publicidad
.

El padre paquito, el amigo del Papa que lo recibirá en Quito, Ecuador lo...

El padre paquito, el amigo del Papa que lo recibirá en Quito, Ecuador

El padre paquito, el amigo del Papa que lo recibirá en Quito, Ecuador

El Padre Cortés y el papa Bergoglio se conocieron en los años ochenta y desde entonces no se han visto, hasta ahora.

Un privilegio que pocos sacerdotes tienen en la vida: que el Papa vaya a visitarlos /Univision

Los buenos amigos permanecen para toda la vida. Se quedan prendidos en la memoria, en los recuerdos y en los días de fiesta son invitados para sentarse en la mesa principal. Eso le ocurrió al padre Francisco Cortés García, padre 'Paquito' como todos le conocen, de 91 años, un sacerdote jesuita que este lunes recibirá al Papa Francisco en el Colegio Javier de Guayaquil, una visita solicitada por el Sumo Pontífice para saludar a un viejo amigo.

Leer: El Papa Francisco parte rumbo a Ecuador 

Ambos se conocieron a mediados de los años 80 cuando el padre Bergoglio era rector del Colegio San José de la Compañía de Jesús, y el padre Cortés dirigía el Colegio Jesuita de Guayaquil.

Bergoglio había viajado a Ecuador en busca de un colegio para enviar a sus alumnos y escogió el que dirigía el padre Paquito. Primero mandó a una delegación de 30 estudiantes dentro de un programa de intercambio. Cuando regresaron a la Argentina, contaron y agradecieron el trato dado por el padre Cortéz.

Interactivo: Francisco, profeta en su tierra 

 

Expectativas por vista de Francisco a una cárcel /Univision

Una segunda delegación, también integrada por 30 alumnos, volvió con la misma experiencia y gratitud a su regreso de Guayaquil Entonces el padre Bergoglio invitó a Cortés a Buenos Aires. La amistad se mantiene intacta entrambos desde entonces, algunas veces en la distancia, como ahora.

En 1985 el Padre Cortés viajó a Buenos Aires para asistir a la ordenación de un grupo de seminaristas. Al regreso el vuelo se retrasó varias horas y Bergoglio lo acompañó en el aeropuerto, tiempo que aprovecharon para hablar de todo un poco, como grandes amigos.

Leer:  Tras protestas, Ecuador listo para recibir al Papa 

El padre 'Paquito' tiene un marcapasos y se apoya en un bastón para caminar. Pero su memoria está fresca. El religioso recuerda los primeros días de amistad durante una conversación con la periodista María Antonieta Collins. “Él (Bergoglio) había sido maestro de novicios de ellos, había sido rector de la facultad de filosofía y teología de ellos. Así los conocí”.

publicidad

 

Ecuador espera al Papa Francisco en medio de protestas en contra del presidente Correa /Univision

“Uno de ellos ahora es auxiliar de la diócesis de Buenos Aires. Le decíamos ‘poroto’”, dice y el recuerdo le roba una sonrisa.

LeerLa agenda del Papa en Suramérica  

Collins le pregunta por qué le decían “poroto”. El padre 'Paquito' simplemente responde: “No se, venía con ese apodo, de los compañeros”.

Pasó el tiempo. Bergoglio fue nombrado obispo, enseguida vicario episcopal y luego vicario general hasta que en 1997 fue promovido como arzobispo coadjutor de Buenos Aires. Nueve meses después asumió como arzobispo primado de Argentina. En 2001 fue nombrado cardenal por el Papa Juan Pablo II.

El 13 de marzo de 2013 el cardenal Bergoglio es electo por el Cónclave y se convierte en Francisco, el primer papa latinoamericano en la historia de la Iglesia Católica.

publicidad

 

Fuertes dispositivos de seguridad para visita papal /Univision

Los amigos no se ven hace ya un tiempo. Hasta que el pasado mes de junio el presidente Rafael Correa y su esposa le dan la noticia de que el Papa quiere verlo cuando visite el país a partir de este domingo 6 de julio.

“Yo al principio creí que era una exageración”, cuenta el padre Cortés. “Pero él había estado con su esposa y después vino su esposa y me dijo: Esto es verdad, es lo que le decimos. Y lo tenemos grabado. Me prometió traerme la grabación pero yo no tengo dónde poner la grabación. Y quedo ahí”.

El padre 'Paquito' no solo estará en la comitiva de recepción de Francisco, también lo bendecirá si el papa se lo pide.  “Para eso me hice sacerdote”, dice. “Era una de las cosas que me dijo el obispo cuando me ordenó sacerdote, me ungió las manos y me dijo: lo que estas manos bendigan será bendito”.

publicidad

“Dios me dio el don del sacerdocio para bendecir, desde un Papa hasta un niñito recién bautizado”, dice.

Un instante de silencio, una reflexión. Cortés dice que todas las noches “me duermo pensando que a lo mejor me infarto… A esta edad se puede esperar todo”.

 

También cuenta que a diario se fuma dos puros, “con permiso del cardiólogo y permiso de mi superior. Uno al medio día, viendo el telediario, y el otro a la noche viendo una película que me gusta mucho, de crímenes y de investigación de los crímenes, el CCI”.

Recordó que antes de entrar a la Compañía de Jesús “yo fui un lector empedernido de novelas de bandidos, de crímenes. Había una biblioteca, oro en mis tiempos, que tenía más de 100 volúmenes de novelas, todas detectivescas, de crímenes y yo todas me las leía”.

De su carrera como religioso, dijo que “yo ni siquiera soy de los que se meten en la curia” y que nunca aspiró a ocupar un puesto importante”.

“Como miembro de la Compañía de Jesús hice votos de no admitir ningún cargo eclesiástico, para hacer los cuatro votos de la compañía: pobreza, castidad, obediencia al papa y de negarse. Los que son obispos es porque lo ha impuesto el Papa. Y el Cónclave es superior a eso”, dijo, refiriéndose a la elección del Papa Bergoglio.

publicidad

El padre Cortes también tiene problemas de audición. Pero no usa el aparato recetado por los médicos. “Porque la carretera está muy cerca y el ruido de las llantas se mete en los oídos y me molesta mucho”, cuenta.

Tras un silencio que se prolonga por varios segundos, dice, siempre con una sonrisa: “Más vale no oír ciertas cosas”.

El padre 'Paquito' arribó a Ecuador en 1963 procedente de Málaga, España y nunca más regresó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad