publicidad
Demócratas y republicanos buscarán conceso en el paquete presupuestal que deberá aprobar el Congreso.

Republicanos toman control del Congreso en elecciones

Republicanos toman control del Congreso en elecciones

En estas elecciones, los republicanos lograron mantener el control de la Cámara de Representantes, así como obtener mayoría en el Senado.

Demócratas y republicanos buscarán conceso en el paquete presupuestal qu...
Demócratas y republicanos buscarán conceso en el paquete presupuestal que deberá aprobar el Congreso.

Los republicanos conquistaron la totalidad del Congreso en las elecciones legislativas de este martes en Estados Unidos, reduciendo el margen de acción del presidente Barack Obama en sus últimos años en la Casa Blanca.

Además de asegurar el control que mantienen desde 2010 sobre la Cámara de Representantes, los republicanos arrebataron a los demócratas al menos siete bancas claves para garantizar 52 miembros en el Senado de 100 escaños, según televisoras.

Su jefe en la cámara alta, Mitch McConnell, obtuvo la reelección en Kentucky tras una difícil campaña, y muy rápidamente anunció el cambio de aire en Washington.

"Es hora de marchar en otra dirección", dijo McConnell, que a los 72 años se convertirá muy seguramente en el hombre fuerte del Senado. Pero agregó que "tenemos la obligación de trabajar juntos en los temas donde podamos estar de acuerdo".

publicidad

Los republicanos también cantaron victoria de Virginia del Oeste, Iowa, Montana, Colorado, Arkansas y Dakota del Sur, así como Carolina del Norte, destronando a los demócratas en ejercicio en esos estados.

Los republicanos necesitaban arrebatar seis bancas y retener sus predios para conquistar el Senado.

Los demócratas, que llegaron a los comicios con una ventaja de 55 a 45 en número de bancas del Senado, solo pudieron retener New Hampshire.

En Luisiana, otra de las contiendas consideras claves, el ganador se decidirá en un balotaje el 6 de diciembre, luego que ni la senadora demócrata Mary Landrieu ni el republicano Bill Cassidy obtuvieran la mayoría de los votos.

En la remota Alaska, donde el resultado era impredecible, los centros de votación seguían abiertos, y la disputa era más reñida de lo previsto en Virginia, mientras se contaban los votos, según las televisoras.

En las "midterms" o elecciones de mitad de periodo, tradicionalmente crueles para el partido en el poder, los estadounidenses votaban para renovar la los 435 escaños de la cámara baja, 36 de 100 bancas del Senado, y 36 de 50 gobernaciones de estados.

Los estadounidenses también decidían este martes en decenas de referendos que iban desde la marihuana y el aborto, pasando por el salario mínimo.

La capital Washington aprobó legalizar la marihuana, una victoria simbólica que refuerza la tendencia a favor manifestada en otros estados del país, mientras que Florida rechazó el cannabis para fines medicinales.

publicidad

En Florida, el gobernador Rick Scott logró este martes la reelección, superando por mínima diferencia al demócrata Charlie Crist, en una cerrada contienda en la que el electorado latino era considera fundamental.

Los republicanos basaron principalmente su campaña en ataques contra Obama y sus políticas como la controvertida reforma del sistema de salud, "Obamacare".

"Esta noche fue una extraordinaria noche para los republicanos", dijo el senador conservador Ted Cruz a CNN, señalando que la votación "fue un poderoso repudio a la agenda de Obama".

Con la derrota el presidente seguiría los pasos de todos sus antecesores desde Ronald Reagan, enfrentados a la oposición de todo el Congreso al final de sus mandatos.

McConnell anunció que pretendía que los próximos dos años sean productivos para los objetivos republicanos como una reforma fiscal y la revisión de aspectos de la reforma sanitaria "Obamacare".

La relativa impopularidad de Barack Obama se reflejaba en las encuestas de boca de urna este martes.

Dos tercios estimaron que el país marcha en una dirección equivocada, según un sondeo de ABC.

Según una encuesta de CNN, 79% de quienes votaron desaprueban la labor del Congreso menos de un tercio dice estar satisfecho con el gobierno de Obama.

Muchos latinos, que tienden a favorecer a los demócratas, salieron a votar este martes, pero no pocos se quedaron en casa desilusionados por las promesas incumplidas, entre ellas la de una reforma migratoria.

publicidad

"Aquí la gente es un poquito menos dada a votar, sobre todo la gente de origen hispano, como que no le gusta votar, pero después nos quejamos de que las cosas están mal", dijo a la AFP Rosa Sánchez, de origen mexicano tras emitir su voto en Miami.

Según el instituto demográfico Pew Hispanic votarían unos 7.8 millones de los 25.2 millones de latinos habilitados, una cifra récord para la primera minoría del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad