publicidad

Fiesta de Navidad de empresa

Fiesta de Navidad de empresa

La mayoría de compañías organizan festejos de Navidad, que se deben disfrutar sin olvidar son un asunto profesional.

Mucho cuidado con el alcohol

HOUSTON - En una etapa del año cuando la mayoría de las empresas organizan festejos de Navidad, los trabajadores pueden disfrutar y aprovechar tales celebraciones, pero sin olvidar que no dejan de ser un asunto profesional.

Buscar empleo

Según una encuesta de la empresa Vault, el 75 por ciento de las empresas organizarán este año alguno tipo de festejo en comparación con el 66 por ciento del pasado año.

Aunque muchas de estas celebraciones involucran alegría, consumo de bebidas alcohólicas y bailes son, sin embargo, extensiones del ambiente laboral donde la etiqueta y el comportamiento pueden realzar, o por el contrario, arruinar, la imagen de un trabajador.

El consumo de alcohol es uno de los elementos que tanto las empresas como empleados deben tomar con precaución, y el Departamento del Trabajo recomienda que los patrones comuniquen a los trabajadores que actúen responsablemente al respecto.

"Emborracharse o hacer un espectáculo puede atormentar al trabajador hasta mucho después de que hayan terminado los días festivos", indicó Lori Erickson, vicepresidenta de recursos humanos de Monster, portal de búsqueda de empleos.

Peligro de despido... o de ligue

Según el sondeo de Vault, el 15 por ciento de los empleados encuestados dijo conocer de trabajadores que han sido disciplinados o despedidos por actuar inapropiadamente en estos festejos, y el 18 por ciento dijo haber sido testigo de "ligues" íntimos entre colegas durante las celebraciones.

publicidad

Ciertamente, los festejos en general pueden ofrecer espacio para cortejos y hasta ciertas ligerezas, pero los expertos coinciden en que determinadas conductas no son apropiadas en las fiestas corporativas por más relajado que parezca el ambiente.

El trabajador no sólo arriesga ser expulsado de la fiesta o el trabajo como los peores escenarios, sino algo más sutil pero igualmente importante para el avance de su carrera: su reputación.

¿Qué ropa llevar?

Para evitar aprietos y sacar el mejor partido de estas fiestas los expertos recomiendan seguir una serie de reglas.

Por ejemplo, debe estar muy claro cuál es el código de vestuario apropiado, si no se indica en la invitación.

No es recomendable llevar ropa muy extravagante, ya que no hay que olvidar que los inevitables "comentarios de pasillo" posteriores a las fiestas pueden modificar negativamente la imagen personal del trabajador.

Un límite con la bebida

La bebida es otro elemento a tener en cuenta porque conviene ponerse un límite, por muy relajado que parezca el ambiente.

Numerosos estudios asocian el consumo de alcohol con la reducción del estado de alerta y las capacidades de coordinación y tolerancia, y con la liberación de inhibiciones, por lo que en los festejos de las empresas los empleados deben controlarse.

Más aún en un ambiente en el que el empleado está rodeado de supervisores y colegas y donde conviene decir o hacer cosas que no diría o haría si estuviera sobrio.

publicidad

Nada de flirteos

El flirteo es otro de los asuntos a tener en cuenta, ya que todos los expertos sin excepción recomiendan evitar las relaciones personales entre empleados, ya que cualquier insinuación fuera de tono puede terminar en una demandas por acoso sexual.

Por ello, resulta preferible evitar los flirteos de los que el trabajador pueda arrepentirse al día siguiente y que han quedado para contar ante los ojos de todos.

Aprovechar el momento

Pero no todo son temores en las celebraciones de empresas, también existen oportunidades para buscar alianzas con los ejecutivos o el personal de otros departamentos.

De ahí que el buen gusto, las buenas maneras y la conversación medida y adecuada pueden ser excelentes aliados para dejar una excelente impresión en personas que pueden influir positivamente en el avance de la carrera profesional del empleado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad