publicidad
En sólo 14 años, Paul Rayan, un católico de origen irlandés, logró encumbrarse en la jerarquía política republicana en la Cámara de Representantes hasta convertirse en guía indiscutible del partido en temas fiscales.

Ryan se convierte en la estrella de la Convención Nacional Republicana de Tampa

Ryan se convierte en la estrella de la Convención Nacional Republicana de Tampa

El legislador de Wisconsin es uno de los predilectos del ultraconservador Tea Party, que lucha por el control del Partido Republkicano.

En sólo 14 años, Paul Rayan, un católico de origen irlandés, logró encum...
En sólo 14 años, Paul Rayan, un católico de origen irlandés, logró encumbrarse en la jerarquía política republicana en la Cámara de Representantes hasta convertirse en guía indiscutible del partido en temas fiscales.

Ryan se convierte en la estrella de la Convención Nacional Republicana de Tampa

Rayan estrella de la convención republicana

TAMPA, Florida - El legislador de Wisconsin, Paul Ryan, uno de los predilectos del ultraconservador Tea Party, se convierte en la estrella de una Convención Republicana que pone al descubierto a sectores moderados y radicales que pelean por conducir al Partido.

Ryan, de 42 años, es descrito por el presidente Barack Obama como el “ideólogo” de los republicanos de la Cámara de Representantes, dado su liderazgo en temas económicos, en especial en reducción del déficit presupuestal y reformador de programas como el Seguro Social, Medicare y Medicaid.

Su discurso vespertino busca energizar a una base republicana que parece dispuesta minimizar temporalmente sus diferencias programáticas, a fin de lograr su meta central de desalojar a Obama de la Casa Blanca en las elecciones del 6 de noviembre.

publicidad

¿Qué opina del liderazgo de Ryan en la Cámara de Representantes? Participe en el Foro Destino 2012.

Temas polémicos

Electo a la Cámara de Representantes por el estado de Wisconsin a los 28 años de edad, Ryan comulga con la escuela de nueva generación de políticos conservadores que desdeñan la confrontación retórica con demócratas, a favor de una competencia de planes de gobierno concretos.

En sólo 14 años, el joven católico de origen irlandés logró encumbrarse en la jerarquía política republicana en la Cámara de Representantes hasta convertirse en guía indiscutible del partido en temas fiscales, en su calidad de presidente del Comité de Presupuesto.

Pero sus propuestas, que buscan reformar los mayores programas sociales de gasto del gobierno, a fin de desinflar los déficits crónicos, no siempre han sido recibidas con simpatía por los moderados del partido y en su momento fueron desestimadas por el presidente de la Cámara Baja, John Boehner.

Plan maestro

Su plan maestro plantea la privatización parcial del Seguro Social, la transformación de Medicare (el programa de atención a personas mayores de 65 años) en un esquema de cupones y la entrega a los estados del Medicaid (el plan de cobertura médica a personas de bajos ingresos).

Ryan propone elevar la edad de jubilación de los 65 años actuales a 68 ó 69, lo que lo hizo impopular entre los electores de la tercer edad, aun cuando su plan no altera lo beneficios a los retirados actuales ni a quienes tienen en estos momentos 55 años de edad.

publicidad

Cuando el candidato presidencial republicano Mitt Romney fue cuestionado recientemente sobre los detalles del plan de Ryan, decidió distanciarse y dejar en claro que como presidente seguirá su propio plan, aun cuando apoya la dirección de las ideas de su correligionario.

El impacto

Pero si bien la selección del Ryan despertó de su letargo a una militancia republicana escéptica de las credenciales conservadoras de Romney, quien aprobó una reforma de salud en Massachusetts que inspiró al anatema de la derecha, el Obamacare, hasta el momento no ha traído un bono mayor para Romney.

Una encuesta de la prestigiosa Universidad Quinnipiac mostró que Mitt Romney recibió un apoyo marginal de Ryan dos estados electorales clave, Florida y Wisconsin, y el impacto fue inexistente en el crucial Ohio.

La llegada de Ryan a la caravana de Romney no fue suficiente para remontar la ventaja del presidencial Barack Obama en ninguno de los tres estados.

Ryan tiene sin embargo un nivel de popularidad mayor que el vice presidente demócrata Joe Biden, aunque no está claro si esa ventaja se mantendrá hasta las elecciones presidenciales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad