publicidad

El Papa Francisco vuelve a Sudamérica con su credo de justicia social

El Papa Francisco vuelve a Sudamérica con su credo de justicia social

El jefe de la Iglesia Católica inició su segundo peregrineraje por el Continente, el 9no viaje se su pontificado.

Papa Francisco: nunca pierdan la capacidad de dar gracias a Dios /Univision

El Papa Francisco inició el domingo en Ecuador la segunda peregrinación por América Latina y su noveno viaje internacional, que también lo llevará a Bolivia y Paraguay.

Después de dos años, el papa argentino regresó a su "querida" cuna sudamericana con un aclamado mensaje de "justicia social" para los pobres, en la más extensa de sus giras que durará ocho días.

Leer: El Papa francisco parte rumbo a Ecuador 

El avión de Alitalia en el que viaja el primer Papa latinoamericano de la historia aterrizó a eso de las 15:00 horas locales en el aeropuerto Mariscal Sucre, ubicado a unas 12 millas (20 km) al Este de Quito.

Fue recibido con un efusivo abrazo del presidente Rafael Correa, quien acudió acompañado de su esposa a la pista del aeropuerto. El pontífice caminó por una alfombra roja, donde saludó y bendijo a algunos niños.

Correa dirigió un discurso al papa Francisco, a quien le dio la bienvenida "a su casa".

Durante su estadía en Ecuador, el Papa, de 78 años, ofreció su primer mensaje a Sudamérica. "Doy gracias a Dios por haberme permitido volver a América Latina y estar hoy aquí con ustedes en esta hermosa tierra del Ecuador. Siento alegría y gratitud al ver esta calurosa bienvenida. Es una muestra más del carácter acogedor que también define a la gente de esta noble nación", fueron las primeras frases de Francisco al micrófono.

publicidad

Al dirigirse a los "hermanos más frágiles y las minorías más vulnerables, que son la deuda que toda América Latina tiene", quienes han sido el sello distintivo de este viaje, el Papa arrancó los aplausos de los asistentes.

Tras citar a algunos santos del país,  Francisco instó al país "a afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el dialogo y la participación sin exclusiones para que los logros en progreso y desarrollo que se están consiguiendo garanticen un futuro mejor para todos".

Francisco confesó que comienza "con ilusión y esperanza" los días que tiene por delante.

Explicó cómo en Ecuador "está en el punto más cercano al espacio exterior: es el Chimborazo, el lugar más cercano al sol, a la luna y a las estrellas" y entonces dijo "que los cristianos identifican a Jesucristo con el sol y a la luna con la Iglesia" y deseó que "en estos días se haga más evidente a todos la cercanía del sol que nace de lo alto".

"Desde aquí quiero abrazar el Ecuador entero", exclamó.

Y auguró al pueblo ecuatoriano: "que desde la cima del Chimborazo, hasta las costas del pacífico, desde la selva amazónica, hasta las Islas Galápagos nunca pierdan la capacidad de dar gracias a Dios por lo que hizo y hace por ustedes, la capacidad de proteger lo pequeño y lo sencillo, de cuidar de sus hijos y ancianos, de confiar en la juventud y de maravillarse por la nobleza de su gente y la belleza singular de su país".

publicidad

"Su país es un paraíso", agregó, al referirse al discurso que hizo Correa.

Interactivo: Francisco, profeta en su tierra 

La primera visita al Continente la hizo en 2013, cuando visitó Brasil para asistir a las Jornadas Mundiales de la Juventud en Río de Janeiro.

América Latina concentra a la mayoría de los 1,200 millones de católicos en el mundo.

El lunes el Papa viajará a Guayaquil, la segunda ciudad de Ecuador, donde visitará el Colegio Javier y a un amigo que el pontífice pidió ver, el Padre Francisco Cortés García, Padre ‘Paquito’, de 91 años, a quien conoció en la década de los años ochenta cuando ambos dirigían colegios jesuitas, uno en Ecuador y el otro en Argentina.

  

Rafael Correa: de seguro el paraíso es ecuatoriano /Univision

Clima tenso

El ambiente que se vive en Guayaquil es una mezcla de “emociones y de tensión”, dijo a Univision Noticias el productor de TV Luis Cucalón, uno de los voluntarios de la organización del Papa a Ecuador. “Somos un país muy católico (80% se confiesa católico) y nos alegra la visita del Papapa, pero hay preocupación por el problema político”.

Leer :  Tras protestas, Ecuador listo para recibir al Papa 

El jueves miles de ecuatorianos salieron a las calles para protestar contra el gobierno del presidente Rafael Correa. El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera del país, llevó a cabo una multitudinaria marcha por las calles de Quito que contó con el apoyo de estudiantes y otras organizaciones sociales.

publicidad

Además de exigir mejoras salariales y la derogación de la normativa laboral a la que consideran “antiobrera y antipopular”, criticaron la supuesta criminalización de la protesta por parte del gobierno.

LeerLa agenda del Papa en Suramérica 

“El clima es tenso en Guayaquil”, dijo Cucalón. “En las calles hay muchos rumores y se espera que la gente salga a recibir al Papa pero también a protestar contra el gobierno. Están utilizando las redes sociales para llamar a la gente. La visita de Francisco es una justificación para seguir exigiendo logros sociales”.

  

Rafael Correa recibe al Papa Francisco con un abrazo /Univision

El presidente Correa, un confeso admirador de Francisco y quien se describe como un "católico humanista de izquierda", enfrenta desde hace un mes protestas frecuentes que exigen su salida del poder en rechazo a políticas de corte socialista que, según el gobierno, pretenden redistribuir la riqueza.

"A nosotros nos gusta, nos inspira y nos compromete el mensaje del papa", dijo Correa el sábado al dar un caluroso mensaje de bienvenida a Francisco.

Deseo del Papa

Antes de la llegada a Ecuador, el Papa anticipó que "quiero ser testigo de esta alegría del evangelio y llevarles la ternura y la caricia de Dios, nuestro Padre, especialmente a sus hijos más necesitados, a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte".

publicidad

Los tres países que visita Francisco en su segunda gira a América Latina son de mayoría católica y con un historial de pobreza y desigualdad que castiga principalmente a la población indígena.

Desde su elección como máximo jerarca de los católicos en marzo de 2013, tras la dimisión de su antecesor el Papa Benedicto XVI, Francisco ha mostrado especial interés en acercar la Iglesia a la periferia y en la defensa del medioambiente, como quedó plasmado en su más reciente encíclica, que fue muy celebrada por los gobiernos de Quito y La Paz.

La Iglesia ecuatoriana espera un "mensaje fuerte" del papa "para que nos pongamos realmente en movimiento hacia las periferias, hacia los fragilizados y hacia los más pobres", dijo a la AFP el sacerdote David de la Torre, portavoz de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana para la visita papal.

El segundo Papa

Los ecuatorianos, que en el caso de Quito han embellecido sus casas y colocado carteles de bienvenida, recibirán por segunda vez a un papa después de la visita, en 1985, de Juan Pablo II. Entonces un 94% de la población se consideraba católica, frente a 80% que hoy afirma seguir ese credo entre 16 millones de habitantes.

Un descenso asociado en gran parte al avance de las iglesias evangélicas, que han logrado atraer a miles de indígenas andinos desencantados por la falta de atención de la jerarquía católica.

publicidad

 

Imágenes de la evolución del Papamóvil

En Ecuador, el papa celebrará dos misas campales, una en Guayaquil (suroeste) este lunes y la otra en Quito el martes, a la que se espera asistan tres millones de fieles, incluidos miles de colombianos y peruanos que cruzaron las fronteras para verlo.

"Me encanta la prédica del papa. Soy una de las que más admira a San Francisco de Asís y me encanta porque él hace todo igual: la humildad, el amor, el ver que el agua sea su hermana, que los pájaros son sus hermanos, que los perritos también", dijo María Criollo, una ama casa de 44 años al entrar a una iglesia quiteña.

Criollo, que se enorgullece de que su nieto lleve el mismo nombre de Francisco, prevé dormir el lunes en el parque Bicentenario de Quito y asegurar un buen puesto para escuchar el mensaje papal. En Guayaquil también se organizó una vigilia en el parque de Los Samanes donde celebrá la misa a cielo abierto.

publicidad

El menú del Papa

El papa Francisco tendrá el lunes un almuerzo íntimo en Guayaquil junto a 22 jesuitas que viven en diversas ciudades de Ecuador, quienes han sido convocados al colegio Javier, un referente jesuita de la educación católica de esta ciudad portuaria.

Quien tendrá el honor y la responsabilidad de cocinar es Ángela Guamán, de 47 años, que trabaja en la cocina del colegio hace 13 años.

Los ensayos para una comida tan especial, quizá la más importante de su vida, han sido minuciosos para que todos los platos queden a la perfección.

"Estoy emocionadísima. Cocinar para el Santo Padre será la mayor bendición en mi vida", dijo a The Associated Press.

Añadió que "si pudiera pedirle algo, sería que rece por los jóvenes ecuatorianos y los políticos de este país".

El menú especial estará integrado por ceviche de camarón y consomé de gallina criolla, como entrada, mientras el plato fuerte será de pescado robalo y como postre frutas, que en cualquier época del año son abundantes en Ecuador.

Aunque el papa estará entre amigos y en un colegio jesuita, los servicios de inteligencia militar han recorrido el plantel educativo en la semana previa a la visita de Francisco para garantizar que todo esté en orden. Los lugares más inspeccionados han sido la cocina, el comedor y la habitación donde el pontífice descansará por 30 minutos.

publicidad

Francisco ha estado en el colegio Javier de Guayaquil en dos ocasiones anteriores. La última, a inicios de la década de 1980. Su primera actividad allí este 6 de julio será una oración en la pequeña capilla de ocho asientos, donde también lo acompañarán los jesuitas con los que luego almorzará.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad