publicidad
El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante un acto de la Cumbre de la OTAN celebrada el fin de semana en Chicago.

Obama en plena agenda internacional pero con un ojo en las elecciones

Obama en plena agenda internacional pero con un ojo en las elecciones

El presidente pasó el fin de semana tratando de poner fin a la guerra en Afganistán, a evitar otra en Irán y a salvaguardar la economía mundial.

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante un acto de la Cum...
El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante un acto de la Cumbre de la OTAN celebrada el fin de semana en Chicago.

Un final responsable a la guerra en Afganistán podría ser beneficioso para la campaña electoral del mandatario

CHICAGO - El presidente estadounidense Barack Obama pasó el fin de semana tratando de poner fin a la guerra en Afganistán, a evitar otra en Irán y a salvaguardar la economía mundial, todo esto teniendo en cuenta que cualquier traspié podría costarle la reelección en noviembre.

En general la política exterior no es un factor decisivo en las elecciones presidenciales estadounidenses, sin embargo, los imperativos de la diplomacia pueden transformarse en una playa minada para un candidato, tal y como demostró recientemente el caso del disidente chino Chen Guangcheng.

La cumbre del G8 en Camp David del viernes y sábado, además del cónclave de la OTAN en Chicago el domingo y el lunes, han permitido a Obama ocupar la escena internacional en plena campaña electoral, mientras su rival republicano, Mitt Romney, trata de existir mediante la publicación de comunicados.

publicidad

Participe en el Foro Destino 2012.

A corto plazo

Después de poner término a la guerra en Irak, Obama piensa anunciarle a los electores el final del conflicto en Afganistán. Pero al mismo tiempo, el demócrata debe de asegurarse de que el repliegue no provocará un hundimiento del convulso país.

En Chicago, Obama y los mandatarios de los otros 27 países aliados de la OTAN acordaron el traspaso de las operaciones al ejército y al gobierno afgano en 2013. A partir de esa fecha asumirían un papel de apoyo que se prolongaría hasta 2014, fecha de la salida definitiva de las tropas de la OTAN.

El presidente estadounidense trata también de obtener respaldo financiero para reconstruir Afganistán y evitar el regreso de la red terrorista Al Qaeda al país, donde había establecido su base.

Beneficio político

Un final responsable a la guerra podría ser beneficioso para la campaña electoral de Obama, incluso si esa no es la motivación principal del presidente, estimó Mark Jacobson, ex representante civil de la OTAN en Afganistán.

"¿Existe un beneficio político para el presidente Obama en demostrar una presencia fuerte sobre las cuestiones de seguridad nacional?", se pregunta el experto al responder sin dudar: "Por supuesto".

Otro de los temas sensibles de la agenda es Irán. Durante la cumbre del G8 del viernes y el sábado Obama y los jefes de Estado de los países más ricos del planeta volvieron a presionar al régimen de Teherán, esperando que las sanciones obliguen al gobierno a detener su programa nuclear.

publicidad

Eventuales operaciones militares estadounidenses o israelíes contra Irán podrían provocar una subida del precio del petróleo y poner en peligro la lenta recuperación económica norteamericana.

Embargo al petróleo iraní

En Camp David, los líderes del G8 aseguraron que el mercado mundial sería aprovisionado en petróleo una vez que el embargo europeo sobre el crudo iraní entre en vigor el primero de julio.

Pero lo más importante para la reelección de Obama es el estado de la economía estadounidense que continúa su lenta recuperación, pero que sigue siendo incapaz de absorber un eventual empeoramiento de la crisis en Europa.

Durante el G8, Obama trató de situarse entre los gobiernos que defienden la austeridad y los dirigentes, como el nuevo presidente francés François Hollande, que prefieren una política de reactivación económica.

En definitiva, la suerte de Barack Obama podría jugarse en función de un acontecimiento que no puede controlar, a pesar de ser considerado como el hombre más poderoso del planeta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad