publicidad

El éxito está en tus manos...

El éxito está en tus manos...

Trabajar para una persona que sea más joven que tu puede hacerte sentir incómodo. Pero debes mostrar madurez y tratar a esa persona con respeto.

No quieras ser como su papá

Cuando escuchamos la palabra "jefe", casi de inmediato damos por hecho que hablamos de una persona mayor y seria. Pero cuidado... Muchas veces, aunque puede que estemos en los 40 ó 50 años de edad, nos toca trabajar para un jefe "muy bien instalado" de apenas 30 años y, en algunos casos, hasta de menos edad.

Ante esta situación cada día más común, debemos hacer algunos ajustes para no caer en errores como algunos de los que aparecen a continuación:

En primer lugar, aunque el jefe sea joven -y tu tengas una excelente preparación académica y más experiencia laboral que él-, es necesario que le des una oportunidad para que desempeñe su trabajo.

Incluso, es necesario que lo ayudes en todo lo que sea posible sin actuar como un sabelotodo. Esto funcionará en beneficio de la empresa, ya que como tu supervisor inmediato, tu jefe necesita una persona que le oriente y asesore, no un mentor.

La regla de oro que debes aplicar cuando trabajar para un jefe más joven que tu es recordar que tu responsabilidad es de ser un buen empleado, no el papá o mamá de tu supervisor.

El hecho de que tengas unos años de más que tu jefe no es motivo para que lo consideres como un niño.

Cuando tu jefe te pida tu opinión, limítate a darla como su subalterno. Responde según tus conocimientos laborales, y no como si fuera un sermón de padre a hijo.

publicidad

Al dar tu opinión, evita comenzar con la frase "en mi experiencia...". Al decir algo así corres el peligro de que el jefe joven tome tus ideas -o críticas- de manera personal, como de una forma de destacar en la conversación el hecho de que al tener más años de edad, tú tienes más experiencia.

Hay jefes jóvenes que llegan a su puesto gerencial con una excelente preparación académica, y con ideas o métodos nuevos que buscan mejorar la industria en la cual trabajan.

Si te sientes inseguro en una de esas áreas, es de sabios pedir un entrenamiento para ponerte al día con las nuevas tendencias de tu trabajo, y así tener mayores posibilidades de conservar tu puesto.

Moderniza tu comunicación

Por ejemplo, los denominados "baby boomers", que son las personas que nacieron entre 1946 y 1964, a nivel profesional prefieren comunicarse por teléfono o en persona. El contacto cara a cara es importante.

Sin embargo, las nuevas generaciones de profesionales prefieren hacerlo vía e-mail o a través de mensajes de texto.

Esto quiere decir que para mantenerte vigente en tu trabajo, es necesario que actualices la forma como te comunicas; si eso requiere hablar menos por teléfono y empezar a "chatear" a través de un mensajero instantáneo en la red, entonces es lo que debes hacer.

Ya sea viejo o joven, la buena comunicación con tu jefe es importante. Por eso es necesario estar al tanto de las nuevas tecnologías y saber al menos cómo enviar un e-mail.

publicidad

Al mismo tiempo, no te sorprendas si debido a la diferencia de edad surgen algunos inconvenientes o conflictos con tu supervisor. Trata de manejar las discrepancias lo mejor posible, antes de que exploten a mayores.

En vez de buscar diferencias, trata de buscar los puntos que tienes en común con tu supervisor y enfócate en trabajar juntos para alcanzar las metas de la compañía para la que trabajan.

Trata de siempre ser prudente y de que ese espacio o "gap" generacional sea manejado con sabiduría basado en puntos y objetivos en común. Recuerda que aunque tú seas más viejo que tu supervisor, ambos son miembros del mismo equipo laboral.

Hada María Morales trabaja en una agencia gubernamental donde a diario ayuda a personas en su búsqueda de oportunidades laborales. Es autora además de varios libros como "Vístete para triunfar" y "Atrévete a alcanzar el éxito". Puedes escribirle a: hada_morales@yahoo.com.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad