publicidad
.

El momento "agridulce" de un joven inmigrante gay ante la decisión de la...

El momento "agridulce" de un joven inmigrante gay ante la decisión de la Corte Suprema

El momento "agridulce" de un joven inmigrante gay ante la decisión de la Corte Suprema

Rodríguez-Sousa estará en Washington para defender la constitucionalidad del matrimonio igualitario y pedir a la comunidad LGBT apoyo para indocumentados

Felipe Sousa-Rodriguez

Por J. Gonzalo @jangelgonzalo

Este martes, cientos de personas se congregarán en la Corte Suprema de Washington para asistir a uno de los momentos culminantes en la larga batalla por la igualdad legal de la comunidad LGBT de Estados Unidos.

Ante los jueces, se presentarán los demandantes en los seis casos consolidados en Ohio, Michigan, Kentucky y Tennessee, que son la personificación de los obstáculos y batallas que cada día tienen las parejas homosexuales, especialmente las que viven bajo esos aún 14 estados reticentes que no han aprobado el matrimonio igualitario. En esta jornada se presentarán los argumentos, por lo que no habrá ningún fallo, pero éste es el último paso antes de conocer la sentencia que puede cambiar la Historia (con mayúsculas) de Estados Unidos pero también las historias de millones de personas en este país.

¿Qué deben decidir los nueve jueces de la Corte? Básicamente deberá establecer si la Constitución estadounidense recoge el matrimonio entre personas del mismo sexo y lo debe hacer respondiendo a dos preguntas: si la 14 enmienda requiere que un estado del país permita la unión entre las personas del mismo estado y si los matrimonios igualitarios deben reconocerse en todos el territorio del país.

Felipe y su esposo, con una bandera de arco iris. Foto Cortesía. 
Felipe y su esposo, con una bandera del movimiento de defensa de los derechos LGBT

La decisión está abierta y, tras los argumentos de este martes, la Corte podrá pronunciarse en cualquier momento, aunque la mayoría de los expertos sostienen que la decisión se conocerá en junio o, con gran probabilidad, en julio.

“Dentro de la Corte se van a escuchar testimonios de muchas de las parejas que iniciaron esta demanda y ahí vamos a ver cómo afecta a las vidas de estas personas el que se apruebe o no el matrimonio igualitario en todo el país, pues se les está negando muchos servicios que las parejas heterosexuales sí disfrutan”, explica Zenén Jaimes Pérez, especialista sobre temas de la comunidad LGBT del Center for American Progress.

Lea también: Los derechos de los gays, otra vez en el Supremo

publicidad

Una de esas vidas es la de Felipe Sousa-Rodríguez, un inmigrante homosexual que en el pasado fue indocumentado. Y la de su esposo, Isabel Sousa-Rodríguez. Juntos estarán frente al histórico edificio para no sólo contar su historia sino para “enseñar al país los rostros de la gente que se va a ver afectada por la decisión que tome la Corte Suprema”.

La lucha por la igualdad de las minorías sexuales se cruza todos los días con la lucha de los inmigrantes. Ese va a ser el testimonio que desde la mañana del martes esté dando Felipe en Washington: “Queremos también decir a la comunidad LGBT que esté con la comunidad inmigrante en este momento porque necesitamos a todos para que lleguemos a la victoria”.

Este activista recuerda que las personas LGBT se encuentran en todas la esferas de la sociedad y son muchos los inmigrantes que se ven discriminados doblemente. “Mi esposo y yo tuvimos que vivir en dos mundos, en el de los indocumentados, pero también en el de las minorías sexuales. Es por eso que queremos recordar que este es un asunto que también afecta a la comunidad inmigrante”.

Su testimonio, ahora que ya pudo legalizar su situación y formalizar su amor, le sirve para entender el momento crucial que se vive tanto en la lucha por la igualdad de la comunidad LGBT como para la aprobación tan ansiada de una reforma migratoria: “Para mí, este momento es un momento agridulce porque las Cortes pueden darme más derechos [como homosexual] pero no puedo olvidar lo que está ocurriendo con la implementación de DACA y DAPA (programas temporales de beneficios migratorios para dreamers y sus padres), pues tengo familiares que todavía son indocumentados, por eso estoy feliz pero también preocupado”.

publicidad

Felipe es consciente de que pese aunque se cumpla lo que muchos vaticinan, un fallo favorable al matrimonio igualitario, los problemas no se habrán acabado. Aunque la igualdad jurídica ayuda al avance en la igualdad real y social, no la implanta de forma automática. “Aunque la Corte Suprema permita el matrimonio igualitario a los 50 estados, aún vamos a estar viviendo con discriminación en otros ámbitos, y no podemos olvidar otros temas como la brutalidad policial contra esta comunidad, inmigración, en salud… para que una persona LGBT pueda vivir sin problemas”, recuerda Felipe.

Un cambio social

No se puede olvidar que, pese a que existe un gran cambio social en Estados Unidos sobre la aceptación de la homosexualidad y el matrimonio igualitario, aún persiste una fuerte resistencia en determinados sectores, sobre todo en aquellos con mayor edad y los que tienen valores conservadores.

Sin embargo, este mismo lunes se publicaba una encuesta de Quinnpiac University donde se mostraba que la mayoría de los estadounidenses aprueba el matrimonio entre las personas del mismo sexo por una gran mayoría: 58% frente al 34% que se opone. Aunque esta situación no siempre ha sido así. Lejos queda aquella primera pareja homosexual que en 1971 expresó su deseo de casarse y que no obtuvo el respaldo de la sociedad. Sin ir tan lejos, este pasado domingo se registraron en la capital, ante la máxima instancia judicial, diferentes actividades para que mostrar su oposición a la legalización del matrimonio igualitario en los 50 estados. 

publicidad

La evolución de la opinión pública ha sido un lento proceso en las últimas décadas, hasta que por primera vez en 2011 los que mostraban su apoyo a la unión de personas del mismo sexo eran más que los que se oponían, aunque por un margen mínimo.

Incluso los votantes hispanos, y según un sondeo de Quinnipiac University de marzo de 2013, se manifestaban a favor de la unión de personas del mismo sexo con una aprobación del 63%.

¿Qué va a ocurrir? Numerosos expertos auguran que la Corte Suprema dará el paso hacia la plena equiparación de los derechos LGBT, y Zenen Jaimes comparte esa visión: “Se espera que la Corte decida a favor; yo estoy muy seguro de que así será”.

¿Y si por el contrario no es así? “Si no lo aprueba -continúa Jaimes- podríamos ver cómo los matrimonios en 22 estados que ya se han celebrado se verían afectados directamente. Creo que veremos un resultado positivo cuando se decida”.

“Si toman una decisión en contra de los derechos de la comunidad LGBT, sería un día muy triste para todo el país”, reflexiona Felipe. Pero no puede dejar de añadir: “Pero tengo mucha esperanza de que eso no va a pasar”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
publicidad