publicidad
A primera vista, es una zona tranquila de casas particulares con jardín, en las que los niños pueden jugar en las aceras sin peligro alguno, en un vecindario reconocido como un modelo de diversidad racial y estabilidad urbana.

El hogar de los Obama en Chicago

El hogar de los Obama en Chicago

En un tranquilo barrio de Chicago, lejos de los "flashes" y los fastos de la Casa Blanca, se encuentra una casa sólida de ladrillo con un pequeño jardín cuyo propietario no es otro que el presidente estadounidense, Barack Obama.

A primera vista, es una zona tranquila de casas particulares con jardín,...
A primera vista, es una zona tranquila de casas particulares con jardín, en las que los niños pueden jugar en las aceras sin peligro alguno, en un vecindario reconocido como un modelo de diversidad racial y estabilidad urbana.

Ahora vacío pero bien vigilado

CHICAGO, Illinois - En enero de 2009, presidente Barack Obama hizo las maletas y se mudó a la capital estadounidense con su esposa Michelle y sus hijas, Malia y Sasha. Pero, aunque no han vuelto todo lo que desearían, su casa, su verdadero hogar, está en una agradable zona unos 20 minutos al sur del gran Chicago y sus  increíbles rascacielos de aluminio y cristal, entre el lago Michigan y Hyde Park.

A primera vista, es una zona tranquila de casas particulares con jardín, en las que los niños pueden jugar en las aceras sin peligro alguno, en un vecindario reconocido como un modelo de diversidad racial y estabilidad urbana.

Los vecinos del barrio recuerdan a los Obama como "gente sencilla y muy amable", tal y como dijo a la Agencia EFE Catherine C., que vive a cuatro bloques de la casa de los Obama y trabaja en la guardería de una Sinagoga situada justo enfrente.

publicidad

Catherine, que cuida a los niños después del colegio, les da la merienda y les vigila mientras juegan en el parque, recuerda que les vio algunas veces por el barrio.

"Las niñas solían montar en bicicleta por aquí", dice señalando hacia una calle que ahora está vallada, cerrada al público y vigilada por un vehículo blindado y varios miembros del servicio secreto armados, con chalecos antibalas y gafas de sol oscuras.

Además algunos de los niños que cuida conocían a las hijas del presidente, porque iban con ellas a la misma escuela, la University of Chicago Laboratory School.

Lejos de ojos extraños

Obama eligió este barrio cuando llegó a Chicago en 1985 y empezó a trabajar como organizador comunitario. Pero fue en 2005 cuando la familia al completo se mudó al 5046 de South Greenwood Avenue.

Allí vivieron durante tres años hasta que asumió el cargo de presidente, como cuenta orgulloso en su página de internet el propietario de la casa colindante que acaparó la atención de la prensa cuando sus dueños anunciaron, en septiembre de 2009, que la ponían a la venta con un precio estimado de $1.8 millones de dólares.

La vivienda del vecino es una gran mansión que cuenta con 17 habitaciones, tres pisos, cristaleras de principios de siglo XX y una cochera antigua en su patio trasero. Pero su mayor atractivo, si cabe, es la proximidad que tiene a la casa del presidente Obama.

publicidad

De la casa de los Obama poco más se puede saber, puesto que la policía echa el alto a cualquiera que intente eludir el cartel que advierte que al traspasar ese aviso se está entrando en propiedad privada y puede ser registrado en cualquier momento.

Un barrio multicultural

Esta es una zona donde viven afroamericanos de clase acomodada, entre los que abundan abogados y economistas, pero Hyde Park no es sólo la parte residencial, sino que también cuenta con una zona de edificios históricos y establecimientos en los que se mezclan estudiantes, profesores de Universidad y trabajadores.

La Comisión Sur Este de Chicago (SECC) señala que los afroamericanos representan la mitad de los 44,700 residentes de este vecindario.

Según este organismo, el 62 por ciento de los habitantes tienen una maestría, un doctorado o un título de licenciado. Los ingresos del 25 por ciento de los propietarios superan los $75 mil dólares anuales. Alrededor de Hyde Park, también se están construyendo nuevas comunidades de ingresos mixtos, que contribuirán a ese pluralismo del que hace gala esta barrio.

El parque que rodea la zona es el lugar ideal para hacer deporte, pasear e ir a jugar con los niños. Sus alrededores albergan algunos de los lugares favoritos del presidente, como la Cafetería Valois, donde a Oama le gustaba desayunar sus famosos sandwiches de bistec con huevo o tortas dulces con huevo, patatas y salchicha.

publicidad

En esta zona también hay otros dos lugares claves: La Universidad de Chicago, cuna de premios Nobel como el economista Milton Friedman, y el Museo de Ciencia e Industria, un regalo de la Feria Mundial de Chicago de 1893, que el pasado año recibió 1,6 millones de turistas.

Desde que Obama presentó su candidatura a la presidencia algunos lugares de este barrio se convirtieron en sitios de peregrinaje para los turistas y los propios habitantes de Chicago.

El diario "New York Times" tiene una guía con los establecimientos que frecuentaba Obama, como la peluquería Hyde Park Hair Salon (5234 South Blackstone Avenue), la librería 57 Street Books (en el número 1301 de esta calle) y la pizzería Medici (1327 de la calle 57), donde ahora se venden camisetas que dicen "Obama comió aquí".

La ciudad tiene además una gran oferta de museos, teatros y restaurantes, que los Obama solían frecuentar. En particular, uno de sus favoritos era el Topolobambo, de los chefs Rick y Deann Bayless, situado en la 445 North Clark Street, en el que degustaban sus platos mexicanos favoritos.

Allí se halla, en una callecita llena de encanto, el Frontera Grill, propiedad de los mismos cocineros en la que se puede paladear una exquisita carne asada a la Oaxaquena o unos camarones en mojo de ajo verde, al alcance de todos los bolsillos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad