publicidad

De día camareros en un elegante restaurante y de noche encarcelados

De día camareros en un elegante restaurante y de noche encarcelados

Un elegante restaurante de Cardiff, la capital de Gales, que ha abierto sus puertas esta semana, emplea a más de 30 presos de una cárcel.

Restaurante en Reino Unido les ha dado empleo

LONDRES - Un elegante restaurante de Cardiff, la capital de Gales (Reino Unido), que ha abierto sus puertas esta semana, emplea a más de 30 presos de una cárcel cercana que vuelven cada noche a sus celdas tras servir las mesas del establecimiento.

¿Consideras correcto este tipo de empleos para los reos? ¡Opina!

El restaurante The Clink Cymru es el fruto de un proyecto impulsado por el servicio penitenciario de la cárcel de Cardiff y una organización benéfica que persigue reducir las tasas de reincidencia ayudando a los presos a reinsertarse en el mercado laboral.

Una vez cumplan su condena, la organización les ayudará a encontrar trabajo en el sector de la restauración y hostelería.

El programa se inspira en un proyecto similar que se llevó a cabo en una prisión de Surrey (sur de Inglaterra) y el resultado, según la organización The Clink, fue que menos del 30% de los presos implicados volvieron a ser encarcelados tras cumplir la condena, comparado con la tasa media de reincidencia en el Reino Unido de un 61%.

Reos de baja peligrosidad y con poco riesgo de darse a la fuga

Los contratados en este nuevo restaurante, que son presos de baja peligrosidad y poco riesgo de que se den a la fuga, trabajan a tiempo completo bajo las órdenes del jefe de cocina Stephen Terry, poseedor de una estrella Michelín.

De momento, el establecimiento solo sirve desayunos y almuerzos de lunes a viernes, aunque a partir de enero se permitirá hacer reservas para cenas.

publicidad

Pese a los sofisticados platos (pierna de cordero asada en su salsa con puré de apio y verduras asadas o ravioli de setas y venado con mantequilla de perejil) sus precios no superan las doce libras ($19.51) por plato.

Las buenas intenciones del proyecto no han impedido que se desate una polémica en torno al salario que reciben los presos, 30 peniques por hora trabajada (unos $0.48).

Ya existe una campaña bajo el nombre The Right To Work (El derecho a trabajar) que señala que, en un país con una de cada doce personas en paro, estos programas "acelerarán esta moda de externalizar servicios en un intento de incrementar sus beneficios".

El director de la prisión de Cardiff, Richard Booty, defendió el proyecto y manifestó que "el programa no se llevaría a cabo si no saliera nada bueno del mismo".

El secretario de Prisiones, el conservador Jeremy Wright, que fue el encargado de inaugurar el restaurante, indicó que se espera que cincuenta internos altamente cualificados y entrenados consigan un trabajo en el sector cada año. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad