publicidad
Una mujer pasea delante de carteles contra fondos buitre en Buenos Aires

La economía, un desafío para el futuro presidente argentino

La economía, un desafío para el futuro presidente argentino

Los candidatos a la Presidencia preparan sus programas económicos

Una mujer pasea delante de carteles contra fondos buitre en Buenos Aires
Una mujer pasea delante de carteles contra fondos buitre en Buenos Aires

Por Natalia Kidd (EFE), desde  Buenos Aires

Reactivar la economía, cerrar el conflicto por la deuda, bajar la inflación y desmontar las restricciones cambiarias son algunos de los desafíos con los que se topará el próximo presidente de Argentina.

Según los últimos pronósticos del Fondo Monetario Internacional, la economía argentina terminará este año con un crecimiento casi nulo, del 0.4%, y se contraerá el 0.7% en 2016.

Es un panorama sombrío para el ganador de las elecciones del domingo 25, que asumirá el próximo 10 de diciembre.

Cristina Fernández dejará la Casa Rosada con una tasa de inflación que, según consultores privados, ronda el 25% anual, déficit fiscal, una fuerte emisión monetaria y reservas en caída: unos 27,700 millones de dólares, un 40% menos que cuando asumió su primer mandato, en diciembre de 2007, 

"Luego de años de crecimiento alto, la economía se va a desacelerar y empeorará la situación de las cuentas fiscales del país", advirtió Gabriel Torres, analista de la calificadora Moody's, quien aún se reserva algo de optimismo si el próximo gobierno adopta "políticas un poco más promercado y pueda recuperarse".

Según el experto, el actual gobierno no informa del verdadero nivel de déficit fiscal y lo "enmascara" con emisión monetaria, lo que conduce a una falta de credibilidad que afecta a toda la economía, y "esto es parte del desafío del próximo gobierno".

publicidad

Argentina se enfrenta a problemas para financiarse por desajustes en su balanza comercial, menor flujo de inversión externa y, en particular, por no poder acudir a los inversionistas que compran deuda en los mercados internacionales.

Para el economista Mario Brodersohn, de la consultora Econométrica y exsecretario de Hacienda, la preocupación mayor de los candidatos es corregir el atraso cambiario y mejorar la competitividad.

El gran dilema está en qué hacer con las restricciones cambiarias que a finales de 2011 impuso Cristina Fernández para intentar frenar la fuga de capitales. La medida derivó en el florecimiento del mercado negro de divisas, problemas para importar y girar dividendos y un menor flujo de inversiones externas, temerosas de quedar cautivas en el país.

Los candidatos ya adelantan quiénes encabezarán sus equipos económicos en caso de ganar. Son conscientes de que la economía es una de las  grandes preocupaciones de los argentinos a la hora de votar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad