publicidad

Romney se mueve hacia el centro

Romney se mueve hacia el centro

El aspirante republicano a la Presidencia de EEUU pasó de ser el férreo conservador de las primarias de su partido a un político mucho más moderado.

Movimiento estratégico busca conseguir el máximo número posible de votos indecisos

WASHINGTON, D.C. - El aspirante republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, ha pasado de ser el férreo conservador de las primarias de su partido a un político mucho más moderado en la recta final de la campaña electoral con el objetivo de convencer a los votantes indecisos e independientes.

Romney "tuvo que apelar al ala derecha más conservadora de su partido para ganar la nominación", argumentó a Efe Susan Burgess, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Ohio.

Durante el largo proceso de primarias republicanas que comenzó en enero y quedó sentenciado en mayo cuando se aseguró matemáticamente la candidatura, Romney quiso demostrar que estaba a la altura de rivales como el ex senador Rick Santorum, mucho más radical en su conservadurismo y capaz de conectar con el movimiento derechista Tea Party.

Pero más tarde, y particularmente en estas últimas semanas, Romney "tuvo que moverse hacia el centro" para hacer campaña en contra de su rival demócrata, el presidente Barack Obama, según Burgess.

¿Qué opina de la campaña de Mitt Romney? Participe en el Foro Destino 2012.

Arma de doble filo

La duda para algunos analistas, medios y votantes es saber quién es el "verdadero" Romney: el que gobernó el estado de Massachusetts entre 2003 y 2007 con un carácter pragmático, moderado y tendiendo puentes al bipartidismo o el conservador estricto de las primarias.
publicidad

Las encuestas coinciden en que los ciudadanos tienen una imagen bastante bien definida de Obama, de quién es y qué propone, compartan o no sus ideas, pero no sucede lo mismo con Romney.

Charles Hayes, de 71 años y votante republicano desde la época de Ronald Reagan, no cree sin embargo que exista desconfianza hacia Romney entre los afines al partido y, según dijo a Efe, está seguro de que si llega a la Casa Blanca defenderá "los principios básicos del capitalismo, la libertad, la honestidad y la transparencia".

Cómo lo hará y con qué políticas está por verse.

Palabras dichas

El pasado 3 de octubre, en su primer debate televisado con Obama en la Universidad de Denver, dijo que si llega a la Casa Blanca no recortará los impuestos a los más ricos.

El lenguaje que ha empleado en los tres debates con Obama ejemplifica su cambio de postura en diversos aspectos. Si antes hablaba de un "exceso" de regulación gubernamental recientemente la ha calificado de "esencial".

También ha dicho que todas las mujeres en Estados Unidos "deberían tener acceso" a los anticonceptivos y que no promoverá leyes para restringir el derecho al aborto, después de haber enfatizado su faceta de político pro-vida antes de la recta final de la campaña

Tema migratorio

En su segundo debate ante Obama el 16 de octubre en una universidad neoyorquina Romney se mostró mucho más flexible en materia migratoria e incluso abierto a que los hijos de los indocumentados tengan "un camino para convertirse en residentes permanentes" de Estados Unidos
publicidad

Su política exterior tampoco es la misma. En un principio cuestionó la retirada de las tropas de Afganistán prevista para 2014 y no rechazaba la opción militar para disuadir a Irán de seguir adelante con su programa nuclear.

El pasado lunes, en su último debate con Obama en Boca Ratón (Florida), Romney indicó que si gana las elecciones el calendario de salida de Afganistán se mantendrá y declaró que una acción militar contra Irán debe ser "el último recurso" tras agotar otras vías para "aislar diplomáticamente" a ese país

Su transformación, al menos de palabra, de conservador convencido a moderado está dando mucho juego a Obama, que ha acuñado el término "romnesia" (Romney + amnesia) para criticar lo que considera una falta de coherencia de su rival.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad