publicidad
.

El Papa dice que la independencia de Hispanoamérica nació del grito de l...

El Papa dice que la independencia de Hispanoamérica nació del grito de los saqueados

El Papa dice que la independencia de Hispanoamérica nació del grito de los saqueados

Francisco alertó sobre "los sectarismos" y la tentación de "dictaduras" y pidió "inclusión a todos los niveles".

Síguenos en:  #PapaEnAmérica

También en  Facebook 

Francisco recordó el martes la celebración del Bicentenario de la independencia de Hispanoamérica, que dijo nació de "la conciencia de la falta de libertades, de estar siendo exprimidos y saqueados", en la homilía que pronunció durante la misa que celebró en Quito, Ecuador.

"Ese fue un grito, nacido de la conciencia de la falta de libertades, de estar siendo exprimidos y saqueados", agregó ante los cerca de un millón de personas que se congregaron en el Parque Bicentenario.

Leer: El Papa celebra segunda misa en Ecuador entre rezos y llamados a protestas

Leer: Francisco defiende la institución de la Familia 

Francisco que dedicó su homilía a la evangelización para unir a los pueblos, aseguró que "aquel grito de libertad prorrumpido hace poco más de 200 años no le faltó convicción ni fuerza, pero la historia nos cuenta que solo fue contundente cuando dejó de lado los personalismos".

Para el papa, entonces hubo "afán de liderazgos únicos" y "falta de comprensión de otros procesos libertarios con características distintas, pero no por eso antagónicas".

Minuto a Minuto: Francisco en América 

Y por ello, aseveró, que "la evangelización puede ser vehículo de unidad de aspiraciones, sensibilidades, ilusiones y hasta de ciertas utopías".

publicidad

 

Papa Francisco en la catedral de Quito /Univision

Clamor de unidad

Para el papa, quien citó en varios momentos pasajes de su exhortación apostólica "Evangelii Gaudium" (La alegría del Evangelio), "es impensable que brille la unidad si la mundanidad espiritual nos hace estar en guerra entre nosotros, en una búsqueda estéril de poder, prestigio, placer o seguridad económica".

"Nuestro grito”, añadió, “en este lugar que recuerda aquel primero de libertad, actualiza el de San Pablo: ¡Ay de mí si no evangelizo!".

Y destacó cómo la misión de la Iglesia de la evangelización "es tan urgente y apremiante como el de aquellos deseos de independencia. Tiene una similar fascinación, el mismo fuego que atrae".

publicidad

También alertó sobre "los sectarismos" y la tentación de "dictaduras" y "liderazgos únicos", y pidió "inclusión a todos los niveles" y "diálogo" en un país sacudido por protestas contra el gobierno.

Peregrinos de América

El Parque Bicentenario de Quito fue abarrotado por cerca de un millón de peregrinos ecuatorianos y de otros países de América Latina que acudieron para estar junto al Papa en la segunda misa de su gira latinoamericana que también lo llevará a Bolivia y Paraguay.

La ceremonia se llevó a cabo en las instalaciones de un antiguo aeropuerto de la capital ecuatoriana que fue convertido en parque para recordar el “grito de Independencia de Hispanoamérica".

Antes de la ceremonia litúrgica, el Papa Francisco recorrió el parque a bordo del papamóvil después de haber mantenido una reunión con los obispos de Ecuador en el centro de convenciones del lugar.

El encuentro con los obispos duró alrededor de una hora mientras en el parque los fieles cantaron y rezaron a la espera de ver al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, y de que iniciara la misa campal.

Aplausos y vivas

Los cientos de miles de fieles presentes vitorearon al Papa argentino a su paso por los distintos cuadrantes en que dividieron la zona. La mayoría de los fieles hicieron vigilia desde la tarde del lunes, bajo la lluvia y el frío.

publicidad

Banderas de Ecuador y de otros países, y unas más con el rostro de Francisco, además de globos, cruces y otros objetos de carácter religioso levantaron los peregrinos al paso del papamóvil.

El clima mejoró con el paso de las horas y el recorrido de Francisco tuvo lugar bajo un sol radiante.

En su recorrido, el Papa hizo una pequeña y sorpresiva parada para bendecir a una anciana en silla de ruedas. "No nos esperábamos nunca lograr alcanzar este gran gesto del Papa", dijo Liliana Rueda, hija de la anciana.

Ambas habían llegado apenas minutos antes de que iniciara el recorrido papal entre los bloques formados por quienes llegaron a este parque, que hasta hace un par de años fue el aeropuerto de Quito.

Pocas horas antes, miles de personas soportaron estoicamente un torrencial aguacero que se prolongó buena parte de la madrugada para reservar un puesto y asistir a la misa campal, en la tercera jornada de su visita a Ecuador.

Globos blancos y pétalos de flores le lanzaron los fieles a Francisco al paso del papamóvil.

La comunión

El padre Richard Ordóñez, vocero de la Arquidiócesis de Quito y encargado de la sala de prensa, comentó que alrededor de 2,000 personas, entre laicos y religiosos, estuvieron encargadas de dar la comunión durante la misa papal.

El primer canto que se entonó en la ceremonia fue "Ecuador abre las puertas al redentor", el mismo que se utilizó hace 30 años, cuando el Papa Juan Pablo II visitó Ecuador.

publicidad

Abel Gualoto, de 59 años, un vendedor de mariscos en el sur de Quito, estuvo desde el lunes en espera del Papa Francisco. Durante la lluvia se protegió bajo un trozo de plástico.

 

Papa Francisco celebró la primera misa multitudinaria en suelo ecuatoriano /Univision

"Claro que merece la pena estar aquí a pesar del clima. La alegría por ver al Papa proporciona el calor que necesitamos", dijo a un corresponsal de AP con el frío en las manos y todavía mojado por las muchas horas de lluvia soportadas.

Gualoto estuvo acompañado de su mujer y su hijo, quien carga el crucifijo que hasta ayer estaba colgado en el salón de casa.

La visita de Francisco terminará el miércoles cuando luego de visitar un hogar de ancianos y el santuario de El Quinche se dirija a Bolivia, su segunda parada en la gira latinoamericana de ocho días que arrancó el domingo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad