publicidad
One World Trade Center se asoma en la silueta de Nueva York

El nuevo One World Trade Center se asoma en la silueta de Nueva York

El nuevo One World Trade Center se asoma en la silueta de Nueva York

Una década después de que Al Qaeda obligara a rebautizar el sur de Manhattan como "zona cero" tras los ataques del 9/11, las obras del nuevo World Trade Center siguen imparables.

One World Trade Center se asoma en la silueta de Nueva York
One World Trade Center se asoma en la silueta de Nueva York

NUEVA YORK - Una década después de que Al Qaeda obligara a rebautizar el sur de Manhattan como Zona Cero tras los ataques del 9/11, las obras del nuevo World Trade Center siguen imparables y la llamada Torre de la Libertad se asoma a la silueta de Nueva York para ocupar el lugar que dejaron las Torres Gemelas.

ESPECIAL: Décimo Aniversario del 11 de Septiembre

"Teníamos que llenar el agujero que nos dejaron en la silueta de la ciudad y el nuevo One World Trade Center ya se asoma en el horizonte", afirmó el martes a EFE Kenneth Lewis, jefe del despacho de arquitectos Skidmore, Owings and Merrill que se encarga de las obras de la torre uno del nuevo Centro de Comercio Mundial.

El nuevo rascacielos, cuya construcción avanza al ritmo frenético de una planta por semana tras mucho tiempo paralizada por problemas burocráticos y rencillas políticas, es para Lewis y muchos neoyorquinos la mejor respuesta a la amenaza terrorista y está repleto de simbolismos.

publicidad

Entre ellos destacan su altura, de 541 metros, que equivalen a 1,776 pies, el año en que Estados Unidos se independizó formalmente del Imperio Británico, y también la azotea, situada a una altura de 417 metros, la misma que tenían las Torres Gemelas y que la convertirá en todo un icono de la ciudad de los rascacielos.

Además, el imponente edificio de cristal, que se llamó inicialmente Torre de la Libertad, un nombre que algunos de los neoyorquinos se resisten a desechar, se convertirá una vez que alcance sus 104 plantas en el más alto de Nueva York y el segundo en todo el mundo.

"Estoy muy orgulloso de formar parte de este proyecto, pero ahora lo único que me preocupa es terminarlo a tiempo y hacerlo bien", respondió el arquitecto sobre sus sensaciones por el nuevo World Trade Center, que incluirá "los más altos estándares de seguridad" y cuyas obras espera que estén concluidas para "finales de 2013".

Lewis celebró también que los neoyorquinos bautizaran el edificio como Torre de la Libertad.

"No se me puede ocurrir un mejor nombre", dijo, aunque reconoció que los arquitectos siempre se han referido al rascacielos como "torre uno", que en estos momentos, a cuatro días del décimo aniversario del 9/11, supera ya las 80 plantas.

El lugar exacto donde se alzaban las Torres Gemelas se convertirá ahora en un memorial en recuerdo a las casi 3 mil víctimas del 9/11, cuyos nombres han sido impresos en bronce en las paredes de dos imponentes piscinas de agua que se inaugurarán este domingo, coincidiendo con la conmemoración del décimo aniversario.

publicidad

Allí estará Brian Lyons, quien lleva diez años instalado en la Zona Cero, a donde llegó el mismo día de los atentados en busca de su hermano Michael, uno de los bomberos que falleció entre los escombros de las Torres Gemelas, y que ha participado en las tareas de reconstrucción de ese solar del sur de Manhattan.

"Ver ahora este edificio es el mejor homenaje que puedo hacerle a Michael", rememoró en declaraciones a EFE este obrero para quien el nuevo World Trade Center, donde llegó a trabajar "quince horas diarias, siete días a la semana, durante dos años", es ahora todo un "orgullo" para los neoyorquinos.

De los seis rascacielos que formarán el nuevo World Trade Center sólo uno está ya completado, la torre siete, el único que dependía exclusivamente de fondos privados y que se inauguró hace dos años, además de un nuevo intercambiador de transportes que lleva la firma del arquitecto español Santiago Calatrava.

Mucho se habla estos días del décimo aniversario del 9/11, pero si hay un mensaje en que coinciden las autoridades de Nueva York y los promotores inmobiliarios es que la Zona Cero ya se ha convertido en el nuevo World Trade Center y viene a confirmar el despegue definitivo del sur de Manhattan.

Larry Silverstein, el promotor detrás del World Trade Center, confió hoy en que los nuevos rascacielos estarán "pronto" ocupados y dijo en un acto junto al alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que tras el "éxodo masivo" en el sur de Manhattan después del 9/11 se propuso a sí mismo "pararlo" y empezar la "reconstrucción".

publicidad

"Ahora que Osama bin Laden ha muerto, el Bajo Manhattan está más vivo que nunca", afirmó Bloomberg por su parte en un editorial aparecido el martes en el diario USA Today, en el que asegura que el mensaje principal que debe prevalecer diez años después del 9/11 es que los terroristas "perdieron".

Tras los atentados muchos se preguntaron si el Downtown neoyorquino llegaría algún día a levantar cabeza y hoy, diez años más tarde, vuelve a cobrar vida con la llegada de grandes empresas que quieren instalarse, como la editorial Conde Nast e incluso el banco Goldman Sachs, que hace casi dos años trasladó su cuartel general a sólo unos pasos de la Zona Cero.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad