publicidad
Campanario de la Iglesia Metodista donde fueron acogidas familias de minorías sexuales en el centro de Filadelfia.

Los "olvidados" en el viaje del papa Francisco

Los "olvidados" en el viaje del papa Francisco

Apenas se ha referido a la aceptación de las minorías sexuales en la Iglesia. Familias LGBT tuvieron problemas para participar de los actos de su visita.

Campanario de la Iglesia Metodista donde fueron acogidas familias de min...
Campanario de la Iglesia Metodista donde fueron acogidas familias de minorías sexuales en el centro de Filadelfia.

Por J. Gonzalo, desde Filadelfia. @jangelgonzalo

“Si una persona es gay y busca a Dios, y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?”.

Las palabras de Francisco, pronunciadas cuando volaba de vuelta al Vaticano desde Brasil en julio de 2013, corrieron como la pólvora por todos los medios. Las especulaciones sobre un mensaje más abierto hacia la comunidad homosexual no se hicieron esperar.

En su histórica visita a los Estados Unidos, el Papa ha llegado a tocar algunos temas de gran calado político y social, como la importancia de los inmigrantes, la necesidad de actuar contra el cambio climático o el papel de la mujer y las familias en la Iglesia.

Sin embargo, el tema de los derechos de los homosexuales, que ha sacudido a la sociedad estadounidense tras la aprobación del matrimonio igualitario por la Corte Suprema, no ha aparecido de manera clara en sus discursos.

publicidad

Tan solo sostuvo ante obispos en Filadelfia que se están produciendo unos “cambios sin precedentes”  desde el punto de vista “social, cultural y, desgraciadamente ahora jurídico, que afectan a los lazos de la familia”. Pero no utilizó en ningún momento la palabra gay u homosexual.

“Él no ha podido cambiar drásticamente todas las “leyes” de la Iglesia”, explica vía telefónica Lourdes Rodríguez, presidenta nacional de Dignity USA, una organización para católicos de la comunidad LGBT.

“Ahí es donde está nuestra frustración. Porque se está creando una perspectiva irreal. Él no ha podido cambiar todo en estos años”, continúa para aclarar los recelos u oposición que aún existen dentro de la Iglesia para aceptar plenamente los derechos de las minorías sexuales.

El ejemplo más cercano se dio precisamente en el Encuentro Mundial de las Familias. Desde esta organización, se envió un grupo de 14 familias LGBT para que participara en Filadelfia en dicho evento. En un principio, la iglesia de S. Juan Evangelista abrió sus puertas para recibirlos. Pero al final se canceló.

Desde el templo no les dieron una razón, aunque temen que fuera por una “presión imposible” del obispo de Filadelfia, Charles J. Chaput, conocido por su oposición al matrimonio igualitario.

Univision Noticias visitó la Iglesia pero declinaron hacer comentarios sobre lo ocurrido.

publicidad

Tuvo que ser otro templo el que finalmente los aceptara: la Iglesia Metodista Unida, situada a pocas cuadras de la anterior. “Al conocer la situación, se les dio acogida para que pudieran realizar todas sus actividades”, confirmó el sacristán Russel Whaley a Univision Noticias. El compromiso de la Iglesia Metodista con la diversidad sexual llevó a colocar la bandera arcoiris en el campanario del templo.

Pero fue una excepción. No hubo protestas de grupos LGBT durante los días de visita del Papa a Estados Unidos, a diferencia de otros países. En Europa, por ejemplo, se han convocado a “besadas” de parejas del mismo sexo durante el recorrido del Pontífice por las calles. “Aquí no existen esas manifestaciones”, sostiene Rodríguez.

Esta activista reconoce que Francisco “ no dice lo extremadamente bueno que queremos oír pero no dice lo extremadamente malo que oímos de otros. Y eso es nuestra esperanza”.

No tiene la misma percepción Daniel Leyva, director del programa de liderazgo religioso latino en la Comisión Latina sobre el SIDA. Para él, “hay un conflicto con la Iglesia y los avances de la sociedad”, señala a título personal.

Sí destaca, como la presidenta de Dignity USA, que  “el mensaje fue de reconciliación y de respeto a la diversidad y no oímos palabras negativas, como infierno”.

Sin embargo, es mucho más pesimista en su pronóstico: “Una expectativa de que hayan palabras de aceptación, sinceramente no lo espero porque el matrimonio (tradicional) es algo que es considerado básico en la Iglesia”.

publicidad

Por ahora, los homosexuales, bisexuales, transgénero y lesbianas tienen que refugiarse en organizaciones para poder vivir con libertad su condición y su fe en comunidad, tal como hizo Rodríguez. Fue en Dignity que ella pudo ser “latina, lesbiana y católica”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad