publicidad

Romney promete un siglo de domino de EU si gana la presidencia

Romney promete un siglo de domino de EU si gana la presidencia

El precandidato republicano sigue en campaña con miras a los comicios de 2012

Lidera las encuestas

El precandidato presidencial republicano Mitt Romney prometió un "siglo" de dominio de Estados Unidos si gana en 2012, al delinear las piezas clave de su política exterior y las medidas que tomaría en los primeros 100 días de su Gobierno.

"Este siglo debe ser un siglo estadounidense. En un siglo estadounidense, Estados Unidos tiene la economía y el Ejército más fuertes del mundo", dijo Romney, durante un discurso en la academia militar 'The Citadel', en Charleston, Carolina Sur.

En su primer gran discurso sobre política exterior, en el que plasmó los valores conservadores de su partido, Romney afirmó que "Dios no creó a este país para ser una nación de seguidores" y que el destino de Estados Unidos es "liderar el mundo".

"Este es el momento de Estados Unidos. Debemos abrazar el desafío, no acobardarnos, no plegarnos al aislamiento, no ondear la bandera blanca ni rendirnos ante quienes afirman que el momento de Estados Unidos ha pasado", continuó Romney, interrumpido en ocasiones por discretos aplausos.

El ex gobernador de Massachusetts pidió imaginar un mundo sin el liderazgo firme de Estados Unidos, un mundo que, según él, estaría aún amenazado por el extremismo islámico, un Irán con armas nucleares, y la desestabilización de Afganistán y Oriente Medio.

publicidad

Romney planteó la posibilidad de que para entonces continúe la amenaza del "socialismo maligno" de Hugo Chávez en Venezuela o del de Cuba, que la narcoviolencia en México se desparrame al lado estadounidense de la frontera común, siga imparable la inmigración ilegal, y los contrabandistas de drogas y los terroristas "cada vez se abran paso más entre nosotros".

La meta de Romney, que ahora lidera en las encuestas de opinión entre votantes republicanos, es presentarse como una verdadera alternativa al presidente Barack Obama, a quien dedicó una fuerte dosis de ataques durante su discurso por su "visión profundamente equivocada".

Romney delineó las acciones que tomaría en los primeros cien días de su Gobierno, incluyendo la revocación de algunas de las medidas de Obama.

Así, el candidato presidencial dijo que revertirá los recortes de Defensa, aumentará la construcción de barcos de la Armada de 9 a 15 por año, consolidará la política hacia Oriente Medio bajo un solo director regional, y ordenará la presencia de buques en el Mediterráneo y la región del Golfo como elemento "disuasorio" contra el régimen iraní.

También comenzará un diálogo para aumentar la ayuda y cooperación militar con Israel, emprenderá esfuerzos diplomáticos para impulsar los avances de la "Primavera Árabe", y lanzará una campaña para promover las oportunidades económicas en América Latina como alternativa a los modelos de Venezuela y Cuba que, a su juicio, representan una "quiebra moral y material".

publicidad

Al coincidir con el décimo aniversario de la guerra en Afganistán, Romney también dijo que ordenará una "completa revisión" de los esfuerzos de transición para conjurar el regreso de los talibanes, y comenzará conversaciones con México "para fortalecer nuestra cooperación" en los problemas compartidos de seguridad y narcotráfico.

El discurso de Romney ante unos 400 cadetes de The Citadel fue, según observadores, un esfuerzo decisivo para afianzar su ventaja frente al resto de los candidatos presidenciales republicanos en liza, para desbancar a Obama en los comicios de 2012.

Aunque tiene una limitada experiencia en el exterior -fue misionero mormón en Francia hace más de 40 años-, Romney quiere ahora marcar un tono robusto a su política exterior, apoyándose incluso en los principios que guiaron en su día a Ronald Reagan.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad