publicidad
La protesta ocurrió en varios puntos del país. Los trabajadores exigen que se duplique el salario mínimo nacional.

Los indocumentados piden el salario mínimo de $15, ¿pero a ellos se les aplicaría?

Los indocumentados piden el salario mínimo de $15, ¿pero a ellos se les aplicaría?

Nueva jornada nacional de protestas para duplicar el salario mínimo nacional. Entre los manifestantes, levantaron la pancarta hispanos en situación irregular y sin garantías.

La protesta ocurrió en varios puntos del país. Los trabajadores exigen q...
La protesta ocurrió en varios puntos del país. Los trabajadores exigen que se duplique el salario mínimo nacional.

MANHATTAN, Nueva York.- Protestaron en varios puntos del país trabajadores de comida rápida, cuidadores, limpiadores de autos, empleados de aeropuertos y salones de uñas. Este jueves sumó una nueva jornada de manifestaciones a favor de un salario mínimo federal de 15 dólares la hora, más del doble que el actual. Entre los manifestantes también había trabajadores indocumentados.

Alicia, por ejemplo, que lleva 11 años trabajando en restaurantes de la marca McDonald’s. Muchos de ellos son franquicias. Empezó cobrando 5.15 la hora, luego 7.75 y actualmente 9.75, aunque el estado de Nueva York, donde trabaja, está por encima de la media en los empleos de este tipo. “No me ayuda a cubrir mis gastos”, se queja esta centroamericana. Aquí está sola, pero manda dinero a sus cinco hijos en Honduras.

publicidad

Cuando el movimiento Fight for 15 nació en 2012 le dio miedo manifestarse, pero esta vez lo superó para estar a las 6 de la mañana ante un McDonald’s de Times Square gritando a favor de aumentar el salario mínimo federal a 15 dólares.

En el caso de lograrlo, ¿ella lo ganaría? ¿qué garantías tendrían los trabajadores indocumentados de cobrar el mismo salario mínimo que sus compañeros en situación legal?

Garantía, ninguna. Esperanza, alguna. “Las subidas no tendrán un efecto positivo en los indocumentados, pero va a abrir las puertas del todo para ver la explotación”, responde al teléfono el abogado en asuntos migratorios Alex Gálvez desde California, donde ya se logró aprobar una ley para un salario mínimo de 15 en el año 2022.

Gálvez dice que, en realidad, “es un arma de doble filo” para los más de 11 millones de indocumentados que se calcula hay en Estados Unidos.

Vaso medio vacío o medio lleno


Legalmente, a los indocumentados no les beneficia el aumento de salario por hora: trabajan fuera de la ley, son vulnerables a ser explotados. Políticamente, es algo diferente.

Para el abogado, Fight for 15 ha puesto de manifiesto las condiciones precarias de los que fríen, barren, sirven, limpian y cargan.

Jancy, 37 años, pancarta en mano, así lo cree. “Ahora es el momento de organizarnos, porque así no tenemos que pedirle cara a cara el aumento salarial a los jefes. Será por ley”, dice esta madre de dos hijos, uno en Estados Unidos y uno en El Salvador. Asegura que hay semanas que camina 50 minutos hasta su restaurante de comida rápida porque no le llega el dinero para el transporte público.

publicidad

Kendall Fells, organizador nacional de Fight for 15, sabe que entre los manifestantes hay indocumentados: “Se han involucrado en el movimiento (...) durante años estaban en la sombra en sus tiendas, y ahora están luchando desde restaurantes de comida rápida, de pizza, en Papa Johns”, aseguró a Univision Noticias.

Preguntado en dos ocasiones sobre si los indocumentados también lograrían los aumentos salariales que el movimiento pide, Fells se muestra confiado. Dice que el salario mínimo es una cifra simbólica que se acaba aplicando a todos. “ Sean indocumentados o no, los empleadores se darán cuenta de que tienen que darle lo que se merecen”, sostiene el líder de Fight For 15.

Los que luchan por los 15


El movimiento llegó a esta nueva protesta fortalecido por las mejoras salariales aprobadas en varias ciudades y estados del país, aunque las concentraciones de este jueves en Nueva York no lo demostraran en volumen de participantes, menores que meses atrás.

“El movimiento ha dado a conocer que estos trabajadores no son adolescentes. Tienen 30, 40 años, tienen hijos, tienen una renta que pagar”, dijo Fells, un afroamericano involucrado desde el principio, cuando empezó como una protesta de 200 empleados de comida rápida en Nueva York.

De cada diez trabajadores estadounidenses, cuatro ganan por debajo de 15 dólares la hora, según National Employment Law Project, un grupo progresista. El Bureau of Labor Stadistics, el organismo oficial de datos laborales, dibujó el año pasado el perfil de quién cobra 7.25 dólares la hora o menos.

publicidad

Es mayoritariamente joven y soltero, hay más mujeres que hombres, abundan personas sin estudios universitarios, y sobre todo trabajan en servicios, como hoteles, restaurantes, comercios. Pese a ello, no es homogéneo.

Hernando Salazar es otro de ellos. Levantó la pancarta de Fight for 15 este jueves. Se define como padre soltero, hijos aquí y en El Salvador, trabaja 60 horas a la semana limpiando autos. Hasta hace poco ganaba 7.25 la hora, ahora 9. “Un carwashero del Bronx”, dice. Prefiere no revelar su estatus migratorio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad