publicidad
Elecciones regionales Francia

Francia dice no a la extrema derecha en los comicios regionales

Francia dice no a la extrema derecha en los comicios regionales

La extrema derecha francesa no consiguió conquistar ningún gobierno regional en la segunda vuelta de las elecciones locales

Elecciones regionales Francia
Elecciones regionales Francia

La extrema derecha fracasó en su objetivo de conquistar por primera vez un gobierno regional en Francia, ya que no ganó ninguna región este domingo en la segunda vuelta de los comicios, pese a su resultado histórico en la primera vuelta.


Según los resultados definitivos, la oposición de derecha ganó en siete de las 13 regiones de Francia, entre ellas la Isla de Francia (la región de París), que la izquierda gobernaba desde hacía 17 años.


Por su parte, la izquierda en el poder, que hasta ahora dirigía todas las regiones menos una, limitó las pérdidas que se le auguraban y ganó en cinco. En Córcega, ganó por primera vez la lista nacionalista.


publicidad


Los partidos tradicionales se beneficiaron con una mayor movilización del electorado, con una participación del 58.53%, 8.5 puntos más que en la primera vuelta.


La elección estuvo marcada por los llamados de políticos y de numerosas asociaciones, que exhortaron a "bloquear el camino" al ultraderechista Frente Nacional (FN).


Durante toda la semana de campaña, tanto la izquierda como la derecha se esforzaron en atraer a las urnas a los electores que se habían abstenido en la primera vuelta. La izquierda retiró incluso a sus listas en las dos regiones en las que el FN estaba mejor situado y llamó a votar por el candidato de la derecha.


Relacionado
Elecciones regionales Francia
Frente Nacional domina elecciones regionales en Francia
El movimiento ultraderechista francés Frente Nacional ganó mayor apoyo que cualquier partido durante la primera vuelta de las elecciones regionales


Analistas destacaron que pese a su desgaste, el gobernante Partido Socialista logró conservar numerosas regiones, aunque perdió la presidencia de la región de París.


La movilización ciudadana, con una tasa de participación que rondó el 60 %, dio la vuelta a los resultados de la semana pasada, y evitó que los ultraderechistas escaparan de su limitación histórica, la de superar el 50 % de los votos en una segunda ronda.


Pero el propio primer ministro, Manuel Valls, advirtió que no es momento de "alivio" ni de "triunfalismos", porque el peligro de la extrema derecha, según lo demuestra la primera vuelta y elecciones pasadas, "no se ha eliminado".


"Todo esto nos obliga a escuchar más a los franceses, a actuar sin pausa, más rápido, para obtener mayores resultados: el empleo, la formación de los parados, el aprendizaje de nuestros jóvenes, que deben movilizar más que nunca todas nuestras energías", apuntó.


publicidad


El año 2017, fecha de las presidenciales, apareció en los discursos de todos los representantes políticos, que vieron estos últimos comicios como una nueva fotografía de la situación que puede esperarse dentro de dos años.


"El país se divide ahora entre los mundialistas, partidarios de diluir a los franceses en el magma mundial, y los patriotas, que consideran que la nación es el mejor espacio para protegerles", clamó Le Pen, que animó a los franceses a unirse a su movimiento "por la libertad individual y colectiva".


Este lunes será el día en que los partidos analicen en sus respectivos burós el resultado de estos comicios, pero poco después del cierre de las urnas la carrera hacia esas nuevas elecciones ya había empezado.


Fuentes de la presidencia gala han negado en los últimos días que el presidente, François Hollande, tuviera previsto modificar el Gobierno fuera cual fuera el resultado de las regionales, pero según un sondeo publicado hoy por el canal "M6", el 48 % de los franceses dice querer ya un cambio de primer ministro. 


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad