publicidad

La eliminación de pesticidas perjudica a los productores de fresas

La eliminación de pesticidas perjudica a los productores de fresas

La registración del iodometano como alternativa aceptable fue la base para una eliminación acelerada del bromuro de metilo. 

Víctor Ramírez pertenece a una familia que ha producido fresas en la Costa Central de California por tres generaciones

Desde el principio, la polémica del iodometano posicionóse enfrentó la ira de los activistas del medioambiente con la ciencia calculada de una compañía de pesticidas trayendo un nuevo producto al mercado.

Después de varios años de acaloradas discusiones y peleas en los tribunales, uno prácticamente podía escuchar al fabricante Arysta gritando “¡Basta!” cuando anunció recientemente que estaba retirandosacando el los pesticidas de California.

Algunos pueden considerar estas batallas políticas entretenidas. Las pueden usar para obtener ganancias, titulares o estatus. Pero éstos no son los que en definitiva sienten el dolor que causan todo este juego, desinformación e incertidumbre.

Como productor de fresas en California, yo me despierto todos los días preguntándome si mis plantas están sanas, si la cosecha podrá mantener a mi familia y mis aproximadamente 100 empleados de tiempo completo y sus familias. El retrato de los agricultores tratando de inundar sus campos y sus plantas con químicos tóxicos no sólo es ingenuo sino fenomenalmente insultante.

Los agricultores de California siguen las leyes medioambientales más estrictas del país. Nosotros no haríamos nada que pusiera en riesgo a nuestras familias, nuestros empleados y nuestras comunidades.

publicidad

Algo más que se perdió en la retórica fue el hecho de que los productores de fresas nunca adoptaron el iodometano. Contrariamente a las alegacionesquejas de uso generalizado, sólo una de más de 500 familias productoras de fresas en el estado lo usó alguna vez.

Sin embargo, la eliminación del iodometano es preocupante porque éste fue desarrollado por la Universidad de California como una alternativa más segura que otro fumigante, el bromuro de metilo, que se está eliminando por tratado internacional.

La registración del iodometano como alternativa aceptable fue la base para una eliminación acelerada del bromuro de metilo.  Esto sería desastroso porque los fumigantes son necesarios para la limpiar la tierra de enfermedades antes de plantar las semillas. Un estudio de UC Davis anticipa que si los dos fumigantes se cancelan, California perdería 23,690 trabajos y $1,580 millones en ingresos.

Y éstos no son cualquier trabajo. Yo represento la tercera generación de una familia agricultora hispana, y he visto personalmente cómo las fresas les dieron dio una chance oportunidad aldel Sueño Americano a mis padres y muchos otros inmigrantes mexicano-americanos. Se estima que 70 por ciento de los productores de fresas en California son hispanos,  cada uno trabaja en promedio 90 acres, y colectivamente contribuyen $1,400 millones anualmente a nuestras comunidades locales.

publicidad

Proteger esta forma de vida es una prioridad. El asambleísta Luis Alejo, D-Watsonville, está instando al gobernador a establecer un grupo de trabajo para desarrollar formas de proteger las comunidades agrícolas de California. “Simplemente no podemos decir que ya está”, Alejo le dijo al periódico Santa Cruz Sentinel. “Mientras seguimos enfrentando la peor crisis fiscal en la historia de California, la pérdida potencial de trabajos e ingresos en la agricultura es impensable e inaceptable”.

Estoy de acuerdo.  La situación no es buena.

Primero, como lo sugiere Alejo, necesitamos consenso que proteger las comunidades de agricultores es una prioridad. Debemos preservar las opciones de pesticidas existentes y al mismo tiempo desarrollar alternativas más sostenibles.

Estas opciones no son mutuamente excluyentes. Por ejemplo, yo he producido fresas orgánicas y convencionales. El enfoque convencional me ofrece la estabilidad financiera para poder asumir el riesgo de producir fresas orgánicas. De la misma forma, a través de la producción orgánica adquiero nuevas aptitudes que puedo aplicar en la producción convencional. Así es como el medioambiente y la economía pueden apoyarse mutuamente.

Segundo, nuestros funcionarios y reguladores deberían instar a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) a que permita el uso continuo de pequeñas cantidades de bromuro de metilo. Los productores de fresas de California han demostrado que pueden disminuir paulatinamente el bromuro de metilo "ganando un premio medioambiental de la EPA. Pero ahora las reglas han cambiado. El sustituto que la EPA les dijo a los productores que usaran ya no está disponible.

publicidad

Tercero, debemos seguir investigando alternativas viables a los pesticidas fumigantes. Este mes el Departamento Estatal de Regulación de Pesticidas (DPR) y la Comisión de Fresas de California anunciaron una sociedad colaboración de investigación con esta meta. Aplaudimos la propuesta presupuestaria del gobernador Jerry Brown, que dirige honorarios pagados por la industria al DRP usa pagos de la industria al DPR para la investigación de nuevas herramientas para los agricultores.

Yo me enorgullezco de producir fresas apropiadamente. Es una práctica común entre los productores de fresas hacerlo holísticamente, incorporando métodos orgánicos como aspiradoras de bichos, flores que atraen insectos beneficiosos y otras formas que limitan la dependencia en pesticidas.  

Nunca más podemos permertir otra vez ser tomados de rehenes por No podemos darnos convertirnos otra vez en rehenes de las peleas entre una sola compañía de químicos y un puñado de activistas equivocados que no entienden las realidades de la agricultura. Debemos trabajar en nuestros campos para cultivar trabajos reales, comida sana y un ambiente más seguro para las generaciones futuras.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad