publicidad

¿Agotado de trabajar?

¿Agotado de trabajar?

Todo en la vida tiene un limite, y el éxito no siempre se logra con un precio tan alto como el de perder nuestra salud.

Cuidado con el exceso de trabajo

Hoy en día todos estamos corriendo una carrera casi desenfrenada por conseguir nuestros objetivos. Está bien que seamos personas con aspiraciones y disciplinadas en nuestra manera de lograr las metas, pero no al punto de vivir tan tensos como las cuerdas de un violín.

Compra los libros de Hada María MoralesTodo en la vida tiene un limite, y el éxito no siempre se logra con un precio tan alto como el de perder nuestra salud mental y física debido a la fatiga causada por el exceso de trabajo.

Las personas llegan a niveles tan peligrosos de agotamiento que, aunque les cueste reconocerlo, están "quemadas", y uno de los grandes errores de los "súper empleados" de hoy es que miran hasta con desprecio el hecho de tomar unas vacaciones, porque consideran que son lo suficientemente capaces como para no detenerse y bajar el ritmo, descansar.

Incluso piensan que tomarse unos días libres es una pérdida de tiempo.

Las vacaciones son necesarias

Lo cierto es que descansar, aunque sea en unas cortas vacaciones, no sólo es de gran beneficio para la salud, sino que ese tiempo de relajamiento y diversión se convierte en  un verdadero bálsamo para nuestro sistema nervioso.

Cuando trabajamos demasiado, nuestro cuerpo que recibe los embates por estar expuesto a horarios extendidos y a veces mal alimentado.

Muchas empresas, además de darle la posibilidad de tomar un periodo de vacaciones a sus empleados, contempla uno o dos periodos de receso o descanso al día, usualmente uno por la mañana y otro por la tarde.

publicidad

En una jornada completa de ochos horas constantes de trabajo, a veces en medio de mucho estrés, manejando situaciones difíciles que necesitan ser atendidas, estos breves recesos llenan a cualquier empleado de energía para seguir adelante.

El agotamiento trae como consecuencia enfermedades tanto mentales como físicas. Y no se trata necesariamente de que terminarás con una camisa de fuerza y hospitalizado. Se trata de padecimientos nerviosos que podrían afectar nuestro vulnerable sistema.

Recuerda que nuestro cuerpo no está hecho de hierro, y si no nos cuidamos, a la corta  a la larga nos pasará la factura.

Señales del agotamiento

Hay algunos factores que nos pueden causar llegar a sentirnos muy agotados, al punto de "quemarnos". Estos son sólo algunos:

- Cuando estamos obsesionados con el trabajo, ya es un asunto para empezar a preocuparse. Ahora bien, ¿qué es ser obsesivo? Cuando pensamos y vivimos sólo para el trabajo, y eso nos agota.

- Cuando nuestro sueño y apetito experimentan cambios que son negativos para el organismo.

- Cuando nos sentimos tan fatigados que nada nos llama la atención, y estamos tan irritables y cáusticos que somos como un hígado de pies a cabeza; transpiramos ácido de batería, cada vez que alguien se dirige a nosotros.

- También podemos experimentar dolores musculares y de cabeza.

Si tienes algunas de estas señales de agotamiento es mejor que respires profundo y retomes tu vida. Si puedes, vista a tu médico para que te explique mejor las consecuencias de una vida saturada de estrés.

publicidad

Si eres gerente u ocupas una plaza de supervisor, al observar este tipo de conducta y las señales de agotamiento en uno de tus empleados es mejor que tomes un tiempo para conversar con él y tratar de ayudarlo.

Si es necesario, sugiérele que se tome unos días de descanso o que no trabaje largas jornadas u horas extras. Esto beneficiará no sólo al individuo afectado sino que a la empresa, ya que una persona agotada puede estar propensa a sufrir accidentes en el trabajo y, al bajar su rendimiento causar pérdidas económicas a la empresa.

Consejos para organizar tu trabajo

Una de las causas que nos ponen tensos y agotados es el trabajar de forma desorganizada. El empleado organizado y enfocado en lo que hace trabaja con menos carga de estrés.

Para eso, a continuación algunas sugerencias.

- Organízate en tu trabajo: Trata de preparar una agenda laboral y a definir prioridades.

- Aprende a delegar: Una verdadera cura para las mentes sobrecargadas es delegar actividades y responsabilidades en personas de confianza.

- Programa tiempo para ti mismo y comprométete a cumplirlo. Una buena caminata siempre puede ser muy gratificante.

Piensa siempre que la perfección en todo no es una buena aliada en todos los aspectos de la vida tanto laboral como personal.

Busca tus metas, trabaja y esfuérzate para lograrlas, pero no a costa de tu salud y de quedar todo "quemado" porque no supiste o no quisiste buscar un balance entre tu trabajo y tu vida personal.

publicidad

Hada María Morales trabaja en una agencia gubernamental donde a diario ayuda a personas en su búsqueda de oportunidades laborales. Es autora además de varios libros como "Vístete para triunfar" y "Atrévete a alcanzar el éxito". Puedes escribirle a: hada_morales@yahoo.com.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad