publicidad

Republicanos frenaron la hegemonía demócrata

Republicanos frenaron la hegemonía demócrata

Republicanos frenaron la hegemonía demócrata

Mayoría en la Cámara Baja

Los candidatos republicanos fueron los verdaderos triunfadores en estas elecciones. Recuperaron la mayoría en la Cámara de Representantes, ganaron escaños en la Cámara Alta -aunque demócratas mantuvieron la mayoría en el Senado- y también se apoderaron de gobernaciones en varios estados, como en New Mexico, donde Susana Martínez se convirtió en la primera mujer hispana en acceder a una gobernación en el país. Por el lado de las propuestas, California le dijo 'No' a la legalización del consumo de marihuana al votar contra la propuesta 19.

- Haz click aquí para ver todos los resultados de las elecciones

- Click here to review the election results, state by state

Los republicanos expulsaron a los demócratas en Indiana, Florida y Virginia como parte de su pugna el martes por asumir el control de la Cámara de Representantes.

En Florida, Marco Rubio dejó en el camino al independiente Charlie Crist y se quedó con la banca en el Senado. El joven político cubano-americano (de 39 años) se perfila como la gran estrella del Tea Pary, el movimiento ultraconservador del partido republicano, y muchos se atreven a decir que será una carta fuera en las elecciones presidenciales del 2012.

El Partido Republicano derrotó a un puñado de demócratas en distritos ganados por el senador John McCain de Arizona en la campaña presidencial del 2008, en momentos en que muchos votantes se sienten desilusionados con la gestión del presidente Barack Obama y existe una ansiedad generalizada en torno a la economía del país.

publicidad

Otro hispano ascendente ganó la gobernación en Nevada. Se trata de Brian Sandoval, ex juez de distrito en el estado.

Otros republicanos latinos estaban en competencias reñidas en la cámara de Representantes, de la que Bill Flores le arrebató un puesto al demócrata Chet Edwards, quien había estado 20 años en el Congreso.

En Florida, el representante republicano Sandy Adams derrotó a la representante novata Suzanne Kosmas, mientras que el demócrata liberal Alan Grayson, otro primerizo, perdió frente al ex presidente republicano del legislativo estatal, Daniel Webster. En Virginia, los republicanos se impusieron a un par de demócratas novatos, los representantes Tom Perriello -por quien Obama hizo campaña- y Glenn Nye.

El líder de la mayoría republicana en el Senado de Virginia, Morgan Griffith, derribó al representante Rick Boucher, quien había sido reelegido 14 veces. Y en Indiana, el representante oficialista Baron Hill perdió su intento por reelegirse, mientras que el republicano Larry Bucshon ganó la vacante dejada por el representante demócrata Brad Ellsworth, quien también perdió en su apuesta por llegar al Senado.

Los demócratas pasaban apuros para mantener su mayoría. En un inusual pero estimulante punto para ellos, John Carney batió fácilmente al republicano Glen Urquhart en la competencia para suceder al republicano Mike Castle en el único escaño correspondiente a Delaware, que Castle dejó vacante para postularse al Senado, aunque tampoco salió electo.

publicidad

En Kentucky, el representante John Yarmuth ganó la reelección y Ben Chandler estaba batallando para contener a su rival republicano en el distrito de Lexington.

Pero las pocas victorias fueron eclipsadas por el alcance de las potenciales derrotas demócratas. Algunos primerizos estaban rezagados en contiendas cruciales al igual que algunos de los experimentados candidatos del partido, como el representante John Spratt de Carolina del Sur.

Con los votantes republicanos llenos de energía y alimentados por las bases del movimiento conservador Tea Party a lo largo y ancho del país, el Partido Republicano estaba bien posicionado para apoderarse de los 40 asientos que necesita para controlar la Cámara de Representantes, y tiene posibilidades de agenciarse de unos 20 adicionales o más. Los desmoralizados demócratas sólo tenían oportunidades sólidas de despojar a menos de media docena republicanos de sus escaños.

"Esto todavía no termina", dijo el representante Chris Van Hollen de Maryland, el jefe de campaña del Partido Demócrata para la cámara baja.

Los ciudadanos fueron a votar muy preocupados por la economía e insatisfechos con la manera en que el gobierno federal está trabajando.

Susana Martínez, la primera gobernadora

Un análisis de The Associated Press de encuestas a boca de urna encontró que los votantes dijeron que la economía empaña cualquier otro asunto entre sus prioridades. También están expresando insatisfacción con Obama y el Congreso, y no tienen ninguna visión favorable para ninguno de los partidos políticos.

publicidad

En un siniestro presagio para los demócratas, las mujeres, que generalmente les dan una amplia ventaja, estaban casi divididas en iguales proporciones en la votación por la Cámara de Representantes, pero los hombres se estaban inclinando decisivamente por los republicanos.

La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, se reunió con los demócratas en un hotel del centro, su fiesta de consuelo ante la masacre, con la duda de qué dimensión alcanzaría ésta.

"No vamos a regresar a las fallidas políticas del pasado", dijo Pelosi, exhortando a los demócratas a "volver a las calles y continuar la lucha".

A unas pocas cuadras, el líder republicano John Boehner de Ohio, encaminado a reemplazar en el cargo a Pelosi si su partido alcanza las victorias esperadas, esperaba a los líderes de su partido, cauteloso de evitar un ambiente festivo en un momento en que los votantes parecen hastiados con las dos agrupaciones políticas.

Las gobernaciones

Los republicanos le arrebataron el martes a los demócratas el gobierno de Michigan, Tenessee, Kansas,  Oklahoma, New Mexico, Ohio y Pennsylvania, además de que esperaban muchas otras victorias en una jornada en la que se decidirán dos terceras partes de los gobiernos estatales.

A pesar de esto hubo algunos puntos destacados para los demócratas que superaron los pronósticos adversos. En Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo venció al republicano Carl Paladino para ocupar el mismo puesto que su padre, Mario, tuvo hace 20 años.

publicidad

Por su parte los gobernadores demócratas de Nueva Hampshire y Arkansas superaron a los republicanos, pero el partido se temía derrotas en otras contiendas.

El gobernador de Maryland Martin O'Malley superó la dura contienda ante su predecesor, el republicano Robert Ehrlich. El gobernador de Nueva Hampshire John Lynch y el gobernador de Arkansas Mike Beebe también se reeligieron.

Pero la mayoría de las noticias eran malas para los demócratas, pues la tendencia que hubo en las contiendas de los representantes se repitió en los estados.

En New Mexico, Susana Martínez se convirtió en la primera mujer hispana gobernadora, no solo en el estado, sino en todo el país.

En Ohio, se impuso el republicano John Kasich mientras que en Michigan el empresario republicano Rick Snyder, que se comprometió a mejorar la devastada economía, derrotó al demócrata Virg Bernero. La actual gobernadora demócrata Jennifer Granholm no se molestó en intentar reelegirse.

En Oklahoma, la representante federal republicana Mary Fallin se convirtió en la primera gobernadora del estado al derrotar al vicegobernador demócrata Brad Henry. Mientras tanto, en Pennsylvania triunfó el republicano Pat Toomey, quien derrotó el demócrata Joe Sestak.

En Tennessee, el republicano Bill Haslam venció al demócrata Mike McWherter. El gobernador demócrata Phil Bredesen no podía reelegirse nuevamente debido a las normas estatales.

publicidad

En Kansas el senador conservador republicano Sam Brownback venció al senador demócrata Tom Holland. La demócrata Kathleen Sibelius dejó vacante el gobierno estatal al unirse al gabinete del presidente Barack Obama y fue reemplazada por el gobernador interino Mark Parkinson, pero no intentó postularse para un periodo completo.

En una contienda muy importante en la que ambos partidos gastaron millones, el gobernador republicano de Texas Rick Perry, que ya ha tenido el puesto por 10 años, derrotó al demócrata Bill White, ex alcalde de Houston. Perry, que sobrevivió a las duras elecciones primarias de su partido, se había aliado con el ala del Partido Republicano a la que pertenece Sarah Palin, ex gobernadora de Alaska.

El vicegobernador republicano de Dakota del Sur, Dennis Daugaard, derrotó al demócrata Scott Heidepriem. Alabama también se mantuvo en manos de los republicanos con el triunfo de Robert Bentley.

En Nebraska el republicano Dave Heineman se reeligió fácilmente ante el candidato demócrata Mike Meister.

Los demócratas buscan premios de consolación, como una victoria del demócrata Jerry Brown para retomar el cargo que ostentó hace décadas en California, el estado más poblado de la nación.

Pero claramente, los demócratas no disfrutan esta jornada electoral, en la que un fuerte ímpetu contrario a los funcionarios electos se suma a una tasa de desempleo que durante meses se ha mantenido casi en 10%.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad