publicidad

El sí al matrimonio homosexual roza la victoria en Irlanda

El sí al matrimonio homosexual roza la victoria en Irlanda

Los partidarios del matrimonio homosexual en Irlanda empezaron a festejar su victoria en el referéndum.

Irlanda celebra aprobación del matrimonio gay Univision

Irlanda, un país católico por antonomasia, se convirtió en el primero del mundo en aprobar el matrimonio homosexual en un referéndum en el que el electorado irlandés aprobó con un 62.07% de los votos la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, según confirmó la Comisión del plebiscito.

Los datos oficiales indicaron que los votos en contra de la propuesta del Gobierno, de coalición entre conservadores y laboristas, para autorizar y dar categoría constitucional al matrimonio homosexual alcanzaron el 37.93%. En Irlanda la homosexualidad fue ilegal hasta 1993.

Los partidarios del matrimonio homosexual en el país empezaron a festejar la victoria en el referéndum celebrado el día antes desde antes de que se difundieran los resultados definitivos.

Según la cadena pública RTE, en la capital del país el apoyo al matrimonio homosexual podría situarse cerca del 60 por ciento, frente al 40 del "no", mientras que en los distritos electorales de las zonas rurales esa distancia podría ser menor.

Incluso el "Iona Institute", un influyente " think-tank" católico que hizo campaña por el "no", reconoció en su cuenta de Twitter que el electorado irlandés, de poco más de tres millones, ha apoyado mayoritariamente la propuesta del Gobierno de Dublín, de coalición entre conservadores y laboristas.

publicidad

"Felicitaciones al bando del Sí. Bien hecho. #MarRef", escribió en la red social el director del Iona Institute, David Quinn.

'Una revolución cultural' 

"Es histórico, somos el primer país del mundo en votar a favor de la igualdad en el matrimonio en un referéndum", dio por sentado el ministro de Sanidad, Leo Varadkar.

"Es una revolución cultural", sentenció, aludiendo a la fuerte tradición católica del país, que no despenalizó la homosexualidad hasta 1993.

Varadkar, quien reveló este año su condición de homosexual, aseguró que este país, aún mayoritariamente católico, vive este sábado una "jornada histórica y muy especial" gracias al "sí" dado en el plebiscito de la víspera a la propuesta de su Gobierno, de coalición entre conservadores y laboristas.

"Algo se ha despertado dentro de los irlandeses con este referéndum", cuyos primeros recuentos apuntan a una cómoda victoria del "sí" al matrimonio entre parejas del mismo sexo, lo que convertirá a este país en el primero en el mundo que legaliza estas uniones por voluntad popular.

publicidad

"Para mucha gente, esta consulta representó una cuestión personal. Miembros de la comunidad gay, lesbiana o transexual pertenecen a una minoría, pero gracias a tantos amigos, familiares o compañeros de trabajo son una mayoría", dijo Varadkar.

Destacó la alta participación de votantes en las urnas, que podría superar el 60 por ciento, muy por encima de la registrada en anteriores consultas populares. En particular, el ministro celebró la movilización del electorado más joven, lo que llevó a miles de estudiantes, emigrantes o desplazados a regresar esta semana a Irlanda para ejercer su derecho al voto.

A las puertas del principal centro de escrutinio de votos en Dublín, dos mujeres, Grainne O'Grady, de 44 años, y Pauline Tracey, de 53, dijeron que planeaban "celebrarlo, celebrarlo y celebrarlo".

"Podría estallar de tanta felicidad. Lo que estaba en juego era si somos iguales en nuestro propio país", explicó O'Grady, mientras Tracey, a su lado, decía sentirse "muy orgullosa".

"Evidentemente, ha habido una impresionante victoria del sí", admitió ante RTE David Quinn, director del Instituto Iona.

"Es el sí (el que gana). E incluso con una victoria aplastante en Dublín. Hoy estoy muy orgulloso de ser irlandés", declaró en Twitter Aodhan O Riordain, secretario de Estado de Igualdad.

publicidad

Por su lado, el secretario de Estado de Protección Social, Kevin Humphreys, predijo "un tsunami a favor del sí".

El recuento de votos comenzó a las 09:00 locales (08:00 GMT) .

Un país con considerable influencia católica

El viernes, más de 3.2 millones de irlandeses estaban llamados a pronunciarse a favor o en contra de una enmienda constitucional que afirma que "el matrimonio puede ser contratado de conformidad con la ley por dos personas, sin distinción de sexo".

Según medios locales, la participación superó el 60%, en particular en las ciudades, una cifra superior a las recientes consultas organizadas en el país.

El referendo, 22 años después de la despenalización de la homosexualidad en Irlanda, dio lugar a apasionados debates en las últimas semanas, en un país donde la Iglesia católica, opuesta al matrimonio homosexual, mantiene una influencia considerable.

El diario Independent estimaba en un editorial este sábado que "durante la campaña ha mejorado la percepción de los homosexuales en este país".

"Muchos homosexuales se han destacado con valentía, para explicar cómo salieron de la sombra para reconciliarse con su identidad".

publicidad

Para Colm O'Gorman, de Amnistía Internacional, la victoria del sí "constituiría un extraordinario mensaje de esperanza a la comunidad homosexual y transexual, víctima de la persecución en todo el mundo".

A modo de símbolo se desplegaron pancartas con lemas como "Voten sí" e "Igualdad para todos" el viernes en Dublín, cerca de la casa en la que vivió el escritor Oscar Wilde, cuya homosexualidad le costó una pena de cárcel en la Gran Bretaña del siglo XIX.

El sí fue defendido por todos los principales partidos políticos irlandeses, incluido el Fine Gael, no obstante conservador, del primer ministro Enda Kenny.

Los partidarios de la reforma constitucional recibieron además el apoyo de celebridades como el cantante Bono, del grupo U2, o el actor Colin Farrell.

Del lado del "no", la Iglesia católica de Irlanda y los conservadores defendieron que el matrimonio debe seguir estando reservado a la unión entre un hombre y una mujer.

La institución sigue por otro lado pagando el precio de los escándalos de pederastia protagonizados por sacerdotes, a menudo encubiertos por su jerarquía.

A la historia

De confirmarse la victoria del "sí", Irlanda se uniría a los 18 países del mundo, entre ellos España, Uruguay, Argentina y Brasil, donde el matrimonio homosexual ya es legal.

En el Reino Unido lo es desde 2014, salvo en Irlanda del Norte.

publicidad

Además, en caso de ganar el "sí", sería el primer país del mundo en aprobar en referéndum el matrimonio homosexual, algo que antes probaron Croacia y Eslovenia, sin éxito.

Kenny agradece a los jóvenes

Por su parte, el primer ministro irlandés, el democristiano Enda Kenny, rindió un homenaje a los miles de jóvenes emigrantes o desplazados que regresaron esta semana al país para votar el viernes en el referéndum sobre el matrimonio homosexual.

Destacó que la decisión del electorado envía también un mensaje a la comunidad internacional sobre "el liderazgo pionero" mostrado por Irlanda, el primer país del mundo que aprueba este asunto mediante referéndum.

Los analistas sostienen que el voto joven ha contribuido sobremanera a la clara victoria de la propuesta del Gobierno de Dublín, de coalición entre conservadores y laboristas, al tiempo que elevó la participación hasta un nivel que podría acercarse al 60%, muy por encima de la registrada en anteriores plebiscitos.

Para Kenny, católico practicante, esta es una "prueba irrefutable" de que el electorado irlandés, de poco más de tres millones, se ha tomado muy en serio esta campaña.

"Creo que desde el punto de vista de los jóvenes, en particular del de aquellos que viajaron desde donde sea para poner simplemente una equis en la papeleta, se demuestra el valor que han otorgado a esta cuestión y la importancia que han dado a la política", dijo el " Taoiseach" (primer ministro).

publicidad

Kenny, quien ha reconocido que él mismo ha debido efectuar un viaje de descubrimiento personal para aceptar el matrimonio gay, recordó que en las últimas semanas más de 60,000 irlandeses se inscribieron por primera vez en el registro electoral.

Exprimer ministro belga saluda el 'sí'

Por su parte, el exprimer ministro belga Elio Di Rupo, en la oposición desde el año pasado y que en 1996 anunció que es homosexual, saludó el voto de los irlandeses a favor del matrimonio entre las parejas del mismo sexo y que es legal en Bélgica desde 2003.

"Holanda y Bélgica abrieron el camino a varios países europeos hace ya más de diez años. Estoy orgulloso de que nuestro país, a iniciativa del Partido Socialista (PS), haya sido un precursor en la materia al autorizar el matrimonio para todos en 2003 y la adopción para las parejas del mismo sexo en 2006", señaló en un comunicado.

En su opinión se trata de un "testimonio de la gran madurez y de la modernidad de nuestra población".

La óptica de los detractores

El bando del "no" a la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo en la República de Irlanda se declaró "orgulloso" de haber podido defender la posición de una minoría "cuyas voces nadie escucha".

El grupo "Madres y Padres Importan" (MFM), uno de los más visibles durante la campaña, destacó las dificultades que han tenido los detractores del matrimonio gay para encontrar apoyos en la sociedad irlandesa.

publicidad

"Desde nuestro punto de vista, hemos representado a un proporción de la población más grande que la que respalda a cualquier partido político", afirmó este grupo ultraconservador en un comunicado.

No obstante, lamentó MFM, "uno de cada tres irlandeses" inscritos en el censo, de poco más de tres millones, "no estuvo representado por las fuerzas políticas, por los medios de comunicación o por las instituciones del Estado".

"Estamos orgullosos de haber luchado por aquellos cuyas voces nadie escucha", agregó el grupo en la nota.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad