publicidad

Rick Santorum ganó primarias de Alabama y Mississippi y Romney vence en Hawai

Rick Santorum ganó primarias de Alabama y Mississippi y Romney vence en Hawai

El ex Senador por Pennsylvania gana el sur, Romney vence en Hawai mientras Gingrich y Paul ven peligrar sus carreras.

Santorum ganó el sur y Romney vence en Hawai

El aspirante Rick Santorum ganó el martes las primarias republicanas de Alabama y Mississippi, y volvió a frenar a su principal adversario por la nominación presidencial, Mitt Romney. Los otros dos precandidatos, Newt Gingrich y Ron Paul, se quedaron con mínimas posibilidades de llegar a la Asamblea Nacional del 27 de agosto en Tampa, Florida.

Hasta poco antes del cierre de las mesas electorales en el sur de Estados Unidos Romney confiaba en que dominaría el caucus de Hawai, que finalmente ganó con el 45% seguido por Santorum con 25%, Paul 18% y Gingrich 11%. Pero Rick Santorum había advertido que habría “sorpresas” en la noche del martes 13. Gingrich, por su parte, insistía en que, una vez se conocieran los resultados, sería él quien alzaría con la victoria y prolongaría una elección que cada semana se vuelve más difícil de presagiar.

Con los resultados del martes Gingrich deberá reflexionar si sigue en la contienda y da un paso al costado para unificar el voto conservador alrededor de la campaña de Santorum y enfrentar unidos la candidatura de Romney.

A eso de las 22:30 horas del martes, la cadena CNN proyectó a Santorum como ganador de las primarias de Alabama con el 35% de los votos, seguido por Gingrich con 30%, Romney 28% y Paul 5%. El diario The New York Times proyectó la misma tendencia que CNN.

publicidad

Con los días contados

"Los resultados son claros. Romney sigue luchando por un segundo lugar y su trayectoria electoral no es buena", dijo a Univision.com el analista Fabián  Núñez. "Por primera vez es claro que Santorum tiene serias posibilidades de ser seleccionado como el candidato de su Partido", agregó.

Respecto a los otros dos candidatos, Núñez indicó que "los días de Ron Paul y Newt Gingrich están contados".

El periodista y corresponsal de la cadena ABC, Matthew Jaffe, señaló que "las derrotas sufridas por Romney son preocupantes para él porque, con el voto conservador dividido entre Santorum y Gingrich, tuvo una oportunidad de dar un golpe en la mesa y obtener una victoria importantísima en el sur. Pero con este doble revés va a continuar la división en las filas republicanas. Santorum ahora puede hacer un fuerte argumento para que renuncie Gingrich".

En cuanto a la prolongación del proceso para elegir al candidato republicano, Jaffe dijo que "en la Casa Blanca el Presidente Obama y los demócratas estarán contentos con el resultado, porque va a prolongar la carrera republicana. Romney aún es el gran favorito para ganar la nominación, pero sus derrotas esta noche significan que va a tomar más tiempo de lo que había estimado".

Base insegura

Los resultados del martes en Alabama y Mississippi aparentemente no inquietan al Partido Republicano. Aunque Romney perdió en ambos estados del sur, "gana porque los delegados se distribuyen proporcionalmente. O sea, Romney mantiene su ventaja sobre Santorum en cuanto a los delegados necesarios para llegar a la nominación", dijo la analista Helen Aguirre Ferre. Y agregó que la base más conservadora está favoreciendo "a un candidato más conservador particularmente en los temas sociales, como lo es Santorum".

publicidad

En cuanto al cerrado duelo entre Santorum y Gingrich, precisó que "esto no es inusual en una primaria Republicana. Lo que es inusual es que hay dos candidatos muy conservadores que canibalizan los votos entre ellos", y que el gran ganador en esta batalla es Romney. "El se beneficia".

Aguirre comentó además que tras los resultados del martes en el sur, la carrera de Ron Paul "desaparece de la contienda" y dijo que la campaña del médico libertario "tiene que reconocer que tienen un problema".

Largo camino

Muchos pensaron que el Supermartes iba a definir la carrera para elegir al candidato que el primer martes de noviembre enfrentará al presidente Barack Obama. Los resultados dijeron lo contrario. Romney ganó seis de los 10 estados en juego, pero el número de delegados conseguidos no fue suficiente para amarrar la elección.

En Ohio, estado clave para los republicanos (estadísticas indican que quien gana ahí se lleva la nominación), Romney se impuso, pero la diferencia con Santorum fue estrecha, una especie de empate técnico: 38% a 37% de los votos.

¿Se repetirán los mismos resultados en Alabama y Mississippi?, era la pregunta que flotaba en el ambiente el martes antes del cierre de las mesas electorales.

“Las encuestas están muy cerradas”, dijo Núñez. "Es una elección muy interesante porque las encuestas están muy cerradas".

publicidad

Una muestra de Public Policy Polling dada a conocer el lunes reveló que Gingrich contaba con el 33% de la intención de voto en Mississippi, seguido por Romney con 31%, Santorum 27% y Ron Paul 7%. En Alabama, Romney contaba con 31%, Gingrich 30%, Santorum 29% y Paul 8%.

"Parece que, aunque últimamente se ha visto que las contiendas han sido entre Santorum y Romney, parece que Gingrich tiene posibilidades en estos estados", apuntó Núñez. Pero Gingrich no pudo golpear ni en Alabama ni en Mississippi y ahora tiene comprometida su campaña.

"Si Gingrich no gana por lo menos uno de los estados, es muy posible que entonces crezca la presión para que se salga, porque él y Santorum se están causando mucho daño", anticipó Núñez. Agregó que el ala conservadora del partido republicano "está tratando de convencer a uno de ellos dos (Gingrich o Santorum) que se baje de la carrera y, de esa manera, poder tener un candidato que enfrente a Romney".

Todo indica que no será Santorum el llamado a dar un paso al costado.

Dilema que crece

Los republicanos lo sabían y esperaban que los resultados del martes 13 aclararan el panorama. No se aclaró.

"El sur de Estados Unidos ha demostrado que es poco predecible en estas elecciones", dijo a Univision.com al mediodía del martes la analista Helen Aguirre Ferré. "Vimos que Gingrich gana en Carolina del Sur y Georgia, mientras que Santorum gana en Tennessee". Pero advirtió que Romney posee una campaña más estable que sus dos rivales más cercanos (Santorum y Gingrich), pero que eso tampoco garantizaba quién ganaría las primarias de Alabama y Mississippi.

publicidad

Aguirre tildó las candidaturas de Santorum y Gingrich de "volátiles" y "vulnerables", y explicó que ambos pre candidatos "apelan al mismo votante" tratando de hacer notar quién de los dos es más conservador, una postura que, a su juicio, incomoda al voto católico que se encuentra en el centro del partido y que se siente incómodo en los extremos.

Al resumir la carrera iniciada el 3 de enero en Iowa, Aguirre dijo que hasta ahora "ninguno de los tres candidatos logra convencer al electorado de manera decisiva" y apuntó que, incluso, las encuestas "están disparatadas".

Futuro inmediato

A la pregunta de qué sucederá si Gingrich no gana en Alabama o Mississippi, dijo que el aspirante "queda totalmente desacreditado como un factor clave" para enfrentar a Obama en noviembre. "Si no gana hoy pierde reconocimiento".

Respecto al futuro de Santorum en la contienda, dijo que para el ex Senador por Pennsylvania "hay mucho más en juego", y señaló que la repartición proporcional de delegados lo mantiene con vida.

"Es casi imposible que se acerque a las cifras necesarias para detener la ventaja que tiene Romney. Tampoco tiene el dinero y la infraestructura. Por eso es que las victorias acumuladas por Santorum, hasta la fecha, son impresionantes frente a la organización de Romney. En algunos estados, por cada dólar que ha gastado Santorum en publicidad, Romney ha gastado diez veces o más y aún con eso Santorum sigue en pie. ¿Hasta cuándo? Hoy lo sabremos con mayor certeza", dijo.

publicidad

La victoria en Alabama aclara las dudas de Aguirre.

La analista había dicho además que en el caso que Romney hubiere ganado en Alabama o Mississippi, o en ambos estados, habría "demostrado que tiene la habilidad de unir políticamente a los votantes Republicanos a nivel nacional", y anotó que su punto fuerte en el mensaje "sigue siendo la economía, la generación de nuevos empleos y el alto costo de los combustibles".

Romney no ganó y ahora compromete su campaña, que es muy probable se resuelva el 27 de agosto en la Convención Nacional de Tampa.

Cuestión matemática

Horas antes del conocer los resultados de las primarias de Alabama y Mississippi, Jaffe había presagiado que el martes 13 arrojaría un resultado matemático que, contrario a lo que decían las encuestas, favorecería a Romney sobre Gingrich y Sanrotum.

"Las primarias en Alabama y Mississippi pueden ser una gran sorpresa para Romney. Las expectativas son bajas para él porque no ha tenido mucho éxito en el sur. Pero si el voto conservador se divide por Santorum y Gingrich, Romney podría dar la sorpresa y vencer".

"Si hubiese ganado en ambos estados, hubiere sido un golpe duro para sus rivales. Gingrich, por ejemplo, tendría que pensar en renunciar. Santorum podría seguir, pero no tendría ninguna posibilidad de derrotar a Romney", agregó.

publicidad

Sin embargo, Jaffe pronosticó que "será muy difícil para Romney ganar en ambos estados. Santorum "quien ya ganó en Tennessee la semana pasada" y Gingrich "quien ganó en Georgia" son los favoritos (el Alabama y Mississippi) y ellos van a ver en estos estados una gran oportunidad para acortar la ventaja que tiene Romney. Pero ojo a Hawaii. Ellos también votan hoy y probablemente van a apoyar a Romney. Así es que aunque pierda Romney en el sur, si gana en Hawaii va a seguir añadiendo a su lista de delegados".

Al final, Romney no ganó y Santorum estrechó la distancia con Romney. Gingrich y Paul, por su parte, quedan expuestos a dar un paso al costado y dejar la carrera republicana se resuelva entre Romney y Santorum.

"A este punto de la campaña cada delegado es importante", añadió Jaffe. "Matemáticamente nadie va a poder derrotar a Romney en la carrera para alcanzar la nominación del partido republicano y enfrentar a Obama en noviembre", vaticinó.

Según el conteo de delegados de la cadena CNN, hasta antes de los resultados del martes en Alamaba y Mississippi Romney encabezaba la lista con 459, seguido por Santorum con 203, Gingrich 118 y Paul 66. Un candidato necesita 1,144 delegados para obtener la investidura del partido.

Cómo van hasta ahora

Hasta ahora los republicanos han celebrado elecciones en los siguientes estados:

publicidad

3 de enero: Iowa. Santorum ganó con el 25%, seguido por Romney con 25% y Paul con 21%.

10 de enero: Nueva Hampshire. Romney ganó con el 39%, seguido por Paul con 23% y Jon Huntsman 17%.

21 de enero: Carolina del Sur. Gingrich ganó con 40%, seguido por Romney con 28% y Santorum 21%.

31 de enero: Florida. Romney ganó con 46%, Gingrich 32%, Santorum 13%.

4 de febrero: Nevada. Romney ganó con 59%, Gingrich 21% y Paul 19%.

4 al 11 de febrero: Maine. Romney ganó con 39%, Paul 36% y Santorum 18%.

7 de febrero: Colorado. Santorum ganó con 40%, Romney 35% y Gingrich 13%.

7 de Febrero: Minnesota. Santorum ganó con 45%, Paul 27% y Romney 17%.

7 de febrero: Missouri. Santorum ganó con 55%, Romney 25% y Paul 12%.

28 de febrero: Arizona. Romney ganó con 47%, Santorum 27% y Paul 12%.

28 de febrero: Michigan. Romney ganó con 41%, Santorum 38% y Paul 12%.

3 de marzo: Washington. Romney ganó con 38%, Santorum 25% y Paul 24%.

6 de marzo: Alaska. Romney ganó con 33%, Santorum 29% y âul 24%.

6 de marzo: Dakota del Norte. Santorum ganó con 40%, Paul 28% y Romney 24%.

6 de marzo: Georgia. Gingrich ganó con 47%, Romney 26%, Santorum 20%

publicidad

6 de marzo: Idaho. Romney ganó con 62%, Santorum 18% y Paul 18%.

6 de marzo: Massachusetts. Romney ganó con 72%, Santorum 12% y Paul 10%.

6 de marzo: Ohio. Romney ganó con 38%, Santorum 37%, Gingrich 15%.

6 de marzo: Oklahoma. Santorum ganó con 34%, Romney 28%, Gingrich 27%.

6 de marzo: Tennessee. Santorum ganó con 37%, Romney 28%, Gingrich 24%.

6 de marzo: Vermont. Romney ganó con 40%, Paul 26%, Santorum 24%.

6 de marzo: Virginia. Romney ganó con  59%, Paul 41%.

10 de marzo: Islas Marianas. Romney ganó.

10 de marzo: Guam. Romney ganó.

10 de marzo: Kansas. Santorum ganó con 51%, Romney 20%, Gingrich 14% y Paul 12%.

13 de marzo: Alabama. Santorum ganó con 35%, Gingrich 29%, Romney 29%, Paul 5%.

13 de marzo: Mississippi. Santorum ganó con 33%, Gingrich 31%, Romney 30%, Paul 4%.

13 de marzo: Hawai. Romney ganó con 45%, Santorum 25%, Paul 18% y Gingrich 11%.

En las primarias de este martes Alabama aportó 50 delegados para la Convención Nacional, Mississippi 40 y Hawai 20.

Discute esta noticia en nuestros foros de Destino 2012

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad