligro a la empresa, pues puede incurrir en gastos de multas o hasta sanciones más graves. Incluso a un cierre por fraude. El mentiroso y sus acciones también pueden afectar la producción y el rendimiento de la empresa.

¡Cuidado: involucran a otros!

Al mentiroso no le importa involucrar a otros en sus enredos. Típico es el "pónchame" la tarjeta de entrada o bien la de salida, mintiendo en sus horas de trabajo. Miente él y por supuesto el compañero que se prestó para firmar en su ausencia, lo que supone un delito grave.

Muchos mentirosos le ofrecen villas y castillos a los clientes, pero cuando ya tienen el contrato en la mano o la venta hecha no cumplen con lo que les prometieron.

De igual forma sucede cuando se comprometen a enviar un pedido de mercadería a tiempo y no cumplen el plazo, causándole incovenientes al cliente.

En fin, un mentiroso causa problemas laborales, personales, legales y financieros.

¿Cómo descubrir al mentiroso?

¿Cuáles son las luces rojas o características que nos ayudan a descubrirlos?

1.- Tienden a tocarse la nariz, porque el organismo no es ajeno a la mentira. La nariz tiende a hincharse y siente picazón, pero no precisamente de un catarro. Aunque no siempre es así, ya que hay personas que tienen la costumbre de tocarse la nariz y no están  mintiendo.

publicidad

2.- Manifiestan un comportamiento incongruente, no concuerdan sus palabras con su lenguaje corporal. Un mentiroso concentra al mismo tiempo su sonrisa sin espontaneidad, "de cemento armado", y sus palabras.

3.- Se rascan los ojos. No en vano dicen que "los ojos son el espejo del alma", con este comportamiento evita el contacto visual con su interlocutor.

4.- Muestra distorsiones al hablar, se enreda en sus propias palabras y usa un lenguaje forzado... ¡y habla hasta por los codos!

La pregunta del millón: ¿ cómo nos deshacemos de este tipo de persona?

Al descubrir el hecho, al mentiroso lo confrontaremos en una reunión y le daremos la oportunidad de explicarse.

Al mismo tiempo le haremos saber que la compañía entiende algunos errores que se cometen en el trabajo y que si necesita reentrenarse entonces se le proporcionará más entrenamiento. Pero hay que dejarle claro que somos "cero tolerantes" con el hábito de mentir y si se ve involucardo en otro incidente similar será despedido.

La mentira en el trabajo no es tan sencilla como quieren presentarla y en realidad no hay mentiras grandes o pequeñas, grises o blancas. La mentira es la mentira y es muy raro que no se cobre sus consecuencias.

¡La honestidad es un don que nos dará paz!

Hada María Morales trabaja en una agencia gubernamental donde a diario ayuda a personas en su búsqueda de oportunidades laborales. Es autora además de varios libros como "Vístete para triunfar" y "Atrévete a alcanzar el éxito". Puedes escribirle a: hada_morales@yahoo.com.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad