publicidad
Los niños necesitan crecer con salud y vitalidad y ambas cosas tienen su base en una buena alimentación.

El mejor alimento para tus niños

El mejor alimento para tus niños

Los niños necesitan crecer con salud y vitalidad y ambas cosas tienen su base en una buena alimentación.

Los niños necesitan crecer con salud y vitalidad y ambas cosas tienen su...
Los niños necesitan crecer con salud y vitalidad y ambas cosas tienen su base en una buena alimentación.

Los cambios en la alimentación suponen una gran aventura para el niño desde el mismo momento en el que deja de tomar la leche materna y se introduce en un mundo variado de sabores, texturas y colores distintos de los sólidos.Saber cómo combinar sus gustos con las necesidades que requiere su organismo para mantener un crecimiento adecuado a su edad es una tarea difícil, pero no imposible.Montse Bradford es especialista en nutrición y miembro de College of Healing y National Federation of Spiritual Healers. Desde 1978 ha estudiado cocina natural, energética y medicinal con destacados profesores de Europa, América y Japón y a su vez ha impartido clases y difundido sus conocimientos a través de programas de televisión divulgativos y de sus libros: "La nueva cocina energética"; "Alquimia en la cocina"; "Las verduras del mar" o "La alimentación de nuestros hijos", un libro el que explica muchas de las incognitas de la alimentación en casa.Su futuro depende de lo que comeEs en este último texto donde propone una alimentación desde la concepción hasta que el niño deja de serlo para convertirse en un adolescente. Desde los primeros sólidos, pasando por el desayuno, la merienda y las cenas la especialista recomienda una atención intensa a la comida que damos a nuestros hijos, de ella depende su futuro, pues a través de ella se desarrolla su sistema neuronal y físico.Según la nutricionista, los niños en la actualidad comen en exceso azúcares y dulces, grasas saturadas en carnes, embutidos y lácteos, bebidas gaseosas y comidas hipercalóricas y sin alimento."La cocina para los niños debe de ser simple y con gran variedad. Hay que estimularle para que sepa seguir su propia intuición y necesidades", dice. Si el pequeño toma alimentos extremos (carne, embutidos y grasas saturadas, y está carente de verduras) se sentirá atraído a dulces extremos. Una circunstancia que repercute en cambios extremos de conducta y de vitalidad.Bradford afirma que se descuida con facilidad la hora de la cena de los más pequeños. "Los niños cenan demasiado tarde y van directamente a la cama, teniendo en cuenta que el cuerpo necesita al menos dos horas para digerir. Así conseguimos que el hígado se sature y el sistema digestivo se cargue".

Si adoptamos el hábito de darle de cenar temprano descansará mejor y se

publicidad

levantará con apetito para ponerse frente a un desayuno nutritivo que

le ayude a mantenerse activo y sin hambre durante las primeras horas

del día.Entre las recomendaciones a evitar para generar una

buena digestión se encuentra la de eliminar el postre al final de las

comidas; no beber líquidos durante las comidas, prescindir del consumo

de proteínas vegetales con fruta en la misma comida, una circunstancia

que también se debe de ampliar a las legumbres.La vitalidad la

generan platos que favorecen la producción de energía como los cereales

integrales, las proteínas vegetales, los frutos secos y las verduras y

frutas estacionales.Fomenta su concentraciónUna lluvia de actividades extraescolares y de exámenes provoca que la concentración deba de ser máxima en determinadas épocas del año. Entre los alimentos que fomentan la concentración están los cereales integrales, las algas y las semillas y frutos secos.El nivel de antioxidantes determina la calidad de vida de todas nuestras células de ahí que sea conveniente no perderlos de vista. La vitamina B fomenta que el cerebro realice sus funciones, así como una adecuada actividad del sistema nervioso, los alimentos más ricos en ella son los cereales y las legumbres.Por otro lado, en momentos de tensión hay que reforzar el sistema nervioso también gracias a la alimentación una de las formas comunes y sencillas es masticar correctamente, despacio para digerir así mejor los alimentos y según la experta gracias a una buena alquimia en la cocina combinando sabores, texturas y colores.La alimentación condiciona un intrincado mundo de sabores y nutrientes que conviene conocer para poder controlar con acierto las comidas de jóvenes y mayores.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad