publicidad
Puerto Rico vota sobre enmiendas a la constitución

Campaña electoral y sobre el estatus de Puerto Rico entra en su recta final

Campaña electoral y sobre el estatus de Puerto Rico entra en su recta final

Aunque sin valor jurídico, esta consulta se interpreta como una oportunidad histórica.              

Puerto Rico vota sobre enmiendas a la constitución
Puerto Rico vota sobre enmiendas a la constitución

San Juan -  A una semana de los comicios en Puerto Rico y de la consulta popular sobre su estatus, el gobernador de la isla, Luis Fortuño, intensifica la campaña en favor de estrechar lazos con EE.UU, mientras su mayor opositor, Alejandro García Padilla, aboga por mantenerla como Estado Libre Asociado.

La campaña entró hoy en su última semana antes de la cita del 6 de noviembre con las encuestas igualadas y los dos principales candidatos multiplicando sus apariciones en busca de cada voto.

Además de elegir gobernador, representante ante el Congreso de Washington, legisladores y alcaldes, los puertorriqueños están convocados para pronunciarse sobre la relación política que quieren tener con EE.UU., que ahora se rige por el estatus de Estado Libre Asociado.

publicidad

Así, al igual que otros estados de EE.UU., Puerto Rico tiene su constitución local, vigente desde 1952, sus ciudadanos tienen pasaporte estadounidense (desde 1917), cuenta con su gobernador y poder legislativo, y está regido en última instancia por la autoridad del Congreso estadounidense.

Sin embargo, tiene algo más de autonomía y sus propias selecciones deportivas. Los residentes en la isla no pueden votar al presidente estadounidense, en general la última instancia judicial es el Supremo de Puerto Rico, y EE.UU. tiene derecho a elegir qué partes de su Constitución se aplican o no en este territorio.

La consulta del 6 de noviembre es una iniciativa del actual gobernador y presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Luis Fortuño, que quiere acabar con el vínculo colonial, que se remonta al término de la guerra hispanoamericana de 1898, y aboga por la anexión a EE.UU. como uno estado más.

"Seremos líderes de los hispanos cuando formemos parte de EE.UU.", resumió anoche en un acto de campaña Fortuño, miembro del Partido Republicano estadounidense y que también lucha por imponer la enseñanza del inglés en las escuelas de la isla.

Según una encuesta de El Nuevo Día publicada el 10 de octubre, la más reciente disponible, el 51 % de la población aboga por mantener el actual estatus, la opción que defiende la principal fuerza opositora, el Partido Popular Democrático (PPD), mientras que el 39 % quiere romper con ese vestigio colonial.

publicidad

Aunque sin valor jurídico, esta consulta se interpreta como una oportunidad histórica, ya que es la primera vez en que se pregunta directamente a los puertorriqueños si quieren acabar con el estatus colonial o mantenerlo.

La población ya se ha pronunciado sobre el estatus en consultas realizadas en 1967, 1993 y 1998, pero entonces sólo se le pidió que escogiera entre las opciones del Estado Libre Asociado, la independencia, la anexión a EE.UU. y la Libre Asociación entre iguales.

En 1967 y 1993 ganó el mantenimiento del Estado Libre Asociado, mientras que en 1998 se impuso el apartado "Ninguna de las opciones anteriores".

En esta ocasión se formularán dos preguntas: Primero si quieren mantener el actual estatus y luego que, si quieren un cambio, elijan entre independencia, anexión o el denominado Estado Libre Asociado Soberano, un estatus poco definido que se entiende como una unión entre iguales.

Analistas locales explican que el apoyo del que goza el actual estatus se debe en gran medida al temor de parte de la población a que la "identidad nacional" que diluya si Puerto Rico se convierte en un estados más, así como el miedo de otra parte a que si la isla se independiza se acaben los fondos millonarios que llegan de Washington.

La consulta se celebra después de que el Congreso estadounidense haya ignorado durante cuatro años los reclamos de Fortuño para acabar con el vínculo colonial, argumentando que para ello debe existir, primero, consenso entre los puertorriqueños.

publicidad

El partido de Fortuño se ha alternado en el poder en las últimas décadas con el PPD, cuyo fundador, Luis Muñoz Marín, fue quien negoció en la década de los cincuenta con Washington el estatus de Estado Libre Asociado.

El candidato del PPD, Alejandro García Padilla, que según la citada encuesta es apoyado por el 41 % de los votantes, acusa a Fortuño (39 %) de promover la consulta para distraer la atención de la profunda crisis económica y violencia asociada al narcotráfico.

En esta recta final de campaña, García Padilla insiste en que el Estado Libre Asociado es la mejor opción de futuro para Puerto Rico y en que el verdadero problema de la isla no es la relación con EE.UU. sino el desempleo, que supera el 20 %, y la elevada criminalidad, que en 2011 se tradujo en más de mil asesinatos entre una población de unos 3,7 millones de habitantes.

A las elecciones se presentan otros cuatro candidatos con una intención de voto que apenas llega al 5 % para el mejor de los situados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad