publicidad
Pese a que Mitt Romney obtiene una leve ventaja sobre Barack Obama en la intención de voto, ambos candidatos marchan empatados rumbo a los comicios del primer martes de noviembre.

Obama y Romney emprenden la etapa más intensa de sus campañas electorales

Obama y Romney emprenden la etapa más intensa de sus campañas electorales

Los candidatos emprendieron este fin de semana la etapa más intensa de sus campañas electorales.    

Pese a que Mitt Romney obtiene una leve ventaja sobre Barack Obama en la...
Pese a que Mitt Romney obtiene una leve ventaja sobre Barack Obama en la intención de voto, ambos candidatos marchan empatados rumbo a los comicios del primer martes de noviembre.

Washington - El mandatario Barack Obama y el, ahora ya oficial, candidato presidencial republicano, Mitt Romney, virtualmente empatados en las encuestas de opinión, emprendieron este fin de semana la etapa más intensa de sus campañas electorales.

Romney, de 65 años de edad, fue designado candidato presidencial el jueves en la culminación de una reñida temporada de primarias y una Convención Nacional Republicana en Tampa, Florida, que también nombró como candidato a la vicepresidencia al representante de Wisconsin, Paul Ryan.

Obama, que inició una gira por Iowa, Colorado, Ohio y Virginia, concurrirá la semana próxima en Charlotte, Carolina del Norte, a la Convención Nacional Demócrata que hará oficial su candidatura para la reelección en los comicios del 6 de noviembre.

publicidad

Habitualmente, y dada la atención de los medios al menos al discurso de aceptación de candidatura, las convenciones fortalecen la posición de los candidatos en las encuestas, pero las más recientes no señalan una mejoría notable para Romney.

El sitio de internet RealClearPolitics, que elabora un promedio de las mayores encuestas del país, muestra que aún incluyendo los sondeos de opinión realizados tras la convención republicana, Obama mantiene una ventaja, ínfima, pero ventaja sobre Romney.

Los analistas esperaban que, al menos por unos días, la candidatura del republicano luciera más atractiva que la de Obama, hasta que la pompa y el espectáculo desde Charlotte equilibrara los pareceres.

Una encuesta de Gallup realizada ayer, viernes 31 de agosto, da a Obama el 47 % del favor de los posibles votantes, y a Romney el 46 %.

Hablando en Cincinnati (Ohio) en la fecha que arranca la temporada de fútbol universitario, Romney usó una metáfora deportiva y dijo que "si el equipo tiene un entrenador que ha ganado cero partidos y ha perdido 23 millones, uno sabe que es tiempo de cambiar de entrenador".

Los republicanos afirman que hay en el país 23 millones de desempleados.

"Es tiempo de que Estados Unidos tenga, otra vez, una temporada ganadora y nosotros vamos a dársela", afirmó Romney.

El republicano prometió que él reducirá el déficit del Gobierno federal y bregará para balancear el presupuesto, abrir nuevos mercados internacionales para los productos estadounidenses y que combatirá las prácticas comerciales desleales de los competidores de EE.UU.

publicidad

Ahora que se aseguró la candidatura, la campaña de Romney procurará centrar los discursos de promesas y las andanadas de críticas en la situación económica de Estados Unidos, dejando en segundo plano asuntos como el aborto y los casamientos de homosexuales que preocupan a una minoría conservadora.

El presidente Obama viajó a Iowa en el inicio de una gira que lo llevará a cuatro estados que, según las encuestas, son algunos donde es incierta la decisión de los votantes.

En su mensaje radial sabatino, el presidente destacó los esfuerzos de su Gobierno para poner fin a las guerras en Irak y Afganistán, y las medidas que ha tomado para brindar ayuda a los excombatientes que vuelven a Estados Unidos, en busca de empleos o afectados física y psicológicamente por las campañas.

Ayer, en Fort Bliss, Texas, el presidente conmemoró dos años desde que su Gobierno puso fin a las operaciones de combate de las tropas de Estados Unidos en Irak.

En el contexto de la política electoral Obama puede atribuirse los méritos por la conclusión de las operaciones de combate en Irak, el comienzo de la retirada desde Afganistán y, sobre todo, por la muerte del jefe de Al Qaeda, Osama bin Laden, un logro que eludió a su predecesor, el republicano George W. Bush.

El énfasis de Obama en su política exterior busca, además, respaldar el argumento de la experiencia en la conducción del Gobierno de la mayor potencia del mundo, un área en la cual el republicano Romney poco tiene para mostrar.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad