publicidad
No dejes toda la relación en manos de tu jefe.

Cómo mejorar la relación con tu jefe

Cómo mejorar la relación con tu jefe

“El elemento más importante del compromiso de los empleados con la empresa es la relación que tienen con su jefe inmediato”.

No dejes toda la relación en manos de tu jefe.
No dejes toda la relación en manos de tu jefe.

Si la relación que tienes con tu jefe es perfecta, considérate más que afortunado. Pero si no lo es, a todos conviene llevarla a su mejor expresión, tanto por comodidad como por productividad.

“El elemento más importante del compromiso de los empleados con la empresa es la relación que tienen con su jefe inmediato”, dijo a Forbes Piera Palazzolo, vicepresidenta senior de Dale Carnegie Training y quien considera que las relaciones más exitosas son en las que los jefes y empleados llegan a conocerse en verdad.

“Hace años eso era completamente diferente: entonces se suponía que no podías hacer ninguna pregunta personal. Esa línea se ha desdibujado últimamente. La gente quiere que te preocupes por ellos, sobre todo si hay algo pasando en sus vidas que podría afectar su rendimiento”.

publicidad

Tanto Palazzolo como la experta en carreras de LinkedIn, Nicole Williams, compartieron a Forbes esas cosas que puedes hacer  para que tu relación con tu jefe pase a un nivel mejor de ese en el que se encuentra ahora.

1. Asegúrate de saber exactamente qué quiere tu jefe, además de que debes tratar de entender que él trabaja bajo mucha presión.

Williams dice que “un empleador siente que tiene que trabajar duro para mantenerse en la compañía (y al mismo tiempo) su expectativa es que no necesitas tanta orientación y guía”. Eso se combina con los entornos de oficina con una nueva generación de empleados, cada quien con un estilo de trabajo particular.

“En términos de dirección y control, esta generación es mucho más apta para cuestionar las decisiones de su jefe, y las expectativas para los jefes son más altas. Se espera que sean más empáticos y estén más en sintonía con las necesidades de sus subordinados”.

Palazzolo dice que debes evitar hacerte conjeturas para ser directo e ir al grano. “La forma más fácil de averiguarlo es preguntar ‘¿con qué frecuencia debo consultarte? Si me encuentro con un obstáculo, ¿cuál es la mejor manera de llegar a ti?’ Averigua, no trates de adivinar. Asegúrate de entender exactamente lo que se espera de ti”.

2. Si bien es cierto que la vida personal se vuelve cada vez más importante en el entorno de la vida laboral, no todos los jefes se meten en esa dinámica.

publicidad

“En general, las mejores relaciones tienen un nivel de profundidad personal, un nivel de empatía significativo, y pueden ayudar a cuidar mejor de los demás”, cita Forbes a Williams.

Sin embargo, toma en cuenta que no a todos los jefes les gustaría oírte hablar sobre cómo pasaste el fin de semana. Si ese es tu caso, encuentra otras formas de comunicarte y hallar vínculos. Williams sugiere que preguntes a tu jefe sobre su experiencia laboral previa, lo que da pie a la reflexión y honestidad, pero sin la presión de hablar de su trabajo actual.

3. Tu jefe puede tener empleados favoritos, pero tú debes moverte de manera estratégica.

En tu trabajo puede haber compañeros tuyos que se lleven particularmente bien con el jefe. Si es tu caso, considera que tienes forma de desarrollar una relación de confianza y positiva. No dejes que la ansiedad y la inseguridad arruinen las relaciones sentimentales.

“La desesperación también se cuela en las relaciones profesionales, y un ‘quiéreme’ tiende a ser contraproducente. Mantén tu distancia y deja que tu rendimiento sea la clave para congraciarte. No hables de lo que pones en la mesa, sólo ponlo”, dice Williams.

4. Identifica cuándo es momento de separarte de un jefe que te retiene.

Así como es bueno desarrollar una relación productiva con tu jefe, también será bueno saber en qué momento debes apartarte y seguir adelante.

publicidad

“La elección de jefe es muy importante en términos de tu carrera. Puedes tener un mal jefe y aprender lo más que se pueda de él, pero si comienza a obstaculizar tu moral y no puedes separar a ese jefe de ti o de tu rendimiento, esa podría ser la señal que necesitas para seguir avanzando”, sostiene Williams.

5. Toma en cuenta el tipo de jefe que quieres tener cuando busques empleo.

Si sabes con qué persona te gustaría trabajar podrías tener la clave del éxito en tus manos, y aunque no siempre es algo que esté en tus manos, sí puedes buscar pistas sobre el tipo de jefe que puede llegar a ser una persona. Williams aconseja poner especial atención cuando te entrevistes con la persona en cuestión, de modo que analices su comportamiento y las preguntas que te hace.

“Un gran jefe cambia tu carrera. Considera cuidadosamente a tu jefe y mantente preparado para asumir un papel innovador. No dejes en ellos todo el trabajo de abrirse; también tú puedes hacer las preguntas”, concluyó Palazzolo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad