publicidad
.

La entrevista de despido: el mal trago de recibir -y anunciar- un despid...

La entrevista de despido: el mal trago de recibir -y anunciar- un despido laboral

La entrevista de despido: el mal trago de recibir -y anunciar- un despido laboral

Comunicar a un empleado que va a perder su trabajo no es un trago agradable para ninguna de las dos partes.

Todos se hacen preguntas

Despedir a un empleado es un hecho que aunque es desafortunado no podemos evadirlo cuando es necesario. En este evento no solo está involucrado el dejar a una persona sin su trabajo, sino también que de cierto modo nos aflige tener que ser los portadores de tan mala noticia.

Quien tiene que pasar por el mal trago de notificar un despido se pregunta cuestiones como:

- ¿Cómo lo tomara?

- ¿Qué le digo?

- ¿Cómo comienzo?

Por supuesto son preguntas cuya respuesta solo recibiremos cuando ya estemos en el momento de la "entrevista de despido".

Pero no sólo la persona del departamento de Recursos Humanos se hace preguntas. También la persona que va a ser despedida es asaltada por muchas interrogantes como... "¿por qué a mí?".

Cómo infomar del despido

Debemos estar preparados para estas respuestas, pues cualquiera que haya sido la razón del despido, no podemos actuar con dureza, sino más bien mostrar consideración:

- Debemos tomar en cuenta a la persona. Es alguien que trabajó para nosotros y tal vez haya sido un excelente empleado y sólo lo estamos despidiendo por recortes necesarios que nada tienen que ver con su rendimiento.

- Debemos ser -además de considerados- serios, maduros y actuar con serenidad.

- Ha de tomarse el tiempo necesario para darle respuesta a sus inquietudes. No es asunto de "¡usted está despedido y ya!".

publicidad

- Debemos tener en cuenta que así como nosotros estamos expresando nuestras razones, hemos de darle tiempo a la persona a que también se exprese.

- El mensaje de despido debe estar libre de rodeos y vacilaciones. Tenemos que ser directos y concisos.

Profesionales y considerados

Obviamente la decisión de despedir a un empleado no es nada fácil y más aún si nos toca a uno de nosotros  notificarlo, pero nuestro deber es hacerlo de manera correcta y que las razones y objetivos del despido no dejen de lado y sin valor el aspecto humano. Sin dejar de ser profesionales podemos ser considerados. Por ninguna razón se debe degradar a la persona que estamos dejando cesante.

En ningún momento es conveniente mezclar asuntos personales. Esto puede generar discusiones y situaciones que pueden salirse de nuestras manos y hacer este momento más difícil. En todo momento debemos de ser objetivos.

¿Qué día es mejor?

La entrevista de despido (en inglés, exit interview) es esa cita difícil de enfrentar tanto para el jefe como para el empleado que va a ser despedido. Para realizarla hay que buscar un día apropiado. Algunos empleadores opinan que es mejor hacerlo al final de la semana y otros a comienzo de semana.

Cuando al empleado se le notifica el despido al final de la semana, se cree que durante el tiempo de descanso puede asimilar mejor la noticia y así cuando llegue de nuevo a trabajar –si la empresa le ha dado un tiempo antes de retirarse por completo-, llegará más calmado.

publicidad

Los que prefieren hacerlo a principios de semana son de la opinión de que esto le dará oportunidad de conversar con sus compañeros de trabajo y aclarar rumores.

Hay otros empleadores que son más drásticos y toman la decisión de despedir al empleado de inmediato y que no regrese más a la compañía. Todo esto depende de la razón del despido.

Tranquilidad y discreción

La entrevista de despido debe siempre llevarse a cabo en una oficina tranquila, a puerta cerrada, evitando interrupciones y donde se garantice la discreción.

La cortesía, la educación, las buenas maneras, la consideración y el respeto deben de estar presentes siempre. No hay que permitir que esta situación, ya difícil, se torne peor por querer salir rápido del mal momento y no nos tomemos el tiempo necesario para dejar todo claro. Todo despido implica aspectos legales y económicos que deben quedar finiquitados.

Yo sé que no hay palabras para mitigar el dolor de un despido, pero cuando no nos queda otra alternativa debemos de tomar siempre en cuenta que estamos tratando con seres humanos y no con objetos. Se debe tratar en todo lo que este de nuestra parte en que esta entrevista de despido sea dentro de los marcos de la consideración y el respeto mutuo.

No hay duda de que un despido es un trago amargo que hay que pasarlo con dignidad.

Puedes contactar a Hada María Morales en  www.hadaresponde.com

publicidad

Compra los libros de Hada María Morales

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad