publicidad
.

Bomberos, profesión de riesgo que salva vidas logo-noticias.6bcb5218ff72...

Bomberos, profesión de riesgo que salva vidas

Bomberos, profesión de riesgo que salva vidas

Trabajan sin descanso y arriesgan su vida por la de otros y por mantener a salvo los bosques y comunidades.

Son clave para salvar del planeta

Los incendios son una vertiente más del deterioro del medio ambiente. Pero los bomberos arriesgan su vida por mantenerlo a salvo y, por supuesto, por la seguridad de los ciudadanos.

En el último gran incendio en California, que ha afectado a la localidad de Santa Bárbara y el sureste de Los Ángeles, se han destruido más de 700 viviendas, arrasado más de 7 mil hectáreas y causado 50 mil órdenes de evacuación. Los bomberos trabajaron sin descanso.

Cerca de sesenta Organizaciones No Gubernamentales (ONG) coinciden en que es momento de actuar contra la desertización del planeta y los incendios es uno de los factores que más inciden en ella.

La Asamblea de Cooperación por la Paz, Ecologistas en Acción, la Fundación IPADE y WWF/Adena consideran que, en el marco internacional de la ONU, es necesario hablar de "luchar contra la pobreza" porque Latinoamérica, que cuenta con el 23 por ciento de la superficie forestal del planeta, tiene una pérdida anual de 4.7 millones de hectáreas y, en el caso de África, se pierden 4 millones cada año.

La desertización, a su juicio, está directamente relacionada con la actividad humana y se produce porque los ecosistemas de las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas son extremadamente vulnerables a un uso inapropiado de los recursos.

Las causas de esta situación son la sobreexplotación de los recursos hídricos, la agricultura intensiva, el sobrepastoreo, la construcción de infraestructuras, la expansión urbanística, los incendios forestales, el cambio climático y la sequía.

publicidad

Forman redes de lucha

La región de América Latina y el Caribe perdió unos 64 millones de hectáreas de superficie forestal de 1990 a 2005 y ocupa el primer lugar en el mundo en cuanto a especies de árboles consideradas en peligro, según un informe publicado por la FAO.

Entre 1900 y 2005 América Latina y el Caribe perdió alrededor de 64 millones de hectáreas de superficie forestal.

El documento también indica que los países de la región "están combatiendo una batalla difícil para retener sus bosques primarios" con "considerables esfuerzos", incluido un aumento de más del 2 por ciento en la superficie forestal destinada principalmente para fines de conservación y diversidad biológica.

La cooperación regional y subregional para abordar las cuestiones forestales esta adquiriendo fuerza con la creación de redes de lucha contra incendios forestales, para aumentar la eficacia de la ordenación de zonas protegidas y mejorar la ordenación de cuencas hidrográficas.

Bomberos Unidos sin Fronteras

Precisamente en esa línea, se ha construido el III Centro de Respuesta ante Catástrofes Naturales para Centroamérica y el Caribe que tendrá su sede en Granada (Nicaragua).

Bomberos Unidos sin Fronteras está consiguiendo hacer cada vez más amplia la Red de Centros de Respuesta ante Emergencias y Catástrofes en Latinoamérica. Ya ha construido y equipado dos de estos Centros en Perú, uno en Iquitos y otro en Arequipa.

publicidad

Estos centros estarán dotados de fuerzas de tareas especializadas en atención de desastres naturales en diferentes áreas.

El centro de Granada desarrollará también una labor de formación a las instituciones nicaragüenses de respuesta ante desastres, con los últimos avances técnicos y de acuerdo a las necesidades.

"Amigos de la Tierra"

Donde no han llegado aún esos recursos, la sociedad y las empresas se unen para comandar una labor social que aporte soluciones a la comunidad.

En Bolivia, se ha puesto en marcha un programa denominado "Amigos de la Tierra", promovido por Repsol YPF que capacita brigadas de bomberos forestales voluntarios en las áreas rurales.

Trece pobladores de Andino ya cuentan con los conocimientos básicos y el equipamiento para actuar como bomberos forestales voluntarios y ayudar a evitar que se propague el fuego, en caso de que se desate un incendio que pueda afectar las viviendas y sembradíos de la zona.

En esta comunidad, ubicada en el municipio de Entre Ríos, en Cochabamba, y vecina al campo Surubí, los voluntarios fueron capacitados por bomberos de Fundasol "luego de comprobar que cumplían con las condiciones físicas adecuadas para desarrollar el trabajo en caso de ser necesario", comenta un responsable de Repsol.

Fuentes de la empresa petrolera explican que "esta iniciativa surgió de una necesidad compartida entre los pobladores rurales y la compañía, que se vieron amenazados por los frecuentes incendios forestales producto de los chaqueos".

publicidad

Y agregan que lo que se busca es crear conciencia sobre el peligro que entraña realizar las quemas agrícolas sin un adecuado control. "También transmitir a la comunidad en general, y a los bomberos forestales voluntarios en particular, los conocimientos básicos para actuar ante una emergencia".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad