publicidad
John Kasich

No, John Kasich no cuelga los guantes y sigue en la pelea

No, John Kasich no cuelga los guantes y sigue en la pelea

Tras el anuncio de la retirada de la contienda republicana de Ted Cruz, todas las miradas se dirigieron al otro competidor que aún queda y que no tiene posibilidad matemática de ganar. Pero Kasich no pierde el optimismo.

John Kasich
John Kasich

Fue una agitada noche en Indiana. Donald Trump arrasó las primarias republicanas con un 53% de los votos. El segundo en la contienda, el senador por Texas Ted Cruz anunció sorpresivamente que abandonaba la competencia tras el fracaso de su estrategia para detener al magnate.

Y por eso, inmediatamente todas las miradas se dirigieron hacia John Kasich .

Tan solo minutos después de que Cruz informara su retiro, el gobernador de Ohio aclaró que él sigue en carrera.

Es más, desde su cuenta de Twitter, Kasich publicó con un tono entusiasta:

"Ahora más que nunca, hay solo dos caminos..."


Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano, dijo desde la red social que Donald Trump ya era el virtual nominado del partido y que había que apoyarlo, a lo que el estratega de la campaña de Kasich John Weaver le respondió rápidamente:

“Aprecio a Reince y su duro trabajo para el partido, pero hasta que alguien no llegue a los 1.237 delegados no existe un candidato presunto. California allí vamos.”


Además, en un comunicado de Facebook , la campaña de Kasich dijo que los resultados de Indiana no alterarían los planes de campaña del gobernador.

“Nuestra estrategia ha sido y sigue siendo uno que consiste en ganar la nominación en una convención abierta”, dice el comunicado.

Previo a las elecciones de Indiana, Kasich había acordado no hacer campaña en ese estado en el marco del acuerdo con Ted Cruz para impedirle a Trump ganar.

Kasich, con 153 delegados quedó sólo con Trump en la carrera republicana. Si se tienen en cuenta al competidor retirado en marzo, el senador Marco Rubio y a Ted Cruz, está en cuarto lugar en cantidad de delegados.

Al parecer, a su campaña solo le queda esperar a que Donald Trump no alcance a los 1,237 delgados, algo que ya parece imposible que no ocurra, aunque Kasich no pierda las esperanzas.

publicidad

Lea más:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad