publicidad

De tú a tú con Willie Wilson candidato por la alcaldía de Chicago

De tú a tú con Willie Wilson candidato por la alcaldía de Chicago

Conoce Su visión, y lo que propone para mejorar la economía, educación y seguridad pública en Chicago si es electo como el próximo alcade. 

De tú a tú con Willie Wilson candidato por la alcaldía de Chicago Univision

Gracias por estar con nosotros. Empecemos esta entrevista hablando de la economía y el empleo. En 2012, Chicago encabezó la lista de las ciudades que crearon más empleos.

Sin embargo, según un estudio de la organización The Grassrootss Collaborative, de los 52 mil trabajos creados en el centro de la ciudad, solo 1 de cada 4 se lo ganó un residente de Chicago. ¿Qué va a hacer para asegurar que los residentes de Chicago tengan empleos y que los nuevos empleos sean para los residentes de Chicago?

Walls:

Hay otro estudio que dice que Chicago está en los últimos lugares en cuanto a recuperación económica. Es muy desafortunado. El alcalde ha prometido muchos y muchos trabajos, pero ha cumplido con muy pocos. Y como indicas, muchos de esos trabajos, no se los llevan los residentes de Chicago, van para personas que vienen de afuera. Tenemos dos programas fuertes para el desarrollo económico.

El primero estaba intencionado para eliminar los desiertos alimentarios, particularmente en las 22 comunidades, donde no tienes productos agrícolas frescos, carnes frescas, lácteos frescos. Nosotros creemos que debe haber un supermercado cada 1.4 millas en Chicago porque mucha gente no tiene transporte propio y tiene que ir caminando. No puede permitirse viajar en autobús y además pagar el mandando. Tienen que tener supermercados cercanos.

Tenemos una iniciativa llamada “Grocers Community Owned and Operated” (abarroteros que le pertenecen a la comunidad y son controlados localmente). Esta iniciativa requiere de fondos TIF -600 millones de dólares- para crear 60 tiendas pequeñas y medianas de abarrotes y 20 supermercados grandes que le pertenezcan a la comunidad.

publicidad

Estas tiendas tendrían productos agrícolas, carnes y lácteos frescos, así  como un espacio para los productos que proveerían personas de afuera de la comunidad. Serían dirigidos profesionalmente, pero lo más importante es que les pertenecerán a la gente de la comunidad y los precios serían los adecuados. Esa es una de las iniciativas. Crearía 50 mil empleos.

Tenemos una segunda iniciativa. Usaríamos el Programa de Capital para Mejoras (CIP, en inglés) para dar una subvención de un millón de dólares a los negocios pequeños y medianos, que son diversos y están a lo largo de la ciudad, en todos los barrios.

Ese millón de dólares tendría que ser utilizado para la creación de empleos. Por cada 20 mil que les damos, ellos tendrían que  crear un empleo. Permitiría el crecimiento de estos negocios pequeños y medianos. Si tienen dinero extra, pueden contratar contadores, gente que hace investigaciones, especialistas en mercadeo, gente que sabe de producción y envíos. Eso es lo que necesita Chicago.

No podemos convertirnos en una economía [compuesta por] proveedores de servicios. Chicago no ha tenido una industria de la que puede apropiarse desde que desaparecieron las empacadoras de carne. Queremos asegurarnos de que Chicago este creciendo y floreciendo económicamente.

Érika:

El Concejo Municipal acaba de aprobar un aumento al salario mínimo a 10 dólares [la hora] para junio de este año y 13 dólares [la hora] para 2018. Sin embargo, algunos expertos temen que muchos negocios se irían de Chicago, a otros suburbios que no exigen tanto.

publicidad

También creen que muchos trabajadores de afuera vendrían a la ciudad, atraídos por la mejor paga. ¿Si se convierte en alcalde, qué va hacer para asegurarse que los trabajos vayan para la gente a la que estaba planeada, para la gente que se subió el salario mínimo?

Wall:

En Chicago tenemos oportunidades económicas limitadas. Cuando creemos el programa para crear empleos, uno de los requisitos será que un porcentaje de los trabajos vayan para los residentes de Chicago. Hay dos modos de ver esto. Henry Ford, de la industria de la fabricación de autos, decía ‘quiero pagarle a mis trabajadores lo suficiente para que puedan comprar mis autos’.

Sabemos que la gente que vive de quincena a quincena, gasta de quincena a quincena. Si aumentamos el salario mínimo, en vez de tener ese dinero en las cuentas bancarias de las grandes corporaciones, se lo lleva la gente pequeña y lo gasta en sus comunidades. Y eso ayudará a los negocios. No temo que los negocios se vayan a los suburbios, pero si lo hacen, otro tomará su lugar. Es cuestión de oferta y demanda. Mientras que haya demanda, habrá algún empresario para la gente.

Érika: 

Hablemos de la reforma de pensiones. Cada año la ciudad de Chicago enfrenta un déficit [presupuestario] aún más grande, en parte porque no ha reformado su sistema de pensiones en Springfield. ¿Qué piensa hacer para finalmente poner punto final a esta situación? ¿Cómo trabajara con Sprinfield para lograr esto?

publicidad

Walls:

Springfield está sufriendo porque ellos ahora esperan  fallo en los tribunales que determinará si pueden reducir los beneficios de empleados. O aumentar la edad en que los beneficiarios pueden beneficiarse. No creo que las cortes fallarán a favor de Springfield, lo cual significa que la carga es para nosotros. Obviamente tenemos que mantener nuestro compromiso con esos empleados de largo plazo, a quien se les ha prometido esta pensión. Para los nuevos empleados tenemos que establecer un nuevo estándar.

En vez de un programa de beneficios definidos, debemos tener un programa de contribuciones definidas. También tenemos que tener el equivalente a un programa 401-K, en vez que pagarle a las personas de manera exhaustiva. Debe de estar basado en la devolución de las inversiones.

Tenemos que reducir el costo de manejar estas pensiones. La municipalidad y la policía lo hacen bien, pero los bomberos y trabajadores no lo hacen nada bien. Tenemos que aumentar la edad de jubilación, para los nuevos empleados, no los actuales. Nada cambiaria para los empleados actuales.

Tenemos que eliminar el aumento salarial automático de 3 por ciento para los nuevos empleados, no para los existentes. Es importante marcar esa distinción porque no queremos que la gente piense que vamos a quitarles lo que ya tienen. Pero aún más importante, tenemos que asegurarnos, que las ganancias de esas inversiones vayan aumentando.

publicidad

Tenemos una obligación de 550 millones de dólares. Y tenemos programas diseñados para ahorrarle dinero a la gente de Chicago, que nos permitirán hacer ese pago en 2016.

Érika:

¿Aumentaría los impuestos en la ciudad, dado el hecho que tenemos este gran déficit en la ciudad, y no sabe cómo enfrentarlo?

Walls:

Sabemos cómo enfrentarlo y sin aumentar los impuestos. Una de las cosas más importantes, que quiero que la gente entienda, es que ahorita la ciudad paga sus cuentas, usando lo equivalente a una tarjeta de crédito. Tenemos una deuda para pagar los servicios. Tenemos que llegar al punto de utilizar una tarjeta de débito para pagar nuestras deudas. Una tarjeta de débito, con  fondos en el banco. Para que no estemos tomando dinero prestado de los bancos.

Queremos pagar nuestra deuda, tomar 1.7 mil millones de dólares extra en TIFs y pagar parte de la deuda. Queremos reducir el costo de hacer negocio en la ciudad de Chicago para pagar esa deuda. Aumentar el número de contratistas que hacen ofertas por los contratos municipales, para que, a través de ofertas competitivas podamos reducir nuestros costos por 500 millones de dólares. 

Año tras año, a lo largo de los próximos 4 o 5 años, podemos reducir nuestra deuda, para que no tengamos que tomar tantos préstamos. Ahorraríamos 900 millones de dólares al año y lo usaríamos para nuestros programas y pensiones.

publicidad

Érika:

Hablemos de la seguridad. Según estadísticas de la policía de Chicago, la criminalidad ha disminuido a niveles históricos, en particular los asesinatos en 2014. Sin embargo, hay gente que argumenta que estamos midiendo los crímenes de una forma distinta y solo parece que el crimen ha reducido.

Walls:

Eso es cierto. No estamos documentando el crimen de una manera consistente con los estándares del FBI. Tampoco estamos contando esos homicidios que ahora están catalogados como investigaciones de muerte. Lo que sí es un constante es el número de tiroteos, que han incrementado en la ciudad un 26 por ciento, y el número de arrestos que han disminuido un 15 por ciento.

Eso significa que tenemos más personas baleadas y menos personas arrestadas por esos crímenes.  Esos gatilleros están libres para disparar otra vez.

Lo primero que se tiene que hacer es declarar un estado de emergencia. Eso significa que sacamos a los policías de detrás de los escritorios y los pasamos a las calles, patrullando los parques, las escuelas, las bibliotecas y centros comerciales. Donde hay presencia, hay disuasión.

Los policías no tienen por qué dar multas por estacionamiento. Los empleados administrativos pueden hacer eso. Los policías no tienen por qué pasar todo el día en corte para procesar [un crimen menor] una luz trasera rota. El pasaje de lista deber ocurrir afuera porque donde hay presencia hay disuasión. Queremos a los policías reclutados y aprendices en las calles, practicando en las calles, porque nuevamente donde hay presencia hay disuasión.

publicidad

Pero lo más importante es que tenemos que derribar ese muro que separa a los policías de las comunidades. Tenemos que asegurarnos que el departamento de bomberos y policías, los de alto y bajo rango refleje la demografía de la ciudad, afroamericanos, anglosajones, latinos, asiáticos. Todos deben de tener la oportunidad de ser policía.

Érika:

¿Contrataría a más policías? ¿Usaría los recursos de la ciudad para contratar a más policías? Y si es así, ¿cuántos?

Walls:

No podemos permitirnos la contratación de más policías. Una de las cosas que me gustaría hacer es aprovechar la tecnología, y eso incluye cámaras en las patrullas y cámaras corporales, sincronizadas. Cuando un policía llega a la escena de un crimen y sale de su patrulla, entonces automáticamente la cámara corporal se prende. La policía no tiene que prenderla. Y no es solo para un oficial, varios oficiales están ahí captando la misma escena desde distintos ángulos.

Y al final del día queremos que un empleado administrativo, lo vea y prepare el reporte policial en base a lo que ve. Y esto es importante porque, en el calor del momento, el policía puede pensar que vio algo que no era. Pero esa cámara no miente. Esto reducirá la cantidad de horas extra. Gastamos 100 millones de dólares en horas extra el año pasado. Los policías pudieron estar en las calles. Nuestra meta es que los oficiales pasen más tiempo en las calles pero esto no significa que tenemos que agregar más policías.

publicidad

Érika:

También de acuerdo a la policía de Chicago, el problema con las armas en nuestra ciudad es grave. Se recuperan 19 armas al día, 7 veces más que Los Ángeles, 3 veces más que la ciudad de Nueva York. ¿Qué planea hacer para detener el flujo de armas en Chicago y que estas armas no estén disponibles para los criminales?

Walls:

Las armas y las drogas van de la mano. Tenemos que detener el flujo de esas cosas. La forma de hacerlo es protegiendo nuestros puertos, los aeropuertos, los ríos y canales, las líneas de ferrocarril, las autopistas. Solicitas ayuda de la policía estatal, les das acceso a nuestros records y compartes nuestros records con las municipalidades que tenemos a nuestro alrededor.

La policía suburbana, la policía estatal y la de Chicago trabajando juntos para proteger nuestros puertos, aeropuertos, ríos y autopistas, para serenar el flujo de armas y drogas. Lo más seguro es que no lo detengamos por completo. Porque donde hay ganas, hay maña, pero definitivamente lo podemos frenar para que no nos impacte tan negativamente.

Érika:

Hoy en día tenemos un aumento en los medios sociales y se ha convertido en una valiosa herramienta. ¿Piensa instar al departamento de policía a [usar] más medios sociales para resolver o prevenir el crimen?

Walls:

Creo en un departamento policial proactivo no reactivo, no que se aparezcan en el lugar de un crimen y traten de encontrar a testigos para saber qué pasó. Quiero que anticipen lo que está pasando. A veces es cuestión de dos o tres pandillas peleando por Internet, pero si los policías están prestando atención, saben cuándo va a ocurrir el problema. Aparte de los medios sociales, hay ciertos patrones. Los viernes cuando la gente recibe sus cheques, hay más robos cerca de las casas de cambio. Si tienes a la policía cerca de esas casas de cambio, tienes presencia, tienes disuasión.

publicidad

Érika:

Hablemos sobre la educación. No podemos hablar sobre la educación sin hablar de las escuelas chárter. Y lo cierto es que no hay ningún estudio que indique que las escuelas chárter son tan buenas que las escuelas de la comunidad o que exceden las expectativas educativas. ¿Está a favor de una moratoria a las escuelas chárter o le da la bienvenida a estas escuelas? ¿Cuál es su postura en este tema?

Walls:

No estoy en contra de las escuelas chárter, pero sí apoyo una moratoria. Principalmente porque tenemos más que cualquier otra municipalidad en el estado. Chicago tiene 150 escuelas chárter. Creo que tenemos las manos llenas con estas, porque las escuelas chárter siguen siendo experimentales.

Y el jurado todavía no toma una decisión. No sabemos si los estudiantes en verdad se están beneficiando de la experiencia chárter. Vamos a ver cuál es su rendimiento en comparación con las escuelas públicas de Chicago, para tomar decisiones presupuestarias más sabias.

Érika:

Ahorita estamos invirtiendo mucho dinero en las escuelas que son STEM "ciencia, tecnología, ingeniería, y matemáticas-. Sin embargo, sabemos que las escuelas que están en los barrios donde hay más pobreza, los barrios afroamericanos y latinos, no se les está dando tantos recursos. ¿Cómo va a hacer para que las minorías tengan el mismo acceso a esa tecnología para que estén preparados para el futuro?

publicidad

Walls:

Yo creo en un currículo en común para todos Chicago para que los estudiantes del mismo grado "sin importar si viven en el norte, noroeste, suroeste, sur, oeste, no importa-- que todos aprendan lo mismo. Si tenemos el mismo currículo entonces estamos seguros de que sus necesidades están siendo satisfechas y que todos están en el mismo camino hacia la graduación.

Érika:

Ahora estamos implementando un programa piloto, en el cual 17 mil estudiantes en 50 escuelas están recibiendo más recursos para el currículo STEM y para el 2019, algunos de esos cursos serán un requisito para la graduación. ¿Cómo te vas a asegurar de que los recursos también vayan para las comunidades minoritarias?

Walls:

Lo primero que tenemos que hacer es utilizar los fondos federales más inteligentemente. Por ejemplo, tenemos fondos que permiten la contratación de maestros para esos barrios. Muchas veces la ciudad de Chicago no solicita esos fondos y no provee el dinero correspondiente.

Esa sería una de mis prioridades. Nos aseguraremos de que todos los estudiantes de toda la ciudad reciban la misma educación de calidad. Nosotros estamos luchando por una educación pública superior para cada niño. Queremos que los niños aprendan lectura, escritura, matemática y ciencia, pero también que tengan formación profesional, artes, que aprendan un segundo idioma y oportunidades para participar en banda y música y otras cosas que les permitan explorar las posibilidades de la vida y expandir sus horizontes.

publicidad

Érika:

Ahorita Chicago tiene un día completo de pre-kínder. Sin embargo, según CPS en 2012, teníamos más de 24,000 estudiantes matriculados en pre-kínder. Dos años después, tenemos 1,100 estudiantes menos. Y según Bright Future Chicago hay menos institutos que proveen servicios de pre-kínder. ¿Cómo va aliviar este problema?

Walls:

Es por eso que las escuelas de barrio son tan importantes. Queremos reabrir esas 50 escuelas que Rahm cerró y lo podemos hacer. Yo nunca hubiera cerrado escuelas públicas. Aunque esa escuela tenga bajo rendimiento y baja matricula, tomamos una porción de ese edificio y la mantenemos abierta para propósitos educativos. En la otra porción, metes una sub-estación de la policía, o una oficina de servicios sociales o una oficina regional de la CPS, una oficina de WIC, terapia para aquellos niños que lo necesiten.

A menudo los padres no inscriben a sus hijos en pre-kínder porque las escuelas están muy lejos. Si hacemos esto [que propongo], mantenemos las escuelas en los barrios y los padres sí pueden inscribir a sus hijos en vez de simplemente mantenerlos en casa donde no están aprendiendo nada. La educación tiene que ser accesible.

Érika:

Tocó el cierre de las 50 escuelas. Muchos padres y maestros siguen preocupados por la seguridad de sus hijos. Y por eso se expandió las rutas seguras. Y lo cierto, es que no hemos tenido incidentes [violentos]. ¿Piensa mantener las rutas de camino seguro?

publicidad

Walls:

Quiero expandirlas. Y quiero que padres sigan a sus hijos a la escuela. Y que monitoreen los pasillos mientras que sus hijos cambian de aula. Y que los padres vayan a las clases y aprendan para que cuando los hijos lleguen a casa, ellos pueden ayudarlos con sus tareas. Es crucial mejorar la crianza de nuestros hijos.

Érika:

Mientras que en unas escuelas tienes baja matricula, en otras tienes sobrecupo. ¿Cómo solucionarlo?

Walls:

El tamaño de las clases es importante. Y queremos asegurarnos de que todos los estudiantes "independientemente de su estatus migratoria- reciban una educación de calidad. Ofreceremos a los estudiantes, los mayores, la oportunidad de estudiar en horas de la tarde. Estaríamos usando ese mismo espacio de una forma más eficaz. De esta manera, mantenemos las clases de tamaño pequeño y el alumnado manejable.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad