publicidad

El exceso de trabajo mata

El exceso de trabajo mata

En Japón se conoce como karoshi a la muerte súbita por estrés derivado del trabajo, un problema común en ese país.

Colapso sin previo aviso

Aunque la expresión sea "trabajas como un chino", lo cierto es que son los japoneses los que parece que de verdad trabajan duro. En ocasiones, demasiado duro.

En este país en el que las huelgas consisten en trabajar mucho más, en vez de parar las fábricar, hacer horas extra es tan común que se ha convertido en un problema de salud.

El exceso de trabajo no es ninguna broma en Japón, donde los empleados utilizan de media menos del 50 por ciento de sus vacaciones pagadas, según datos del gobierno.

Ese exceso de trabajo traducido en estrés puede llevar incluso a la muerte por ataque al corazón o colapso, lo que en ese país asiático se conoce como karoshi. Empleados sin enfermedades previas, jóvenes y aparantemente de buena salud fallecen de pronto sin previo aviso.

El fenómeno no es nuevo: el ministerio de Sanidad japonés lo reconoce desde 1987 y el primer caso documentado se remonta a 1969.

Un ingeniero bajo presión

Recientemente un despacho de abogados japonés ha hecho público otro caso de un trabajador muerto por exceso de trabajo. Aunque murió en enero de 2006, el caso no se había dado a conocer hasta ahora.

Este hombre, de 45 años, era un ingeniero de Toyota que trabajaba en el desarrollo de una versión híbrida del modelo Camry, dijo Mikio Mizuno, abogado representante de la viuda.

La identidad del fallecido no ha sido desvelada por decisión de la familia, que vive en la ciudad de Toyota, donde tiene su sede el fabricante de automóviles del mismo nombre.

publicidad

Más de 80 horas extra

En los dos meses anteriores a su muerte, el hombre había hecho un promedio de más de 80 horas extra al mes, según Mizuno.

El ingeniero trabajaba regularmente durante la noche y los fines de semana, fue enviado con frecuencia al extranjero y había recibido el encargo de presentar un modelo en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit cuando murió de una isquemia en enero de 2006.

La hija del hombre lo encontró muerto en su domicilio un día antes de su viaje a Estados Unidos. En un comunicado, Toyota Motor Corp. ofreció sus condolencias y dijo que trabajará para mejorar la supervisión de la salud de sus trabajadores.

106 horas extra en un mes

Toyota ya tuvo que indeminizar a la familia de otro trabajador que falleció por exceso de trabajo.

En 2007, un tribunal condenó al Gobierno a pagar una indemnización a la esposa de otro empleado de Toyota que se derrumbó en el trabajo y murió a los 30 años en 2002. Se determinó que el trabajador había hecho 106 horas extra el último mes.

La viuda había acudido a las autoridades locales, pero se rechazó su denuncia. Después, un juez revocó la decisión del ministerio de Trabajo por la que la mujer no vería un yen por la muerte de su marido. La oficina local de Inspección de Estándares Laborales, una filial de ese ministerio, se negó a pagar la indemnización porque aseguraba que el empleado sólo había acumulado 45 horas fuera de turno en el mes previo a su muerte, según recogió la prensa japonesa.

publicidad

El empleado, que trabajaba en una fabrica de Toyota en el centro de Japón, murió tras desmayarse por un problema cardíaco en la planta a las cuatro de la madrugada.

"(El empleado) trabajaba en turnos extremadamente largos y hay una fuerte relación entre su trabajo y su muerte", dijo el juez Toshiro Tamiya.

En el año fiscal 2005-2006, el ministerio de trabajo recibió 315 pedidos de compensación de afligidas familias que sufrieron la muerte de parientes en el trabajo, la mayoría por infartos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad