publicidad
.

Obama aceptó responsabilidades por triunfo republicano logo-noticias.6bc...

Obama recibió un duro castigo en las urnas, solo dos años después de la paliza que los demócratas le propinaron a los republicanos.

Obama aceptó responsabilidades por triunfo republicano

Obama aceptó responsabilidades por triunfo republicano

Obama acepta responsabilidades por triunfo republicano

Obama recibió un duro castigo en las urnas, solo dos años después de la...
Obama recibió un duro castigo en las urnas, solo dos años después de la paliza que los demócratas le propinaron a los republicanos.

Demócratas perdieron la Cámara Baja

WASHINGTON, DC - El presidente Barack Obama admitió este miércoles que su gobierno "no avanzó" lo suficiente en el sector económico, al día siguiente del revés que sufrió el partido demócrata en las elecciones legislativas, pero negó que los resultados impliquen un rechazo de su agenda.

"Creo que no hay duda que la principal preocupación de la gente es la economía. Y la razón por la cual expresaron una gran frustración es el hecho de que no avanzamos lo suficiente en la economía", declaró el mandatario.

Los demócratas perdieron el martes el control de la Cámara de Representantes y parte de su mayoría en el Senado en beneficio de los republicanos.

publicidad

"Creo que tenemos que asumir la responsabilidad directa por el hecho de que no progresamos tanto como hubiéramos querido" en la recuperación económica y la creación de trabajos, añadió.

Obama, que tenía una amplia mayoría a su favor a su llegada al poder hace dos años, admitió que se sentía "mal" personalmente por este rotundo revés.

El presidente aseguró estar dispuesto a trabajar conjuntamente con la oposición sobre la disminución del déficit público, uno de los temas mencionados repetidamente por votantes para expresar su frustración.

Pero rechazó que eso implique sólo a los demócratas.

"Creo que eso es una cuestión importante tanto para demócratas y republicanos", dijo.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama dijo que cuando el Congreso vuelva a sesionar, "mi meta será asegurarnos que no tengamos un gran aumento de impuestos para las familias de clase media". No mencionó su propósito de permitir que expiren los recortes a la clase alta, en el que había insistido durante la campaña, contra la voluntad de los republicanos.

El mandatario dijo que estaba ansioso por dialogar con líderes de ambos partidos "y encontrar la manera en que podamos avanzar juntos".

"No será fácil", dijo, ya que los dos bandos tienen profundas divergencias en algunos temas clave.

publicidad

La derrota fue humillante para la otrora figura avasallante del presidente y el cambio se notó en su rueda de prensa. Ya no sonrió ni se mostró efervescente, sino más bien sombrío, al reconocer que sus medidas pueden haber distanciado a muchos ciudadanos.

"Creo que la gente comenzó a observar todo esto y le pareció que el gobierno se estaba volviendo mucho más intrusivo en sus vidas de lo que estaban acostumbrados", reconoció.

Sin embargo, tampoco izó una bandera de rendición.

"Ningún partido será capaz de ordenar a dónde vamos en adelante", dijo, en una clara advertencia a los opositores de que no cederá a sus exigencias de una política económica conservadora.

Obama prácticamente repitió la posición de los republicanos, que horas antes dijeron que estaban dispuestos a hacer concesiones dentro de ciertos límites.

Con un desempleo de 9.6%, ambos bandos enfrentan presiones para encontrar un camino consensuado, pero al mismo tiempo desean retener el apoyo de grupos clave para la elección del 2012: los republicanos necesitan al naciente movimiento conservador Tea Party y Obama, a los votantes que lo llevaron a la Casa Blanca.

Obama dijo que estaba dispuesto a debatir recortes a los gastos de salud, luego de su histórica reforma, "si los republicanos tienen algunas ideas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad