publicidad

Francisco llega a Santiago, ciudad clave en su visita a Cuba

Francisco llega a Santiago, ciudad clave en su visita a Cuba

El Papa aterrizó en Santiago, la tercera y última etapa de su visita a Cuba. Visitará el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona del país.

Francisco visita a la Virgen de la Caridad /Univision

La Virgen de la Caridad del Cobre, la patrona de Cuba, recibió a un visitante especial la noche del lunes: el papa Francisco.

El pontífice llegó hasta el santuario de la Virgen, en la provincia de Santiago, a quien le llevó un ramo de flores. Tocó su manto dorado, se persignó, meditó y luego se sentó frente a ella para rezar por poco más de 10 minutos.

Colocada sobre un pedestal, la imagen de la Virgen sostiene en su brazo izquierdo al niño Jesús y en la mano derecha, una cruz.

"Dios te salve María llena de gracia", dijo luego de rezar en silencio. "Haz de la nación cubana una nación de hermanos y hermanas, y para que este pueblo abra de par en par su mente, y su corazón a Cristo, único salvador y redentor", le pidió el papa.

El papa Francisco aterrizó el lunes en la ciudad de Santiago, la tercera y última etapa de su visita a Cuba, donde además de visitar el Santuario de la Virgen patrona del país y se tenía programado un encuentro con familias, entre otros actos, antes de partir el martes rumbo a Estados Unidos.

Procedente de Holguín, el papa aterrizó sobre las 16:50 hora local en el Aeropuerto Internacional "Antonio Maceo" de Santiago, donde fue recibido por el presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Esteban Lazo.

Desde allí partió hacia el antiguo Seminario San Basilio Magno donde se alojará en su última noche en Cuba. Esta misma tarde, el pontíficemantuvo un encuentro privado con los obispos de la isla, cuya conferencia episcopal preside el de Santiago, Dionisio García.

publicidad

Lea: El Papa pide en el oriente de Cuba superar la resistencia al cambio.

El primer papa latinoamericano visita a la Caridad del Cobre "como un peregrino más, como un hijo que está deseando llegar a la casa de la madre", según dijo Francisco unos días antes de su visita en un videomensaje a los cubanos.

También a su llegada a Cuba el pasado sábado, hizo referencia a esta Virgen en su discurso para recordar que su visita coincide con el I Centenario de la declaración de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba.

En su primer discurso en la isla dijo que le pedirá "por todos sus hijos cubanos y por esta querida Nación, para que transite por los caminos de justicia, paz, libertad y reconciliación".

La mañana del martes oficiará su tercera y última misa masiva en el Santuario del Cobre y y posteriormente se trasladará a la Catedral de Santiago para mantener un encuentro con familias cubanas. Desde allí bendecirá también a Santiago de Cuba, la segunda ciudad de la isla y que en julio pasado cumplió 500 años de su fundación.

Conocida también como la "Ciudad Heroica", esta capital oriental destaca por ser escenario de importantes momentos de la historia de Cuba, entre ellos la única batalla naval en la isla, ocurrida en 1898 entre escuadras de España y EEUU, y en 1953, el fallido asalto al Cuartel Moncada, liderado por un joven Fidel Castro, y considerado el inicio de su revolución.

publicidad

Con una población cercana a los 500,000 habitantes y ubicada a unos 900 kilómetros al este de La Habana, Santiago recibe al papa engalanada para la ocasión y remozada tras un proceso de rehabilitación de varios años por los daños que sufrió en 2012 por el azote del huracán Sandy.

Pasado el mediodía del martes, Francisco se despedirá de Cuba rumbo a EEUU, el segundo país de una histórica gira por su papel que ha desempeñado en la reconciliación de ambos países enemistados más de medio siglo.

La Virgen del Cobre el poderoso símbolo nacional de Cuba

Tiene 403 años y mide apenas 35 centímetros (un pie), pero la estatua de madera de una iglesia de un pueblo pequeño del este de Cuba es uno de los íconos católicos más venerados del mundo, objeto de orgullo y reverencia por parte de cientos de miles de isleños. Está protegida por una caja de vidrio y luce un elegante vestido blanco con adornos dorados.

Según la tradición, dos indígenas y un esclavo africano que buscaban sal en un bote se sorprendieron al encontrar una estatua de la Virgen María sobre una tabla que flotaba en el espumoso mar en la Bahía de Nipe. En sus brazos llevaba una pequeña figura del Niño Jesús. La iglesia dice que la tabla tenía una inscripción que decía: "Soy la Virgen de la Caridad". Los individuos no podían creer que la capa de la estatua y otras ropas estuviesen secas.

publicidad

A lo largo de los siglos, los cubanos de distintas fes, incluidos creyentes en la santería, le han rezado a la virgen, muchos de ellos atraídos por la presencia del esclavo Juan Moreno en la leyenda. Los santeros que creen en la virgen le dicen "Ochun", diosa de la sensualidad femenina y de la maternidad.

A medida que crecía la leyenda de la virgen, también crecía el tamaño de la capilla donde se encontraba. Hoy es una iglesia blanca con cúpulas rojas al pie de las montañas de la Sierra Maestra en la pequeña comunidad del Cobre, en las afueras de la ciudad oriental de Santiago. Un rincón de la iglesia está dedicado a las ofrendas a la virgen, incluidas promesas y miles de notas escritas a mano.

Ernest Hemingway dispuso que la medalla de oro que recibió al ganar el Premio Nobel de Literatura de 1954 fuese colocada al pie de la estatua como gesto de agradecimiento al pueblo cubano por haber inspirado obras como "El viejo y el mar". El papa Juan Pablo II visitó el altar en 1998 y colocó una corona dorada en la cabeza de la estatua. El papa Benedicto XVI fue allí en el 2012 para honrar los 400 años de la aparición de la pequeña reliquia.

Exiliados cubanos han adorado la Virgen de la Caridad en una iglesia construida en el sur de la Florida, conocida como la "Ermita de la Virgen de la Caridad." La iglesia de la Florida que honra la santa patrona de Cuba es un poderoso símbolo de la división de los cubanos, que ya lleva más de medio siglo. El presidente estadounidense Barack Obama visitó el altar cuando pasó por Miami este año en un gesto hacia los cubanos exiliados, muchos de los cuales no ven con buenos ojos el acercamiento de Washington con el gobierno isleño. Fue el primer presidente estadounidense que visitó el altar.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad