publicidad
.                                                                                                    

Cuestionado el triunfo de la estadidad para Puerto Rico

Cuestionado el triunfo de la estadidad para Puerto Rico

Una semana después del histórico voto a favor de la anexión se pone en duda su legitimidad.         

.                                                                      ...
.                                                                                                    

Una semana después de que Puerto Rico votara por primera vez en su historia a favor de la anexión a Estados Unidos surgen análisis que ponen en duda el triunfo real de esta opción, lo cual presagia que en 2013 el Congreso en Washington ignorará el voto de esta isla caribeña.

El referédum de la semana pasada sobre la relación que quieren los puertorriqueños con Estados Unidos consistió en dos preguntas que los opositores calificaron de antemano confusas: la primera, si la ciudadanía estaba de acuerdo con la situación actual de Estado Libre Asociado (ELA), donde 52% respondió que "NO", coincidiendo así independentistas y anexionistas.

La segunda pregunta se centró en consultar si querían la "estadidad" (anexión a Estados Unidos), la independencia o un Estado Libre Asociado Soberano, algo que en derecho internacional daría más autonomía a Puerto Rico, en una especie de alianza con Estados Unidos.

publicidad

Esta última opción se asemejaría a la situación de Andorra, el pequeño país del suroeste de Europa, cuya jefatura de Estado la comparten el obispo de la Seo de Urgel, catalán, y el presidente francés, aunque este pueblo tiene la nacionalidad andorrana.

Mientras, los puertorriqueños que viven en la isla son desde 1917 ciudadanos estadounidenses pero su relación con Estados Unidos es de colonia, ya que no gozan de los mismos derechos que el resto de los estadounidenses.

La estadidad obtuvo el martes pasado 61% de los votos y fue interpretada como un triunfo inédito de la opción por la anexión como estado 51 a Estados Unidos, luego de que en tres consultas anteriores realizadas en 1967, 1993 y 1998, los votantes prefirieran mantenerse como Estado Libre Asociado, estatus aprobado en 1952.

"Pero la verdad es que si sumamos el 33% que votó por el Estado Libre Asociado Soberano, más el 5% por la independencia y las más de 472.000 boletas en blanco entre 2,4 millones de electores, el porcentaje que apoyó la anexión baja a casi 46%", explicó a la AFP Javier Colón Morera, catedrático de la escuela de Ciencias Políticas en la Universidad de Puerto Rico.

Además, el principal impulsor de esta consulta era el gobernador saliente Luis Fortuño, del Partido Nuevo Progresista (pro estadidad), quien perdió frente al líder opositor del Partido Popular Democrático (PPD), Alejandro García Padilla, partidario de mantener el estatus actual.

publicidad

Según Colón Morera, la ambigüedad del resultado en la segunda pregunta del referéndum y el voto contra Fortuño "serán los factores más obvios para que el Congreso de Estados Unidos ignore esta votación y no se someta a discusión" una vez comiencen las sesiones en enero de 2013.

Dos congresistas estadounidenses de origen puertorriqueño, Luis Gutierrez, demócrata por Illinois y Nydia Velázquez, demócrata por Nueva York, calificaron la votación de la semana pasada como "un proceso no transparente" y auguraron a la publicación legislativa The Hill en Washington, que esta votación no tendrá seguimiento en el Congreso.

El Artículo IV de la Constitución de Estados Unidos, establece que el Congreso en Washington decide qué territorios se incorporan a la Unión.

"El estatus de Puerto Rico tiene que ser decidido por los residentes de Puerto Rico", dijo el presidente Barack Obama el año pasado.

"Si el plesbicito, o referéndum, que se realice en Puerto Rico indica que hay una fuerte preferencia de la mayoría de los puertorriqueños, creo que eso influenciará cómo el Congreso toma alguna acción sobre su estatus", indicó el Presidente.

Analistas, historiadores y políticos en la isla y en Estados Unidos creen que lo que quedó de manifiesto con la última consulta es que los boricuas siguen divididos frente a su estatus.

publicidad

En Estados Unidos viven 4,6 millones de puertorriqueños, según el Centro Pew Hispanic, quienes gozan de los mismos derechos que los estadounidenses, no así los 3,7 habitantes de la isla, que aunque cuentan con la nacionalidad no tienen derecho a votar en las presidenciales, ni tienen derecho a representación en el Congreso, que aprueba leyes que los afectan.

"Son innumerables los puntos por los cuales es muy improbable que Estados Unidos asuma la anexión de Puerto Rico", señaló el profesor Colón Morera.

Entre los obstáculos para que Washington considere la estadidad destacan la histórica división sobre el estatus entre los puertorriqueños, la compleja situación fiscal en la isla y el predominio del español como idioma oficial.

Pero quizás el que mayor polémica acarrearía, es que por densidad poblacional, si Puerto Rico fuera parte de la Unión, debería contar con cinco congresistas en la Cámara de Representantes y dos senadores en el Congreso, una representación que superaría la de dos decenas de estados del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad