publicidad
La pregunta sobre la condición migratoria afectará específicamente a las minorías por su aspecto racial.

El Senado de Texas reabrió el debate sobre polémica ley migratoria

El Senado de Texas reabrió el debate sobre polémica ley migratoria

Un proyecto de ley del senador republicano Charles Perry prohibiría las llamadas "ciudades refugio".

La pregunta sobre la condición migratoria afectará específicamente a las...
La pregunta sobre la condición migratoria afectará específicamente a las minorías por su aspecto racial.

El Senado de Texas resucitó el lunes un controvertido proyecto de ley sobre inmigración que prohíbe las llamadas "ciudades refugio", y reavivó un tema que estremeció hace años la legislatura estatal con conmovedores debates sobre encasillamiento racial.

Aunque iniciativas similares fueron rechazadas en años anteriores y la actual todavía enfrenta un largo trecho legislativo, los republicanos en Texas se han comprometido a endurecer su postura frente a la inmigración.

El término "ciudad refugio" carece de valor jurídico; se le utiliza con frecuencia para describir a gobiernos locales que prohíben a la policía preguntar a las personas cuál es su condición migratoria en el país.

publicidad

El proyecto de ley del senador republicano Charles Perry, de Lubbock, prohibiría a los gobiernos locales imponer ese tipo de prohibiciones. Perry afirmó que no debe impedirse a la policía que utilice todas las herramientas disponibles para hacer valer la ley.

"Estos delincuentes llegan en grandes números a nuestras principales ciudades porque saben que no les pasará nada", afirmó Perry. "Respetar el estado de derecho es importante... Una sociedad sin ley es anarquía".

Los defensores de los derechos civiles han advertido que la pregunta sobre la condición migratoria afectará específicamente a las minorías por su aspecto racial.

Por su parte, algunas autoridades policiales han señalado que, debido a esa situación, algunas víctimas de delito podrían no llamar a la policía por temor a que les pregunten sobre su condición migratoria.

"Esto hará que se escondan más las personas, lo cual es perjudicial para la seguridad pública", señaló el jefe de la policía del condado Harris, Adrian Garcia.

El jefe de la policía del condado El Paso, Richard Wiles, dijo que las autoridades policiales locales no quieren involucrarse en la ley federal de inmigración.

"¿Después qué? El jefe de la policía del condado irá a tocar puertas para preguntar si ya pagaron sus impuestos?", dijo Wiles.

publicidad

Perry señaló que su iniciativa prohíbe el encasillamiento racial y expresó confianza en que los agentes tendrían la discreción debida. La policía tampoco podría detener a alguien sólo para preguntarle su condición migratoria, afirmó Perry.

Diversos grupos económicos han expresado su rechazo a la iniciativa y advierten que podría tener consecuencias negativas en el comercio con México.

Previsiblemente, la iniciativa permanecerá en la Subcomisión sobre Seguridad Fronteriza del Senado y se le someterá a votación hasta fecha posterior.

En 2011, el exgobernador Rick Perry convirtió la medida en una prioridad legislativa y fue aprobada en el Senado controlado por los republicanos, pero no fue votada en la Cámara de Representantes debido a la presión de grupos económicos.

La votación en 2011 en el Senado tuvo lugar después de un debate de ocho horas en el que los demócratas rechazaron al unísono la iniciativa, a la que describieron como racista y como una herramienta para acosar a los hispanos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad