publicidad

El presidente de Túnez confirma que fueron tres los terroristas; uno está prófugo

El presidente de Túnez confirma que fueron tres los terroristas; uno está prófugo

Las autoridades le siguen la pista al tercer autor material del atentado del miércoles en el Museo del Bardo.

Túnez confirma a un tercer sospechoso en el atentado al museo Univision

El presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, confirmó este domingo que fueron tres, y no dos, los autores materiales del atentado yihadista que el pasado miércoles costó la vida a 20 turistas extranjeros, y que uno de ellos está en busca y captura.

Ante una ofrenda floral delante de la puerta del Museo del Bardo de Túnez, escenario de la tragedia, el mandatario explicó que en las imágenes de las cámaras de Seguridad se ven tres individuos armados y que el fugado "no llegará muy lejos".

Al parecer se trata del joven Maher Ben Muldi Gaidi, sobre quien hay un aviso de busca y captura como "presunto implicado", según anunció anoche el ministerio de Interior tunecino.

"Seguramente, había tres (...) Fueron identificados y filmados por las cámaras de vigilancia (...) Dos fueron ejecutados", mientras que el tercero "todavía" está huido, dijo el presidente entrevistado por una televisión y una radio francesas.

Hasta ahora, las autoridades habían asegurado que había dos asaltantes, identificados como Jabeur Khachnaoui, de unos 20 años, y Yassine Laabidi, de 27 años, abatidos por las fuerzas de seguridad durante el ataque.

En el video divulgado por el ministerio del Interior el sábado, basado en parte en imágenes de las cámaras de vigilancia, aparecen dos hombres deambulando en el interior del museo en el momento del ataque, portando Kalashnikovs, uno de ellos con una capucha roja en la cabeza y el otro con una gorra, colocada al revés.

publicidad

También se divulgaron fotos que muestran sus cadáveres. El abdomen de uno de ellos está marcado con un círculo rojo, para mostrar lo que podría ser un cinturón de explosivos.

El video termina al pie de una escalera. Los dos asaltantes, aún vivos, se cruzan con un hombre, al que dejan ir, y que se aleja corriendo. Un breve intercambio de palabras pudo producirse entre ellos. Este domingo, la presencia y la identidad de esta persona suscitaba numerosos interrogantes.

Evidentes fallos de seguridad

La confirmación de que Gaidi pudo escapar del cerco de la policía y desaparecer en las calles de los barrios empobrecidos y radicalizados que rodean la zona de El Bardo ha intensificado las críticas a las Fuerzas de Seguridad, a las que la prensa y los analistas acusan de haber cometido una larga cadena de errores.

"Hay muchas cosas que deben ser explicadas, como la ausencia de vigilancia cuando se habían conocido las amenazas", explica un periodista tunecino que prefiere no ser identificado.

"Y el hecho de que durante 24 horas dos turistas españoles estuvieran escondidos en un almacén de la parte de abajo y nadie los encontrara una vez muertos los terroristas", afirma.

Ante esta cadena de fallos, el ministro tunecino de Interior, Mohamad Nayem Garzalli, relevó el viernes a los responsables de diez departamentos de seguridad y distritos de la capital "considerados sensibles".

publicidad

Asimismo cesó al jefe de la dirección general para Asuntos de Fronteras y Extranjería, después de que se conociera que los autores de la masacre habían entrado en el país de forma clandestina desde Libia el pasado diciembre.

Además, ordenó abrir una exhaustiva investigación para esclarecer por qué no había guardias de seguridad ni en la puerta del Parlamento ni en el aparcamiento del museo en el momento del atentado.

En entrevista publicada la víspera en el sitio electrónico de la revista francesa Paris Match, el presidente tunecino había reconocido "fallos" en el dispositivo de seguridad del país.

"En el origen, la policía y los servicios de inteligencia no fueron lo bastante sistemáticos para garantizar la seguridad del museo", afirmó.

En un testimonio recogido en Marsella (sur de Francia), un turista francés que volvía de Túnez, dijo que se entraba al museo "como a un molino".

Otros dos detenidos

Por otra parte, las fuerzas de seguridad detuvieron a dos personas en la ciudad de Ras Yebel, a 50 kilómetros al noroeste de Túnez capital, en posesión de documentos sobre las operaciones terroristas del Bardo y de las del pueblo de Bualabam en la región fronteriza con Argelia de Kaserín, donde murieron cuatro policías.

Asimismo, les fueron incautados mapas de las regiones fronterizas, y una lista con nombres y números de teléfono de un país vecino que no precisaron las fuentes de seguridad.

publicidad

El atentado del Bardo es el primero que afecta a extranjeros en Túnez desde 2002. Es también el primero reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI o ISIS por sus siglas en inglés), que opera en la vecina Libia, ocupa importantes zonas de Siria e Irak, y tiene en sus filas a centenares de tunecinos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad