publicidad
El primer ministro griego, Alexis Tsipras.

El parlamento griego vota mas austeridad entre tensión ciudadana

El parlamento griego vota mas austeridad entre tensión ciudadana

Entre fuertes protestas en las calles, el Parlamento griego aprobó el primer paquete de reformas para iniciar las negociaciones sobre el tercer rescate.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras.

Entre fuertes protestas en las calles, el Parlamento griego aprobó este miércoles con amplia mayoría, y pese a las disidencias en Syriza, el primer paquete de reformas acordado con los acreedores que servirá para iniciar las negociaciones sobre el tercer rescate, esto a pesar de las deserciones en el partido del primer ministro Alexis Tsipras.

Según un primer cálculo, 229 diputados votaron a favor del texto, seis se abstuvieron y 64 votaron en contra, entre ellos el exministro de Finanzas Yanis Varoufakis y la presidenta del parlamento Zoe Konstantopoulou. Las medidas incluían un alza del IVA y una reforma de las jubilaciones.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó que tenía tres opciones en la negociación con los socios: aceptar el acuerdo actual, una quiebra desordenada del país o su salida de la eurozona.

publicidad

"Las opciones específicas que tenía frente a mí eran: uno, aceptar un acuerdo con el que estoy en desacuerdo; la segunda, la quiebra desordenada, y teníamos una tercera opción, el ' grexit' (salida de Grecia del euro) consensuado de Schäuble", dijo Tsipras en el Parlamento.

En su intervención, previa a la votación sobre las reformas acordadas con los socios, de la que depende el inicio de las negociaciones sobre el tercer rescate, Tsipras recalcó que será el "último" en eludir sus "responsabilidades" y también "el último que facilitará la caída de un Gobierno de izquierdas".

Recalcó que no cree en el acuerdo firmado este lunes en el Consejo Europeo, pero aseguró que el Gobierno se ve "obligado a ponerlo en práctica".

LEER: Grecia y acreedores reanudan conversaciones el domingo

Señaló que su Gobierno puede hacer "mucho" para "rectificar las injusticias" y añadió que luchará hasta el final y que espera el respaldo del grupo parlamentario de Syriza en su mayoría.

"Yo no haría un favor a nuestros rivales para convertirse en un pequeño paréntesis en el tiempo", dijo en alusión a declaraciones del conservador Nueva Democracia, que dijo que el Gobierno izquierdista sería un paréntesis en la historia.

El jefe del Gobierno heleno recalcó que ha logrado "la promesa" de que "a partir del otoño habrá una negociación sobre la reestructuración de la deuda para después de 2022" y aseguró que los socios europeos "por primera vez examinan la reestructuración".

publicidad

Dijo que era necesario evitar la salida del euro para que haya inversiones en Grecia, sin las cuales "sabemos que no hay posibilidad de crecimiento".

"Nuestro Gobierno hará todo lo que pueda en contra de la evasión fiscal y la corrupción y al mismo tiempo, intentará suavizar las consecuencias nefastas" del acuerdo, aseguró Tsipras, que agregó que el "mayor adversario" del Ejecutivo está en el interior del país y son las "las fuerzas de la oligarquía" que han actuado estos años bajo la connivencia de los gobiernos anteriores.

El primer ministro aseguró que no intentará "embellecer la situación como hicieron mis predecesores. Quiero decir que a pesar de las dificultades habrá muchas cosas a favor de los más pobres".

Tsipras afirmó que su Gobierno podrá mantenerse en pie, porque, dijo "los gobiernos caen cuando pierden el apoyo de la sociedad y del Parlamento" y aseguró que ese no es su caso.

LEER: Grecia se enfrenta a un futuro incierto tras votar por el "no"

Remodelación en el gobierno

Todo apunta a que la votación, que ha dejado tan dañada la mayoría parlamentaria, podría conducir este jueves a una remodelación de Gobierno.

En principio estaba previsto que el paquete de medidas se presentase en dos artículos, uno de los cuales era el documento firmado el lunes en Bruselas, y el otro las reformas en sí.

publicidad

El socio de la coalición, Griegos Independientes, había declarado que rechazaría el acuerdo y respaldaría las medidas al argumentar que el primero era una imposición de los acreedores. A última hora se decidió introducir el proyecto de ley como un solo artículo para garantizar su aprobación.

Este primer paquete incluye cambios y subidas en el régimen del IVA, nuevas medidas tributarias, el fortalecimiento del tratamiento penal de la evasión fiscal, reformas en las pensiones y la Seguridad Social, la garantía de la independencia de la oficina de estadísticas y la creación de una autoridad fiscal.

Tales medidas han sido consideradas insostenibles por la corriente más radical dentro de Syriza, la Plataforma Izquierdista.

Uno de sus representantes es Lafazanis, quien a pesar de votar en contra, ha dejado claro que no piensa dimitir.

Quienes sí han dimitido ya han sido la ministra adjunta de Finanzas, Nadia Valavani, que ha argumentado que no es compatible ser ministro y a la vez estar en contra de una decisión gubernamental y el secretario general de Economía, Manos Manusakis.

Más de la mitad de los miembros del comité central Syriza, Tsipras pidieron el martes al Gobierno rechazar el acuerdo.

En una declaración conjunta, firmada por 109 miembros de los 200 del comité central del partido, señalan que el acuerdo es "incompatible con las ideas y los principios de la izquierda y sobre todo con lo que necesitan las clases más pobres".

publicidad

Tensión en las calles

La manifestación de este miércoles en Atenas contra el acuerdo vivió momentos de tensión con enfrentamientos entre un grupo de personas y la policía, que lanzó gases lacrimógenos para dispersar la protesta.

Los enfrentamientos se produjeron en la céntrica plaza de Syntagma, donde se encuentra la sede del Parlamento, cuando un grupo de personas, de ideología anarquista, según la policía, lanzó cócteles molotov a los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos y bombas aturdidoras.

La policía indicó que se registraron al menos 35 arrestos y que es posible que, contra gran parte de los detenidos, se presenten cargos.

El servicio de ambulancias informó de que hubo un herido leve que no quiso ser trasladado al hospital.

Los manifestantes provocaron daños en cajeros automáticos y escaparates e incendiaron dos vehículos, uno en Syntagma y otro, una unidad móvil de televisión, aparcado frente a los jardines nacionales, situados junto a la plaza.

Debido a los enfrentamientos fueron cortadas todas las calles adyacentes a la plaza del Parlamento.

Los incidentes tuvieron lugar al margen de la marcha convocada por la confederación de sindicatos del sector público, en protesta por el acuerdo alcanzado con los acreedores el lunes en la cumbre de la eurozona y que se desarrolló en medio de un gran despliegue policial.

publicidad

La marcha tuvo lugar poco antes de que el Parlamento comenzara a debatir el paquete de medidas acordadas.

LEER: Cómo el impago de Grecia afecta el bolsillo estadounidense

Según fuentes policiales, a la concentración acudieron unas 2,500 personas.

La policía señaló que, durante la tarde, se produjo la detención de cuatro personas en la plaza Kumunduru, donde se encuentra la sede del partido gobernante Syriza, porque pretendían colgar unas pancartas en el edificio de la formación.

También hubo una manifestación de PAME, el sindicato ligado al partido comunista griego KKE, que congregó a cerca de 10,000 personas, de acuerdo con la policía, en la plaza de Omonia, muy cerca de Syntagma, y que se desarrolló sin incidentes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad