publicidad
La ausencia de los Bush en la Convención de Cleveland está resonando en los círculos republicanos

Por qué el desplante de los Bush hace a Trump más daño del que se piensa

Por qué el desplante de los Bush hace a Trump más daño del que se piensa

La poderosa familia de expresidentes republicanos no solo pone su nombre cuando se trata de respaldar a un candidato a la presidencia.

La ausencia de los Bush en la Convención de Cleveland está resonando en...
La ausencia de los Bush en la Convención de Cleveland está resonando en los círculos republicanos

Han apoyado a todos los candidatos republicanos desde que salieron de la presidencia, pero ahora cuando Donald Trump es el nominado del partido, los Bush se mantendrán al margen.

George H. Bush y George W. Bush (41 y 43 como los llaman por el número que ocuparon en la presidencia) son respaldos de peso para cualquier nominado republicano.

Lea también: ¿Un Bush votando por un Clinton?

Aunque el legado de ambos es discutido, sobre todo cuando se habla de 43, lo cierto es que ambos lograron unificar al partido tras su nombre y están en la cúspide de la elite política conservadora en Estados Unidos.

“A sus 91 años el Presidente Bush está retirado de la política. Salió de ese retiro para hacer algunas cosas para Jeb, pero fueron excepciones” declaró a medios locales en Texas el vocero de la familia Jim McGrath.

“El presidente Bush no planea participar o comentar sobre la campaña presidencial”, aseguró el asistente personal de 41, Freddy Ford.

Ninguno de los dos participará en la Convención Nacional Republicana que en julio se reunirá para la nominación. En cuanto al hermano mayor y antiguo rival de Trump en la contienda presidencial, Jeb, la semana pasada pubicó un mensaje en Facebook anunciando que no votará por él ni por su probable rival demócrata en las elecciones de noviembre.

Jeb Bush fue objeto constante de los ataques de Trump en campaña
Jeb Bush fue objeto constante de los ataques de Trump en campaña


Según Call Jillson, profesor de ciencia política de Southern Methodist University en Dallas, hay varias razones detrás de la decisión de los Bush pero una de las principales es el abismo ideológico con el nominado.

“George H. Bush es un caballero de la vieja escuela, entonces la idea de Trump simplemente no es aceptable", dijo. "Lo ve como ofensivo personalmente e impredecible políticamente”.

La decisión de los Bush ya está resonando en los círculos políticos de Texas y el país.

Para latinos conservadores como Artemio Muniz presidente de la Federación de Hispanos Republicanos en Texas, la actitud de los Bush es un ejemplo a seguir.

“Yo aplaudo a los Bush. Los respeto mucho y creo que la posición de ellos es la correcta”, comentó.

publicidad

Otros políticos cuyo respaldo hacia Trump está en juego, son el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, el senador de Carolina del Sur y excandidato presidencial Lindsey Graham, entre otros.

Vea las imágenes inéditas de Bush durante los ataques del 11 de septiembre /Univision


Dinero, dinero, dinero

La familia Bush no sólo pone su nombre cuando se trata de respaldar a un candidato a la presidencia. Detrás de ellos está una red de donantes y voluntarios, valiosa para cualquier campaña.

Trump recién está montando una operación de recaudación de fondos nacional para su campaña, con la esperanza de reunir $1,500 millones.

Tanto a nivel de corporaciones como de individuos, los donantes de 43 ayudaron a 41 y estaban preparados, a su vez, para ayudar a Jeb Bush. Su red de conexiones lleva décadas en la política.

Algunos de los nombres fuertes en la lista de donantes de los Bush son el empresario petrolero Javaid Anwar y el magnate T. Boone Pickens, ambos de Texas.

“Las redes de dinero en Texas se están cerrando. Tradicionalmente el que gana la primaria debe levantar más de $1,000 millones y ahora está todo detenido”, dijo Muniz.

publicidad

“Muchos de la red Bush son gente de dinero, son los que mueven la máquina para ganar la presidencia y no están con Trump”, agregó.

John McCain recibió en 2008 el respaldo de los expresidentes mucho antes...
John McCain recibió en 2008 el respaldo de los expresidentes mucho antes de asegurarse la nominación


La postura de los Bush hacia Donald Trump es muy diferente a la actitud que tomaron con los nominados republicanos que lo precedieron.

En 2008, Bush padre e hijo apoyaron la nominación de John McCain, mucho antes de que el senador de Arizona alcanzara el número necesario de delegados.

En 2012 ocurrió lo mismo con Mitt Romney. Los 87 años de George H. Bush no impidieron que saliera en una entrevista alabando las cualidades que harían de Romney un gran presidente.

Ahora, sin embargo, nada más que el silencio es lo que predomina en el campamento Bush.

Los 87 años de George H. Bush no impidieron que saliera en una entrevist...
Los 87 años de George H. Bush no impidieron que saliera en una entrevista alabando las cualidades que harían de Romney un gran presidente.


Cosa de familia

La actitud de la familia Bush hacia Trump también puede ser una respuesta a la manera en que el magnate trató al exgobernador de Florida Jeb Bush durante la campaña.

El hijo de 41 era visto como uno de los candidatos más fuertes al principio de la carrera por la nominación y eso concentró los ataques de Trump en su contra.

Lo llamó “débil”, “carente de energía” e “inefectivo”, entre otros adjetivos que escogió para describirlo.

El exgobernador de Florida lamentó que Trump fuera el último hombre en pie y aseguró que no le daría su apoyo para la elección general.

“Donald Trump no ha demostrado fortaleza de carácter y temperamento. No es un conservador consistente”, declaró Jeb Bush.

publicidad

Más allá de negar su respaldo, 41 y 43 no han atacado directamente a Trump por nombre, aunque durante la campaña George W. Bush dejó ver su opinión sobre él.

“La persona más fuerte usualmente no es la que habla más alto en una habitación”, aseguró.

“La familia es muy importante para los Bush y Jeb tuvo mucho problemas en los inicios de su campaña decidiendo cómo se iba a relacionar con los legados de su padre y hermano”, aseguró Jillson.

“Los ataques de Trump hacia Jeb fueron ofensivos no sólo para él, sino para toda su familia”, agregó.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad