publicidad
Los republicanos celebran la obtención de la mayoría en la sede del Partido en Washington, DC.

Republicanos retoman la mayoría en la Cámara de Representantes

Republicanos retoman la mayoría en la Cámara de Representantes

Republicanos retoman la mayoría en la Cámara de Representantes

Los republicanos celebran la obtención de la mayoría en la sede del Part...
Los republicanos celebran la obtención de la mayoría en la sede del Partido en Washington, DC.

Boehner reemplazaría a Pelosi

El Partido Republicano obtuvo la mayoría en la Cámara de Representantes estadounidense este martes y se la arrebató al Partido Demócrata del presidente Barack Obama, según proyecciones a boca de urna de CNN y MSNBC.

Los republicanos podrían arrebatar un mínimo de 50 escaños a los demócratas, según las proyecciones.

Los demócratas contaban hasta ahora con una mayoría de 255 escaños sobre un total de 435, los republicanos tenían una minoría de 178 y 2 independientes.

Los republicanos expulsaron a los demócratas en Indiana, Florida y Virginia como parte de su pugna el martes por asumir el control de la Cámara de Representantes.

El Partido Republicano derrotó a un puñado de demócratas en distritos ganados por el senador John McCain de Arizona en la campaña presidencial del 2008, en momentos en que muchos votantes se sienten desilusionados con la gestión del presidente Barack Obama y existe una ansiedad generalizada en torno a la economía del país.

publicidad

Con las casillas ya cerradas en la costa este, los republicanos iban adelante de dos decenas de demócratas que actualmente ocupan escaños, y estaban en ventaja en su intento por quedarse con otra media docena de bancas que han quedado vacantes por la jubilación de representantes demócratas.

Después de conocerse las primeras cifras, los republicanos habían capturado nueve puestos que estaban en poder de demócratas, mientras que éstos sólo habían arrebatado uno a los opositores.

En Florida, el representante republicano Sandy Adams derrotó a la representante novata Suzanne Kosmas, mientras que el demócrata liberal Alan Grayson, otro primerizo, perdió frente al ex presidente republicano del legislativo estatal, Daniel Webster. En Virginia, los republicanos se impusieron a un par de demócratas novatos, los representantes Tom Perriello -por quien Obama hizo campaña- y Glenn Nye.

El líder de la mayoría republicana en el Senado de Virginia, Morgan Griffith, derribó al representante Rick Boucher, quien había sido reelegido 14 veces. Y en Indiana, el representante oficialista Baron Hill perdió su intento por reelegirse, mientras que el republicano Larry Bucshon ganó la vacante dejada por el representante demócrata Brad Ellsworth, quien también perdió en su apuesta por llegar al Senado.

Los demócratas pasaban apuros para mantener su mayoría. En un inusual pero estimulante punto para ellos, John Carney batió fácilmente al republicano Glen Urquhart en la competencia para suceder al republicano Mike Castle en el único escaño correspondiente a Delaware, que Castle dejó vacante para postularse al Senado, aunque tampoco salió electo.

publicidad

En Kentucky, el representante John Yarmuth ganó la reelección y Ben Chandler estaba batallando para contener a su rival republicano en el distrito de Lexington.

Pero las pocas victorias fueron eclipsadas por el alcance de las potenciales derrotas demócratas. Algunos primerizos estaban rezagados en contiendas cruciales al igual que algunos de los experimentados candidatos del partido, como el representante John Spratt de Carolina del Sur.

Con los votantes republicanos llenos de energía y alimentados por las bases del movimiento conservador Tea Party a lo largo y ancho del país, el Partido Republicano estaba bien posicionado para apoderarse de los 40 asientos que necesita para controlar la Cámara de Representantes, y tiene posibilidades de agenciarse de unos 20 adicionales o más. Los desmoralizados demócratas sólo tenían oportunidades sólidas de despojar a menos de media docena republicanos de sus escaños.

"Esto todavía no termina", dijo el representante Chris Van Hollen de Maryland, el jefe de campaña del Partido Demócrata para la cámara baja.

Los ciudadanos fueron a votar muy preocupados por la economía e insatisfechos con la manera en que el gobierno federal está trabajando.

Un análisis de The Associated Press de encuestas a boca de urna encontró que los votantes dijeron que la economía empaña cualquier otro asunto entre sus prioridades. También están expresando insatisfacción con Obama y el Congreso, y no tienen ninguna visión favorable para ninguno de los partidos políticos.

publicidad

En un siniestro presagio para los demócratas, las mujeres, que generalmente les dan una amplia ventaja, estaban casi divididas en iguales proporciones en la votación por la Cámara de Representantes, pero los hombres se estaban inclinando decisivamente por los republicanos.

La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, se reunió con los demócratas en un hotel del centro, su fiesta de consuelo ante la masacre, con la duda de qué dimensión alcanzaría ésta.

"No vamos a regresar a las fallidas políticas del pasado", dijo Pelosi, exhortando a los demócratas a "volver a las calles y continuar la lucha".

A unas pocas cuadras, el líder republicano John Boehner de Ohio, encaminado a reemplazar en el cargo a Pelosi si su partido alcanza las victorias esperadas, esperaba a los líderes de su partido, cauteloso de evitar un ambiente festivo en un momento en que los votantes parecen hastiados con las dos agrupaciones políticas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad