publicidad

Largas horas de trabajo...

Largas horas de trabajo...

Los estadounidenses pasan más tiempo en la oficina, en la fábrica o en la hacienda que sus colegas en la mayoría de naciones industrializadas.

Noruega está bien parada

GINEBRA, Suiza - Estados Unidos se mantiene a la cabeza de la productividad mundial, ampliando la brecha respecto a los otros países desarrollados, mientras Asia duplicó en 10 años su producción en el trabajo, indicó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un informe publicado esta semana.

Al trabajar la mayor cantidad de horas en el mundo, los estadounidenses fueron de nuevo los trabajadores más productivos en 2006, indicó la OIT. Pero si se tiene en cuenta la productividad por hora trabajada, Noruega los supera y Francia llega tercera.

Noruega, que no integra la Unión Europea, genera la mayor producción por hora-hombre con $37.99 dólares, una cifra inflada por los miles de millones de euros que recibe por sus exportaciones petroleras y por los altos precios de sus productos en el mercado interno.

No obstante, cada trabajador estadounidense produce $63,885 dólares de riqueza por año, más que sus colegas de otros países, destacó la OIT en su informe.

Irlanda ocupa el segundo lugar con $55,986 dólares, seguido por Luxemburgo con $55,641 dólares, Bélgica con $55,235 dólares, y Francia con $54,609 dólares.

El incremento de la productividad en Estados Unidos "está relacionado a la revolución de información y comunicaciones, con la manera en que están organizadas las empresas estadounidenses, con un alto nivel de competitividad en el país, con el aumento del comercio y las inversiones en el extranjero", destacó José Manuel Salazar, director de empleos de la OIT.

publicidad

El informe de la OIT, titulado "Los indicadores clave del mercado de trabajo", señala que la productividad en función de las horas trabajadas fue relativamente similar entre Estados Unidos y Francia en estos últimos 10 años.

Hace siete años, los trabajadores franceses producían un dólar más del promedio que sus pares estadounidenses. Ese país superó a Estados Unidos en productividad por hora-hombre desde 1994 hasta el 2003.

En 2006, la producción de los trabajadores franceses por hora era de $35.08 dólares contra $35.63 dólares para los estadounidenses.

Además, el producto nacional bruto por horas trabajadas en Francia aumentó un 2.2 por ciento en promedio anual entre 1980 y 2006, contra un alza de 1.7 por ciento en Estados Unidos.

El alza más rápida de la productividad fue en el sudeste asiático, donde se duplicó en 10 años.

Asia no es una amenaza

"Algunas personas perciben el crecimiento impresionante de la productividad en Asia y en el sur de Asia como una amenaza, pero se trata, de hecho, de una tendencia positiva para la economía mundial", afirmó Salazar.

"Estas regiones lo único que hacen es producir bienes y servicios de manera más eficaz", y también se han convertido en importantes consumidores, agregó.

El incremento de la productividad de Estados Unidos sólo corresponde en parte a las largas horas de trabajo que invierten los estadounidenses, destacó la OIT.

publicidad

Estados Unidos, según señala el informe, también supera a las 27 naciones de la Unión Europea, el Japón y Suiza en la cantidad de riqueza generada por hora-hombre, un segundo factor de medición de la productividad.

La cifra de productividad se determina al dividir el producto bruto interno de cada país por el número de personas empleadas. El informe de la ONU se basa en cifras del 2006 o las cifras a disposición más recientes.

Por ejemplo, cada trabajador estadounidense laboró un promedio de 1,804 horas en el 2006, señala el informe. Eso fue comparado con las 1,407 horas de un trabajador noruego y las 1,564 por los franceses.

Esos promedios empalidecen sin embargo si se les compara con las horas trabajadas anualmente por cada trabajador en Asia, donde siete economías -Corea del Sur, Bangladesh, Sri Lanka, Hong Kong, China, Malasia y Tailandia- superaron el promedio de 2,200 horas per cápita. Pero esos países tuvieron bajas tasas de productividad.

El informe de la OIT advirtió sobre la profundización de la brecha entre los países líderes como Estados Unidos y las naciones pobres.

Los trabajadores de regiones como el sudeste de Asia, América Latina y el Medio Oriente tienen el potencial de crear mayor riqueza, pero están rezagados por la falta de inversión en entrenamiento, equipos y tecnología, agregó la organización.

publicidad

Del mismo modo, la OIT se alarma por el pobre desempeño del Africa subsahariana, donde el valor agregado por los trabajadores es 12 veces inferior al de un empleado del mundo industrializado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad